Hacia una política alimentaria más verde en la UE en un mal momento para el sector

Los clientes, que usan máscaras faciales, compran frutas y verduras en la granja orgánica Margaretenhof en Moers, Alemania, el 27 de abril de 2020. EFE / EPA / SASCHA STEINBACH

Bruselas/Madrid (EuroEFE).- La estrategia “De la granja a la mesa”, un plan que pretende sentar las bases de la transición hacia una producción y consumo de alimentos más sostenibles, ha echado este miércoles a andar y lo hace en un mal momento para el sector, por el impacto de la crisis del coronavirus.

Junto con ese plan, la Comisión Europea presentó una nueva estrategia sobre Biodiversidad para asegurar el uso sostenible de los recursos y combatir la contaminación.

Sin ser propuestas legislativas, el objetivo de ambas iniciativas es abrir el debate sobre la transformación de la política alimentaria europea y las medidas para frenar la pérdida de biodiversidad, en el marco del Pacto Verde con el que Bruselas quiere lograr una economía neutra en emisiones de CO2 en 2050.

“Ambas son centrales para el plan de recuperación de la UE. Son cruciales para garantizar nuestra salud, bienestar y crear las inversiones necesarias para restablecer la economía lo antes posible”, dijo en su presentación el vicepresidente de la CE, Frans Timmermans.

Por su parte, la comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, subrayó que por primera vez la UE se plantea abordar todas las etapas de la producción alimentaria a través de una estrategia que “cambiará la manera de producir, comprar y consumir, en beneficio de la salud de los ciudadanos y al medio ambiente”.

Por su parte, el comité de organizaciones agrarias y cooperativas comunitarias (COPA-COGECA) criticó que Bruselas haya planteado objetivos concretos para la reducción de pesticidas y fertilizantes “antes de llevar a cabo estudios de impacto” y cuestionó la manera de alcanzarlos si no hay tiempo o inversiones para desarrollar alternativas.

 

“DE LA GRANJA A LA MESA”

Menos pesticidas y fitosanitarios

La estrategia “De la granja a la mesa” plantea que para 2030 el 25 % de la superficie agraria total de la Unión Europea sea ecológica, que el uso de fertilizantes se reduzca “al menos en un 20 %” y el de fitosanitarios en un 50 %.

También propone, con vistas a 2030, recortar en un 50 % las ventas de antibióticos tanto para animales de granja como en la acuicultura.

Otro objetivo es que todas las zonas rurales tengan acceso a la banda ancha para 2025 para impulsar la innovación digital en el sector.

Etiquetado armonizado

Para alentar a la industria a ofrecer alimentos saludables y sostenibles Bruselas propondrá el etiquetado obligatorio de los aspectos nutricionales en la parte delantera de los envases de los alimentos y pondrá en marcha iniciativas para estimular la reformulación de los productos.

En ese marco prevé crear de perfiles para restringir la promoción, mediante declaraciones nutricionales o de propiedades saludables, de alimentos ricos en grasas, azúcares y sal.
Además, considerará proponer la extensión de las indicaciones obligatorias de origen o procedencia a ciertos productos.

Bienestar animal y producción ganadera

La CE quiere revisar el programa de promoción de la UE para productos agrícolas, para ayudar a contribuir a una producción y un consumo sostenibles.
Además, promoverá la investigación de fuentes de proteínas alternativas, de origen vegetal, marino o a través del consumo de insectos, que puedan plantearse como sustitutos de la carne.

ESTRATEGIA SOBRE BIODIVERSIDAD

Según Bruselas, la población global de especies salvajes ha disminuido un 60 % en los últimos 40 años como resultado de actividades humanas no sostenibles y cerca de un millón de especies están en riesgo de extinción en las próximas décadas.

La nueva Estrategia de Biodiversidad pretende combatir entre otros problemas el uso no sostenible de la tierra y de los recursos marinos, la sobreexplotación de recursos naturales, la contaminación y la proliferación de las especies invasoras.

Fijará objetivos vinculantes para restaurar ecosistemas, mejorar la salud de hábitats y especies protegidas de la UE, proteger a los insectos polinizadores y mejorar el salud de los bosques europeos.

Para 2030 plantea transformar al menos el 30 % de las tierras y mares de Europa en áreas protegidas.

En ese contexto, Bruselas prevé desbloquear una financiación de 20.000 millones anuales para proteger la biodiversidad a través de distintas fuentes, incluidos fondos europeos, nacionales y privados.

España pide tiempo y presupuesto para la política alimentaria verde de la UE

El ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas ha pedido este miércoles “tiempo” y “presupuesto” para la transición hacia la nueva política alimentaria de la Unión Europea (UE) para que las nuevas exigencias ambientales no generen cargas adicionales a los agricultores, ganaderos y pescadores.

