Nuevas medidas para atenuar el impacto de la pandemia en los sectores agrícola y pesquero

Varios agricultores recogen alcachofas en un campo de El Prat (Barcelona). EFE/Alejandro García/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) ha propuesto este miércoles el almacenamiento privado de productos lácteos y carne de vacuno, así como nuevas medidas para ayudar al sector de la frutas y hortalizas y al vino a paliar el impacto económico del coronavirus.

En particular, Bruselas plantea ayudas al almacenamiento privado para los lácteos (leche en polvo desnatada, mantequilla y queso) y la carne de vacuno, ovino y caprino.

Este esquema permitirá una retirada temporal de productos en el mercado por un mínimo de dos a tres meses y un máximo de cinco a seis meses, llevando a una disminución de la oferta disponible y a reequilibrar el mercado a largo plazo.

Además, la CE introducirá flexibilidad en la aplicación de los programas de apoyo para el vino, las frutas y verduras, el aceite de oliva, la apicultura y el esquema de reparto de alimentos sanos en las escuelas (leche, frutas y verduras).

Bruselas permitirá asimismo la derogación excepcional de las normas sobre competencia aplicables a los sectores lácteo, de las flores cortadas y las patatas, autorizando la derogación de ciertas normas para permitir a los operadores adoptar medidas colectivas para estabilizar el mercado.

Por ejemplo, el sector lácteo podrá planificar de manera colectiva la producción de leche y los de las flores cortadas y las patatas podrán retirar productos del mercado.

También se permitirá el almacenamiento a los operadores privados, aunque en este caso los acuerdos y decisiones serán solo válidos por un periodo máximo de seis meses, precisó la Comisión.

La CE indicó asimismo que seguirá de cerca los movimientos en los precios de consumo para evitar “efectos adversos”.

Bruselas espera que estas medidas sean adoptadas a finales de abril, después de que los países sean consultados y voten sobre las medidas, que podrían ser modificadas.

Por otro lado, La Comisión Europea presentó un paquete de medidas excepcionales para “dar apoyo adicional a los mercados agrícolas y de alimentación más afectados”, tras las peticiones planteadas recientemente tanto por los Estados miembros como por los productores europeos.

Según Bruselas, aunque el sector agroalimentario está demostrando que resiste bien el impacto de la crisis, “algunos mercados han resultado muy afectados por las consecuencias”.

El comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, indicó que ese impacto se ve cada vez más y que por ese motivo Bruselas ha decidido adoptar “una acción rápida, que se suma a las medidas ya adoptadas desde el inicio de la crisis”.

El objetivo de estas medidas es “enviar una señal para estabilizar los mercados” así como los precios y la producción y asegurar el abastecimiento y la seguridad alimentaria.

“Confío en que estas medidas aliviarán los mercados y que darán resultados concretos con rapidez”, dijo el comisario.

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea pidieron el 17 de abril a la Comisión Europea la adopción de “medidas adicionales urgentes” para apoyar al sector agrario, muy afectado por el impacto económico del coronavirus.

Todos a una, los ministros de Agricultura de UE piden "medidas urgentes"

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) pidieron este viernes a la Comisión Europea la adopción de “medidas adicionales urgentes” para apoyar al sector agrario, muy afectado por el impacto económico del coronavirus.

En una declaración conjunta, …

 

En una declaración conjunta, los titulares valoraron las acciones adoptadas por Bruselas hasta la fecha, que incluyen un nuevo marco temporal de ayudas estatales, directrices para la gestión de fronteras y evitar problemas de abastecimiento y más flexibilidad en algunos reglamentos de la Política Agrícola Común (PAC), pero consideraron necesarios nuevos apoyos.

Medidas de apoyo a los pescadores

Por su parte, el Consejo de la Unión Europea (UE), en el que están representados los Gobiernos de los Veintisiete, dio luz verde este miércoles a una serie de medidas para apoyar al sector pesquero y la acuicultura, que se han visto afectados económicamente a causa de la pandemia.

Las ayudas han sido consensuadas tras enmendar la regulación del Fondo Marítimo y Pesquero europeo y la de la Organización Común del Mercado, y se espera que entren en vigor a finales de la semana próxima, indicó el Consejo en un comunicado.

Las medidas incluyen apoyo por el cese temporal de las actividades pesqueras con una tasa máxima de cofinanciación del 75 % del gasto público elegible, y también en relación con la suspensión temporal o reducción de la producción y ventas acuícolas.

Se tendrá en cuenta igualmente a los pescadores a pie y se contemplará una derogación para el cese temporal de nuevas embarcaciones.

Además, se aplicará flexibilidad para utilizar el 10 % de los fondos presupuestarios asignados bajo “prioridad 3”, y se concederá capital de trabajo y se compensará la reducción en las ventas y costes adicionales de almacenamiento de los acuicultores.

Por último, habrá también provisiones para las regiones ultraperiféricas que se hayan adaptado para lidiar con las consecuencias de la crisis.

En relación con el almacenamiento, las nuevas normas también dan apoyo a las organizaciones y asociaciones de productores, y las cantidades elegibles para ayudas al almacenamiento se incrementarán un 25 % de las cantidades anuales de los productos concernidos.

Además, se han introducido cambios en el funcionamiento de la Organización Común del Mercado para poder recurrir al mecanismo de almacenamiento si los Estados miembros no han establecido y publicado los precios de activación.

También permite que las organizaciones de productores acuícolas se beneficien del mecanismo de almacenamiento.

El gasto para las operaciones bajo estas medidas será elegible a partir del pasado 1 de febrero.

El Parlamento Europeo ya aprobó el pasado 17 de abril estas medidas, que entrarán en vigor un día después de su publicación en el Diario Oficial de la UE, prevista para el próximo 24 de abril.

Editado por Miriam Burgués