Recelos en el campo por la nueva política alimentaria verde de la UE

Un agricultor cuida sus viñedos en la zona de Villafranca, en Ponferrada durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus. EFE/ Ana F. Barredo

Madrid (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) presentará este miércoles su estrategia “De la granja a la mesa”, que abre el debate sobre la oportunidad de cambiar la producción de alimentos y elevar las exigencias ambientales a la salida de la pandemia, pero despierta recelos y críticas de los agricultores, que perciben muchas acusaciones y pocos apoyos a la hora de combatir el cambio climático.

El coronavirus retrasó esta estrategia, muy esperada, que plantea modificaciones en la cadena de producción agroalimentaria, y retos muy concretos, como la limitación de pesticidas, fertilizantes y antibióticos; también afecta a la pesca.

El plan “De la granja a la mesa” forma parte del Pacto Verde europeo, piedra angular del equipo de la CE que lidera Ursula von der Leyen y cuya ambición es conseguir en 2050 una economía neutra en emisiones de CO2.

El Ejecutivo comunitario quiere salir de la covid-19 avanzando en la lucha contra el cambio climático, pero las organizaciones que representan a los agricultores y ganaderos han cuestionado si el momento es oportuno y, sobre todo, si ese incremento de exigencias va a poner en riesgo la oferta de alimentos a los ciudadanos europeos que en esta crisis han tenido sus neveras llenas.

 

Momento para replanteamientos 

La estrategia no es una propuesta legislativa, sino una comunicación con ideas para abrir la discusión sobre una transición hacia una producción “sostenible”, según el vicepresidente de la CE que la coordina, Frans Timmermans,

Bruselas insiste en que no hay tiempo que perder contra el clima y ve la crisis como una oportunidad para el propio sector agrícola y para que los ciudadanos se replanteen si es conveniente pagar más por alimentos mejores.

Según fuentes del sector, en los borradores han figurado cifras como rebajas de uso de pesticidas del 50 % o el plazo de 2030, al igual que un incremento de la proporción de la agricultura ecológica.

Otro propósito es rebajar el desperdicio alimentario, según ha declarado esta semana la comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, ante una reunión de la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, en la que muchos eurodiputados se hicieron eco de las dudas sobre el “realismo” de estos planes.

La comisaria ha negado una confrontación entre la sostenibilidad y la oferta de alimentos e insiste en que el objetivo es ayudar y no penalizar.

Agricultores y cooperativas opinan 

El director de Relaciones Internacionales de Cooperativas Agro-alimentarias, Gabriel Trenzado, señala que “no es el momento” de presentar la estrategia, que debería posponerse a septiembre u octubre, y cree que el proyecto es “un salto al vacío”, basado en una “visión negativa” de los agricultores, sin tener en cuenta la labor social o su aportación al medioambiente.

A su juicio, la CE marca retos que “no se ajustan a la realidad” y vuelve a “culpar” al agricultor de los problemas climáticos, opinión expresada también por el comité de organizaciones agrarias y cooperativas comunitarias (COPA-COGECA).

Para el presidente del Consejo Europeo de Jóvenes Agricultores (CEJA), Jannes Maes, es un ejemplo de la “falta” de medidas para favorecer el relevo generacional.

Trenzado cuestiona un incremento de requisitos que encarecerán el modelo productivo, dificultarán la continuidad de la actividad del agricultor ahora que se ha demostrado que es esencial, y, en consecuencia, los precios de venta al público: “¿Van a exigir esas limitaciones a los productos importados?”

Para las cooperativas, la estrategia “demoniza” la producción cárnica, sin evidencias científicas.

“Pedimos que baje el tono y que ayuden con incentivos a la agricultura”, añade.

Por el contrario, 40 ONG -que engloban ambientalistas, consumidores y productores ecológicos- recalcaron que el coronavirus realza aún más las “disfunciones” del sistema alimentario: “la emergencia (por la pandemia) pasará, pero no la preocupación por la salud”, en una misiva urgiendo a la CE que no haya retrasos.

Ecologistas piden estrategia alimentaria de la UE prevea producir menos carne

Varias organizaciones ecologistas pidieron este lunes que la esperada estrategia “De la granja a la mesa” que la Comisión Europea (CE) desvelará el próximo miércoles sea ambiciosa e incluya entre otros objetivos disminuir tanto el consumo como la producción de carne y lácteos.

Según Greenpeace, ha habido “tensas discusiones” en el seno de la Comisión Europa sobre si abordar o no el consumo y la sobreproducción de carne y lácteos en la estrategia.

Para la organización, la futura política alimentaria de la Unión dependerá de si se incluye o excluye el objetivo de reducir el consumo de esos productos.

También Friends of the Earth (Amigos de la Tierra) señaló hoy que la estrategia debe incluir “un plan de acción hacia un menor y mejor consumo y producción de carne, productos lácteos y huevos” en la UE.

Por otra parte, la organización WWF indicó que ese plan debe centrarse en planes “fuertes y ambiciosos para acelerar la transformación” hacia sistemas de cultivo sostenibles y proteger y restablecer la naturaleza y combatir el cambio climático.

Edición: Catalina Guerrero