“España defiende una transición justa, que en el ámbito agroalimentario significa la necesidad de una sostenibilidad medioambiental, pero también social y económica”, según ha declarado el ministro en un comunicado.

Planas ha añadido que un incremento de la ambición verde debe ir acompañado de ”medios más ambiciosos”.

España “apoya una orientación hacia una mayor sostenibilidad ambiental, pero no se pueden hacer cambios vertiginosos”, ha insistido.

Por ello, ha expresado su preocupación por el presupuesto de los Gobiernos para cumplir dichos desafíos.

“La consecución de estos objetivos “no deben ser una carga suplementaria que el sector y que los agricultores, ganaderos y pescadores no puedan soportar”, ha añadido.

 

Luis Planas: "La estrategia alimentaria de la UE no puede hacerse de la noche a la mañana"

Madrid (EuroEFE).- La nueva estrategia alimentaria de la Unión Europea (UE), denominada “De la granja a la mesa” no puede hacerse “de la noche a la mañana porque significa un giro muy importante en la orientación productiva del sector primario …

El sector agrario español muestra preocupación por estrategia verde de la CE

Las organizaciones agrarias y cooperativas han mostrado su preocupación por los objetivos de la estrategia “De la granja a la mesa” por considerar que incrementará sus costes de producción sin los incentivos o el apoyo financiero adecuados.

“Preocupa que la CE abra el debate con unos objetivos medioambientales muy ambiciosos, sin tener en cuenta la falta de rentabilidad de un sector que ha demostrado ser básico en el abastecimiento de alimentos”, mientras la sociedad ha estado confinada por la pandemia, ha declarado Cooperativas Agro-alimentarias en un comunicado.

Las cooperativas han solicitado “medidas de impulso estructural que sirvan para encarrilar el desequilibrio en la cadena alimentaria donde el productor es el eslabón más débil y el primero en sufrir”.

Han pedido que se estudie la pérdida de competitividad de un modelo europeo exigente frente a los productos importados obtenidos con condiciones menos restrictivas, y han reclamado objetivos basados en “evidencias científicas” y no en argumentos ideológicos.

Asaja ha lamentado, en una nota de prensa, que la CE presente estrategias ecologistas “que asestan un duro golpe” a la agricultura, porque “ponen en cuestión la seguridad alimentaria”, según un comunicado.

“Se imponen severas limitaciones” al uso de fitosanitarios, fertilizantes y antibióticos, “privando” a los agricultores de unas herramientas “esenciales” para garantizar la salud de los animales y los cultivos, ha recalcado.

COAG ha rechazado “la hipocresía de las políticas de escaparate de la UE” porque la estrategia exige más compromisos a los agricultores, con el incremento de costes de producción, “sin reforzar el presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC) ni cuestionar los tratados comerciales”, según un comunicado.

Sostiene que los productores “deben ser protagonistas de la lucha contra el cambio climático y liderar el compromiso por un modelo sostenible”, pero para ello la UE debe establecer el principio de soberanía alimentaria y condicionar las importaciones a los estándares de calidad y bienestar animal que ya cumple el campo europeo.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha apuntado que la estrategia tiene “luces y sombras” , pues entre sus aspectos positivos “pone en el centro a los agricultores y ganaderos como protagonistas” de la cadena y plantea la promoción de canales cortos de comercialización, el comercio justo y el etiquetado transparente.

Pero UPA ve “incongruencias” y puntos negativos, como la reducción de fitosanitarios y antibióticos “sin dar alternativas a los afectados” y la idea de fomentar menos producción de carne.

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos pidió el aplazamiento de la estrategia hasta conocer el impacto de la pandemia.

La Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla) -patronal de fabricantes fitosanitarios-, considera “equivocado” poner el foco en los insumos que garantizan la eficiencia de la producción ya que, a su juicio, “una agricultura competitiva no está reñida con que sea responsable con el medio ambiente”.

“Una menor protección fitosanitaria supondría una mayor ocupación de tierras para una misma producción”, han afirmado desde Aepla, que opina que el sector de sanidad vegetal debe ser un socio más para buscar soluciones para la agricultura, que se enfrenta cada día a nuevas plagas.

Recelos en el campo por la nueva política alimentaria verde de la UE

Madrid (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) presentará este miércoles su estrategia “De la granja a la mesa”, que abre el debate sobre la oportunidad de cambiar la producción de alimentos y elevar las exigencias ambientales a la salida de la …

Edición: Catalina Guerrero