Los países de la UE debaten cómo reflotar la operación Sofía, pero no se pronuncian sobre tropas

Libia

Vehículos militares y milicias en en Misrata, Libia, en una imagen de archivo. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- Varios países de la Unión Europea (UE) apuntaron este lunes la posibilidad de “revivir” la operación naval Sofía en el Mediterráneo central para respaldar los acuerdos sobre un alto el fuego y el respeto del embargo de armas en Libia, sin entrar a especular sobre un posible despliegue militar europeo.

“Veremos si Sofía puede ser el vehículo para controlar el embargo de armas”, indicó el titular checo de Exteriores, Tomás Petricek, a su llegada a un Consejo de ministros comunitarios del ramo, en el que se aborda el resultado de la conferencia con las partes implicadas en el conflicto libio organizada por el Gobierno alemán en Berlín este domingo.

En ella, los aliados internacionales que apoyan al Gobierno libio respaldado por la ONU de Fayed al Serraj y a las fuerzas rebeldes del mariscal Jalifa Hafter acordaron un alto el fuego y respetar el embargo de armas.

La misión “Sofía” contra el tráfico de migrantes en el Mediterráneo central -que también tenía entre sus tareas hacer cumplir el embargo de armas impuesto por las Naciones Unidas- quedó sin efectivos navales a raíz principalmente de las quejas de Italia sobre el desembarco de los rescatados en el mar en sus puertos, por lo que siguió adelante únicamente con medios aéreos.

Petricek también se refirió a que el acuerdo de Berlín menciona un “mecanismo de seguimiento” del alto el fuego del que aún “no tenemos detalles”, y apuntó al mismo tiempo que el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, ha instado a “prepararnos para ser más activos” en la crisis libia.

A su llegada a la reunión, Borrell dijo que, entre diferentes opciones, los ministros tendrán que “decidir qué hacer para implementar el acuerdo de ayer”.

“La implementación del acuerdo (de Berlín) no sabemos si será mediante un despliegue o seguimiento del embargo de armas o con diálogo con socios que ya tienen fuerzas sobre el terreno”, indicó el ministro checo, al tiempo que pidió no especular sobre un posible envío de tropas a Libia para llevar a cabo ese control.

Por su parte, el ministro finlandés de Exteriores, Pekka Haavisto, dijo que la UE puede jugar un “papel constructivo” en Libia y pidió “pasar a una nueva página del control del embargo de armas” sobre el país, en el cual “Sofía en el futuro también podría tener un papel”.

Sobre el alto el fugo dijo que es “prematuro” reaccionar ya que, “por el momento por desgracia continúan los combates”.

El ministro luxemburgués, Jean Asselborn, consideró que la cuestión libia está ahora “a nivel de ONU” y que “ya no es un asunto nacional entre Rusia, Turquía y otros” actores internacionales implicados sobre el terreno en esa crisis.

“El Consejo de Seguridad de la ONU tiene que dar un mandato claro, preciso, competente, para que el alto el fuego sea respetado y la paz tenga una oportunidad en Libia”, enfatizó.

Además, sobre “Sofía”, recordó que quedó “destruida, abandonada bajo (el Gobierno del exministro italiano del Interior Matteo) Salvini, que ya no está ahí”.

El ministro de Exteriores de Croacia, Gordan Grlic Radman, cuyo país preside este semestre el Consejo de la UE, dijo que en la Unión “estamos dispuestos a ayudar a aplicar el resultado” de los acuerdos de Berlín, aunque no precisó con qué opciones.

¿Misión en el estrecho de Ormuz?

Por otro lado, ocho países del bloque comunitario mostraron este lunes su “apoyo político” para la creación de una misión europea de vigilancia marítima en el estrecho de Ormuz ante el agravamiento de las tensiones, sobre todo con Irán, en ese paso crucial para la navegación.

Alemania, Bélgica, Dinamarca, Francia, Grecia, Italia, Holanda y Portugal explicaron, en una declaración, que el objetivo de esa misión (EMASOH en sus siglas en inglés) es “garantizar un ambiente de navegación seguro y calmar las tensiones regionales actuales”.

Se vendrá a sumar a las acciones e iniciativas que ya se están llevando a cabo allí, en particular por el Consorcio Internacional de Seguridad Marítima que lidera Estados Unidos y que reúne algunos de sus aliados, en particular de esa zona.

La misión europea se traducirá en el despliegue de “medios de vigilancia marítima adicionales” en el Golfo Pérsico y en el mar de Arabia, que operarán con un “pleno respeto” del derecho internacional, y en particular de la convención de la ONU sobre el derecho del mar, aseguraron.

Velará para preservar la libertad de navegación con “una coordinación apropiada y mecanismos para compartir informaciones entre todos los socios activos”, en particular la industria marítima.

Además, pretende contribuir a “la desescalada” de la tensión y completar los esfuerzos diplomáticos que garanticen “una mayor estabilidad y un diálogo regional abierto en un contexto crítico”.

Su cuartel general debe estar situado en los Emiratos Árabes Unidos, que se ha propuesto para acogerlo.

Los ocho países de la Unión Europea UE se felicitaron por las contribuciones operativas que ya han anunciado Dinamarca, Francia, Grecia y Holanda, a las que se deberían añadir nuevos compromisos en los próximos días.

El pasado año se produjeron múltiples incidentes en el Golfo Pérsico y en el estrecho de Ormuz por la intensificación de las tensiones y afectaron a la navegación en un paso que es vital sobre todo para el suministro mundial de hidrocarburos.

Para los firmantes de esta declaración, los acontecimientos recientes en Oriente Medio son “muy preocupantes” porque incrementan “el riesgo de un eventual conflicto de gran amplitud, que tendría consecuencias en toda la región”.