La Eurocámara rechaza las patentes sobre animales, frutas y verduras obtenidos de procesos biológicos

ba550_11111frutas.jpg

Luxemburgo (EuroEFE).- El Parlamento Europeo aprobó este jueves una resolución que pide que tanto los animales como las frutas y verduras obtenidos a través de métodos esencialmente biológicos, de simple cruce y selección, no puedan ser patentados.

Los eurodiputados subrayaron en una resolución adoptada en sesión plenaria que el acceso libre al material biológico de las plantas es “esencial para impulsar la innovación y competitividad” de los sectores ganadero y agrario.

En particular, ese acceso permite “desarrollar nuevas variedades, mejorar la seguridad alimentaria y abordar el cambio climático”, indicó el PE.

Además, la Eurocámara dejó claro que el acceso a fuentes genéticas no se debe restringir, algo que considera que conduciría a que las multinacionales tuvieran el monopolio sobre ese material “en detrimento de los consumidores y productores”, según señalaron los eurodiputados en el debate del pasado lunes.

El PE pidió a Bruselas que haga todo lo posible para convencer a la Oficina Europea de Patentes de no conceder patentes sobre productos obtenidos de procesos esencialmente biológicos y a restablecer con carácter inmediato la claridad legal sobre este tema.

Origen de la cuestión

La Alta Cámara de Recursos de la Oficina Europea de Patentes (EPO) decidió en marzo de 2015 que en los casos del tomate (G0002/12) y el brócoli (G0002/13), los productos obtenidos de procesos esencialmente biológicos, como el cruce, podían obtener la protección de una patente. El Parlamento Europeo respondió en diciembre de 2015 con una resolución no vinculante que exigía que la normativa europea fuese clarificada y reiteraba su objeción de mayo de 2012 a que los productos derivados de una reproducción convencional pudiesen ser patentados.

Después de la intervención de la Comisión Europea en noviembre de 2016, la EPO añadió enmiendas a sus políticas para no otorgar patentes a productos obtenidos de procesos de reproducción y cultivo esencialmente biológicos. Sin embargo, la Sala de Recurso Técnica de la EPO rechazó esta decisión en diciembre de 2018, argumentando que el Convenio sobre la Patente Europea debía prevalecer sobre las reglas de implementación de la EPO.

La resolución no legislativa adoptada por el Parlamento este jueves se anticipa a la fecha límite impuesta del 1 de octubre para presentar alegaciones a la instancia de apelación final de la Oficina Europea de Patentes (EPO) sobre la patentabilidad de plantas de obtención natural. El veredicto final será emitido por la Alta Cámara de Recursos de la EPO.

Los eurodiputados han remarcado, además, que existen numerosas solicitudes de patentes para productos obtenidos por procesos esencialmente biológicos que siguen esperando una decisión de la EPO, dejando tanto a los solicitantes como a los afectados por estas posibles patentes en una situación de necesidad urgente de certidumbre jurídica.

Por Marta Borrás