Mantener a los jóvenes agricultores en las áreas rurales: el gran reto de Croacia

Croacia

Foto de archivo de un agricultor y ganadero en una granja de Croacia. [EFE-EPA/EA.hr]

La renovación generacional de la agricultura croata es un lento proceso lastrado por una tendencia demográfica negativa, la migración constante y un mercado poco competitivo.

A pesar de la amplia difusión de los fondos europeos, lo cual ha impulsado el desarrollo positivo, otras políticas para estimular a los jóvenes a permanecer en las áreas rurales dejan mucho que desear.

En Croacia, se considera a los jóvenes agricultores propietarios de explotaciones familiares hasta que llegan a los 40 años. Cada año hay más jóvenes agricultores, aunque el crecimiento es lento.

Según cifras proporcionadas por los agricultores, hubo un total de 22.531 jóvenes agricultores en 2018, lo cual supone el 13 % del volumen global de agricultores en activo.

Superar la brecha generacional

Cifras provenientes de los registros de jóvenes agricultores demuestran un aumento del 4,3 %, en comparación con 2017, año en el cual se registró un aumento del 3,8 % en comparación con 2016.

La brecha generacional es clara, dado que más del 50 % de los propietarios de tierra cultivable tiene más de 60 años. No obstante, de acuerdo al porcentaje de jóvenes agricultores, Croacia ocupa un puesto destacado en la UE, con el 6 %.

Según un informe del Banco Mundial sobre el estado de la agricultura en Croacia, el acceso al mercado de trabajo de la UE y la actual transformación estructural del sector agro-alimentario han conducido a una importante migración desde las áreas rurales, en especial entre los jóvenes, lo cual, a su vez, ha reducido la disponibilidad de la fuerza laboral.

Las ayudas fundamentales del FEDER

El ministerio de Agricultura de Croacia ha introducido todo un abanico de medidas para animar a los jóvenes a permanecer en las áreas rurales y a trabajar en el sector agrícola.

El total de ayuda financiera del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020 se eleva a 2.300 millones de euros, de los cuales 2.000 millones provienen del Fondo Europeo de Desarrollo Rural (FEDER).

A pesar de que se han lanzado numerosas licitaciones en los últimos años para aprovechar las 16 medidas contempladas por el programa, no se han aprovechado al máximo los fondos.

Hasta la fecha, el 97 % de los fondos (2.500 millones de euros) se han puesto a disposición a través de varias licitaciones, el 71 % (1.730 millones de euros) contratados, y el 41 % (1.000 millones) han sido desembolsados.

Otras múltiples medidas también han servido para atraer a los jóvenes, con las medidas 4 y 6 destacadas como las más importantes.

Los jóvenes en la medida 6 tienen acceso a la sub-medida 6.1.1, la cual tiene por objetivo exclusivamente a los agricultores menores de 40 años, y que cofinancia el 50 % de sus actividades.

A través de la sub-medida 4.1 los jóvenes reciben un 20 % más de apoyo -cofinanciación de sus proyectos en un 70 %. Hasta la fecha, 1.489 proyectos de jóvenes agricultores por valor de 512 millones de florines húngaros se han contratado bajo la medida 6.

Un problema muy complejo

A simple vista, los fondos pueden ser un buen incentivo para que los jóvenes entren al sector agrícola y permanezcan en las áreas rurales, pero el problema de la renovación generacional es mucho más complejo.

El proceso de la renovación generacional es lento y, en su mayor parte, producto del cierre de explotaciones más pequeñas o no competitivas, que, en su mayor parte, han sido gestionadas por agricultores de más edad, explica a EURACTIV-Croacia, socio de EFE, la doctora Ornella Mikus, de la Facultad de Agricultura de Zagreb.

En su opinión, los obstáculos principales que impide que los jóvenes se incorporen al sector agrario es el hecho de que”los fondos (la ayuda financiera) no puede resolver el problema. Es tarea de la agricultura doméstica y de otras políticas (demográficas, educativas, sociales)”, asegura.

La incertidumbre del mercado y la falta de competitividad de los productos es una preocupación para la mayor parte de los agricultores.

Por su parte, Josip Vrbanek, miembro de la Cámara Croata de Agricultura y asesor en temas agrarios, destacó, en declaraciones al portal EURACTIV.hr, el problema de la escasa organización y mala conectividad que padecen los agricultores jóvenes, además de la pequeña cantidad de asociaciones, cooperativas y organizaciones de productores.

« Teniendo en cuenta los grandes cambios en la economía de mercado en Croacia en las últimas décadas (la disolución de la exYugoslavia y la entrada en el mercado de la UE), nuestros productores tienen que reaccionar rápido, y uno de los modelos de éxito es seguramente el de la asociación.

Uno de los principales obstáculos es la débil actividad productiva en ese área, además de la falta de confianza mutua », agregó.

Temor a recortes presupuestarios

Actualmente, Croacia se acerca al final del período de siete años del Programa de Desarrollo Rural (2014-2020), es por ello que los fondos en esas medidas se han utilizado ya casi en su totalidad.

Las dudas sobre recortes presupuestarios generan gran preocupación y conflictos.

El 3 de noviembre (2019) representantes de varias asociaciones de agricultores advirtieron de que la reducción del presupuesto agrícola, tal como está prevista en el borrador de presupuesto de la República de Croacia para 2020, contribuirá a un nuevo declive del sector.

El presidente de la Asociación de Agricultores Independientes de Croacia, Mato Mlinarić, se lamentó de que se pida a los agricultores del país que sean competitivos, a pesar de recibir un 20 % menos de apoyo financiero que sus colegas de la UE.

También la Cámara Croata de Agricultura expresó recientemente su preocupación sobre el presupuesto agrario.

La necesaria renovación generacional

La ministra croata de Agricultura, Marija Vučković, respondió a esas críticas asegurando que las informaciones sobre una reducción de los subsidios a los agricultores no es correcta. Al mismo tiempo agregó que los subsidios a los agricultores nunca han sido tan elevados como ahora, y como ejemplo de ello citó los resultados de la medida 6.

Los recursos del fondo europeo de desarrollo rural son, en estos momentos, la principal fuente de financiación del sector agrícola de Croacia. Las deficiencias a la hora de implementar la política estructural de la renovación generacional en las áreas rurales, que garantizaría la futura producción agrícola y el suministro agrícola de Croacia, afectarán seguramente a las desigualdades del desarrollo en la UE.

En este caso específico de los recortes presupuestarios del período 2021-2027, los recursos financieros para la agricultura croata se reducirán, lo cual hará que Croacia sea incluso menos competitiva en los mercados, dado que el país fue el último en adherirse a la UE, y ya retiró la última suma de fondos por ese concepto.