“La piratería en Somalia sigue latente”, dice el Jefe de la Operación Atalanta

Atalanta

El vicealmirante Antonio Martorell Lacave, de nacionalidad española, habla durante una entrevista con EFE en el complejo diplomático de la UE construido dentro del perímetro de seguridad del aeropuerto internacional de Mogadiscio en Mogadiscio, Somalia, el 25 de septiembre de 2019 (emitido el 27 de septiembre de 2019). El 25 de septiembre, Estados Unidos nombró al mayor general Antonio Planells Palau para tomar el mando de Martorell como el nuevo comandante de la operación. (Mogadiscio) EFE / EPA / DAI KUROKAWA

Mogadiscio (EuroEFE).- La piratería que infestaba las aguas de Somalia se ha erradicado en la última década, pero no conviene bajar la guardia porque sigue “latente”, advierte el comandante de la Operación Atalanta, el vicealmirante español Antonio Martorell.

“La piratería en Somalia está erradicada, pero no está suprimida”, asegura el alto oficial durante una entrevista con Efe en la Delegación de la Unión Europea (UE) en la fortificada Zona Verde de Mogadiscio, que alberga embajadas, oficinas de la ONU y tropas de la misión de paz de la Unión Africana en este país (AMISOM).

En esta capital, Martorell se reunió esta semana con el primer ministro de Somalia, Hassan Ali Khaire, entre otras autoridades, antes de ceder el próximo martes el mando de la misión naval europea contra la piratería en el océano Índico a Antonio Planells Palau, general de división de la Infantería de Marina de España.

El general español Antonio Planells, nuevo comandante de operación Atalanta

Bruselas (EuroEFE).- El Consejo de la Unión Europea (UE) nombró este miércoles al general español Antonio Planells nuevo comandante de la operación Atalanta (EU NAVFOR), con la que la Unión Europea (UE) combate la piratería en aguas del océano Índico.

El …

Ante los ataques de piratas radicados en Somalia, la UE lanzó la Operación Atalanta en 2008 para proteger en aguas del Cuerno de África y el golfo de Adén a los buques del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas, evitar robos a mano armada en el mar y vigilar las actividades pesqueras en la costa somalí.

“Es una zona inmensa. En mi área de operaciones cabe toda la Europa Occidental”, subraya el comandante, cuyo país ha desempeñado un papel primordial al ser el único con presencia permanente en este operativo desde su creación.

“Esta -precisa- es una área estratégica fundamental para los intereses de la Unión Europea. Por aquí circula un gran porcentaje de nuestro tráfico marítimo”.

ice Admiral Antonio Martorell Lacave, Commander of the EU NAVFOR Somalia, Operation Atalanta

Vice Admiral Antonio Martorell Lacave, Commander of the EU NAVFOR Somalia, Operation Atalanta

APOGEO DE LA CRISIS PIRATA

En el apogeo de la crisis de la piratería, de 2009 a 2011, “en torno a cincuenta barcos eran pirateados cada año”, recuerda el vicealmirante.

En enero de 2011, por ejemplo, los filibusteros somalís, bien armados y pertrechados de barcos nodriza y esquifes, llegaron a retener a 736 rehenes y 32 buques, si bien esas inquietantes cifras han descendido a cero en la actualidad.

“La piratería -insiste Martorell- no es la principal amenaza hoy en Somalia”, un Estado débil sacudido por el caos y el conflicto desde que en 1991 fuera derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y a merced de milicias radicales islámicas y diversos “señores de la guerra”.

Con todo, matiza, la piratería “está latente” y, de hecho, “de vez en cuando prueba”, como se demostró en el último ataque pirata registrado en la zona el pasado abril, cuando la fragata española “Navarra”, que actuaba como buque de mando de la Operación Atalanta, liberó un pesquero yemení secuestrado por piratas somalís.

“Fuimos capaces de controlar y liberar a 25 personas que estaban secuestradas a bordo de un ‘dhow’ (embarcación de vela) yemení. Y a los cinco piratas los detuvimos, los transferimos a Seychelles y ahora están esperando allí juicio”, explica Martorell.

El ajusticiamiento de estos bucaneros del siglo XXI constituye precisamente uno de los “éxitos” de la misión naval europea, porque la UE ha alcanzado acuerdos con países de la región, como Seychelles, “para que juzguen a los piratas y, si son condenados, que pasen sus años correspondientes en prisión”.

“Eso es un riesgo latente conocido por los piratas”, remarca el vicealmirante, quien también destaca como gran logro la “confianza mutua” entre la Operación Atalanta y la industria marítima, que ha consolidado prácticas como “llevar equipos de protección a bordo”.

“Mi mensaje a todas las compañías marítimas es que no bajen la guardia, que sigan manteniendo esas medidas de protección, que es el 90 por ciento del éxito”, asevera el comandante, cuya misión tiene desplegados ahora dos buques -incluida la fragata española “Canarias”- y dos aviones de patrulla marítima.

LOS NUEVOS NEGOCIOS DE LOS ANTIGUOS PIRATAS

Aunque han arriado su bandera en alta mar y se han replegado a tierra, revela Martorell, “los antiguos piratas siguen haciendo actividades ilícitas, principalmente relacionadas con tráficos ilegales de personas, de armas, de carbón…”.

Se trata de operaciones ilegales que “no son más rentables” que la piratería, con rescates “sustanciosos”, pero “tienen menos riesgo” dado que la Operación Atalanta no puede perseguir delitos como el contrabando de droga.

Preguntado sobre la posible existencia de lazos entre el grupo yihadista Al Shabab, filial de la red Al Qaeda y la mayor amenaza para la seguridad de Somalia, y los piratas, el comandante responde que no dispone de “ningún dato” que corrobore esos vínculos, aunque “todas las redes criminales del mundo están muy conectadas”.

En su opinión, Al Shabab “es la gran pega” para el desarrollo de Somalia, pero si se pudiera derrotar a los yihadistas, el “orgulloso y muy emprendedor” pueblo somalí “sería capaz de poner en marcha el país pronto”.

Como “la situación sigue siendo frágil” en Somalia, país del África continental que cuenta con el litoral más largo (unos 3.300 kilómetros), Martorell ve “muy difícil hacer una previsión” sobre cuándo podrá esta nación hacerse cargo de su seguridad marítima.

“Ojalá pudiéramos decir que en pocos años”, anhela, “pero no creo que nadie se atreva a dar una cifra”.

La Operación Atalanta, cuyo cuartel general se trasladó en marzo pasado desde Northwood (Reino Unido) a la Base Naval de Rota (España), tiene mandato para actuar hasta diciembre de 2020, pero ¿se extenderá éste más allá de esa fecha?

“Yo no puedo aventurar”, contesta el vicealmirante, pues “es una decisión política de los Estados miembros” de la Unión Europea.

Sin embargo, avisa, “la piratería sigue aquí, Somalia no tiene estructuras para luchar contra la piratería y, si nosotros nos vamos, la piratería volverá”.

“Porque, de vez en cuando, nos están testando a ver si seguimos aquí”.

Por Pedro Alonso (edición: Catalina Guerrero)

Para saber más: 

► ¿Qué es la Operación Atalanta?

►  El general español Antonio Planells, nuevo comandante de operación Atalanta

 

 

Mogadiscio (EuroEFE).- La piratería que infestaba las aguas de Somalia se ha erradicado en la última década, pero no conviene bajar la guardia porque sigue "latente", advierte el comandante de la Operación Atalanta, el vicealmirante español Antonio Martorell.