España pedirá en Bruselas mantener la PAC en plena crisis del campo

Agricultores arrojan sus productos a la calzada mientras cortan una carretera de Almería, este martes, en la cuarta semana de manifestaciones en todo el país para reclamar soluciones para el campo y precios justos en origen. [EFE/ Carlos Barba]

Madrid (EuroEFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, viaja mañana a Bruselas para participar en la negociación de los presupuestos europeos en un Consejo extraordinario que se prevé difícil y en el que el presidente del Gobierno defenderá que se mantenga la Política Agraria Común.

La negociación, además, se produce en plena crisis del campo español, con los agricultores protestando desde hace semanas para reclamar un reparto más justo por el valor de sus productos en la cadena alimentaria.

El contexto internacional también complica las negociaciones porque la salida del Reino Unido de la UE supone, financieramente hablando, la pérdida de 10.000 millones de euros anuales para las cuentas europeas, y cuando la UE necesita recursos para hacer frente a nuevas necesidades como la lucha contra la emergencia climática, la digitalización o las migraciones.

En todo momento el Gobierno español ha defendido que el marco financiero plurianual que se tiene que negociar incluya las denominadas políticas tradicionales, como la Política Agrícola Común (PAC) o la Política de Cohesión.

Como ha subrayado Sánchez en muchas ocasiones al hablar de este debate, estas políticas se deben mantener porque son vertebradoras y han hecho mucho bien al medio rural en España en todos estos años.

Por eso ha defendido siempre combinarlas con las nuevas partidas.

Por todo ello, España apuesta por mantener el volumen total del presupuesto en el 1,114 % de la Renta Nacional Bruta de la UE.

España considera "insuficiente" e "injusta" la propuesta de presupuesto para la UE

Bruselas (EuroEFE).- La ministra española de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, consideró este lunes “insuficiente en su ambición” e “injusta en su reparto” la última propuesta para el presupuesto de la Unión Europea 2021-2027, que plantea …

La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ya advirtió ayer de que la negociación va a ser muy compleja pero recalcó que la PAC es una “prioridad absoluta para España” y tiene que ser sostenida con los recursos necesarios.

Recordó que en torno al 30 por ciento de la renta media de los agricultores y ganaderos proviene de esos fondos, y por eso es necesario que la PAC mantenga el mismo presupuesto que en el marco financiero anterior, para que las explotaciones puedan ser rentables.

Montero subrayó que el Gobierno está escuchando a los agricultores y ganaderos españoles y tiene el compromiso firme de trabajar con todos los eslabones de la cadena alimentaria para atajar esta crisis, y llevará “a la mayor brevedad posible” la reforma legal que ha prometido, para que haya “más transparencia, más equilibrio y un reparto más justo de la labor de los productos agrarios”.

Independientemente de esta reforma, pesa mucho lo que el presupuesto europeo puede aportar.

Por eso también la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, se ha referido a esta cuestión hoy en declaraciones en el Congreso.

Tractorada en Granada en protesta por los precios del campo. [EFE/Miguel Ángel Molina]

González Laya ha subrayado que España defenderá en el Consejo Europeo de mañana una Política Agraria Común “moderna y ambiciosa” que sirva de instrumento de cohesión.

Ha dicho que la posición de España es “bastante clara” en defensa de la PAC, pero no en una defensa “ciega” sino subrayando que estas políticas sirven para la cohesión territorial y para ayudar al campo a afrontar la transición ecológica y el cambio climático.

“Lo hacemos convencidos de que eso es lo que necesita España y lo que necesitan los agricultores”, ha señalado la ministra.

El Partido Popular ha insistido en pedir al Gobierno que luche sin tregua por los agricultores, y que lo haga “a cara de perro” si es necesario, como apuntó el líder del PP, Pablo Casado, tras su reunión con Sánchez el pasado lunes.