Luz verde de la UE a las posibilidades pesqueras para 2020 en el Mediterráneo

Planas

El ministro español de Agricultura, Luis Planas, (d) saluda a su homólogo griego, Makis Voridis (iz) en una reunión en Bruselas el 16 de diciembre de 2019. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Pesca de la Unión Europea dieron este lunes luz verde a las posibilidades de pesca que afectan a determinadas poblaciones de peces en el mar Mediterráneo y el mar Negro con vistas a 2020.

En particular establece las posibilidades de pesca, expresadas en términos de esfuerzo pesquero máximo admisible, para los tres países afectados de la región: España, Francia e Italia.

El Consejo adoptó por primera vez un Reglamento independiente sobre las posibilidades de pesca tanto para el mar Mediterráneo como para el Mar Negro, tras la entrada en vigor en 2019 del plan plurianual para la pesca demersal en el Mediterráneo occidental.

Entre otras medidas, prevé los esfuerzos pesqueros máximos admisibles, expresados en número de días, para algunas poblaciones de peces en el Mediterráneo occidental, como la anguila, la gamba roja del Mediterráneo, la cigala o el salmonete de fango.

Asimismo, incluye posibilidades de pesca y otras medidas decididas en la Comisión General de Pesca del Mediterráneo (CGPM),que por ejemplo incluyen un período de veda para la anguila en todo el Mediterráneo y límites de capturas y de esfuerzo para las poblaciones de pequeños pelágicos en el Adriático.

Para elaborar este reglamento se tuvieron en cuenta los dictámenes científicos del Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca (CCTEP), del Comité Consultivo Científico sobre Pesquerías de la CGPM y del Grupo de Trabajo de la CGPM sobre el mar Negro.

La CGPM es una organización regional de ordenación pesquera competente en materia de conservación y gestión de los recursos marinos vivos en el mar Mediterráneo y el mar Negro.

La Unión Europea es miembro de la CGPM, junto con Bulgaria, Grecia, España, Francia, Croacia, Italia, Chipre, Malta, Rumanía y Eslovenia.

El Reglamento entrará en vigor el día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea y se aplicará a partir del 1 de enero de 2020.

El impacto del brexit en la agricultura y la pesca europeas

Por otro lado, Planas, consideró que la mayoría absoluta obtenida por el líder del Partido Conservador británico, Boris Johnson, en las elecciones del Reino Unido permitirá avanzar en el “brexit”, lo que dará certidumbre al sector pesquero.

“Existen más posibilidades para una ratificación pronta por parte del Parlamento británico del acuerdo de separación y de la declaración política, así como para su adopción por parte del Parlamento Europeo”, opinó el ministro a su llegada a un Consejo de ministros europeos de Agricultura y Pesca.

“Eso significaría que los TAC (Totales Admisibles de Capturas) y cuotas (del Atlántico y el Mar del Norte) que estamos negociando para el 2020 estarían íntegramente vigentes hasta final de año en el supuesto de que el Reino Unido dejara la UE” en 2020, lo que Planas consideró “positivo, porque da estabilidad y da certidumbre”.

Un segundo aspecto “muy importante” es que la declaración política fija julio de 2020 “como una referencia para haber concluido el acuerdo de pesca”, según el ministro.

“Todo el mundo habla del acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido, pero hay otro acuerdo que tiene que cerrarse que es el acuerdo sobre el acceso a las aguas del Reino Unido en relación con la flota comunitaria y para España este es un acuerdo fundamental”, dijo Planas.

“Solo se puede avanzar en el acuerdo comercial si de forma paralela hemos avanzado en el acuerdo de pesca”, lo que afectará a las futuras capturas, ya que los productos capturados que entren vía el Reino Unido quedarán incluidos en el acuerdo comercial, dijo.