Casi 2 millones de comunitarios piden residir en el Reino Unido tras el “brexit”, pero se quejan del “limbo” legal

Un manifestante contrario al brexit. Los ciudadanos comunitarios en el Reino Unido siguen pidiendo la residencia. Pero quieren certezas legales. [EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ]

Londres (EuroEFE).- Las discusiones políticas del “brexit” continúan y se acerca la fecha límite para alcanzar un acuerdo. Mientras,  casi dos millones de ciudadanos comunitarios han pedido residir en el Reino Unido cuando este país salga de la UE. Pero se siguen quejando de la incertidumbre legal: dicen que están en un “limbo”.

El Ministerio británico de Interior recibió antes del pasado 30 de septiembre 1.860.200 solicitudes de ciudadanos comunitarios que quieren residir en el Reino Unido tras el “brexit”, informó este miércoles la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

Tan solo durante el pasado mes, el Home Office recibió más de medio millón de solicitudes de personas que desean acogerse al programa gubernamental que garantiza el estatus legal después del “divorcio” con Bruselas, el llamado “EU Settlement Scheme”.

El organismo precisó en un comunicado que el número de peticiones completadas de esos casi dos millones a finales de septiembre fue de 1.524.500, y que un 61 % de esos ciudadanos recibió el “estatus de asentado”, la garantía del Ejecutivo de que sus derechos quedarán protegidos tras la separación entre Londres y Bruselas.

La ONS reveló asimismo que el 38 % obtuvo el “estatus de preasentado” -aquellas personas que llevan menos de cinco años consecutivos viviendo en el Reino Unido-.

Durante el mes de septiembre, el Home Office tramitó 373.600 formularios, de los que el 57 % recibió la aprobación del ministerio y se asignó el estatus de “preasentado” al 43 %, en tanto que una solicitud fue rechazada por no resultar apta.

Actualmente, hay 2,37 millones de ciudadanos comunitarios trabajando en territorio británico.

Las personas de países del bloque comunitario y sus familiares tienen de plazo hasta, al menos, diciembre de 2020 para poder solicitar acogerse al citado programa gubernamental.

Para ello deben aportar su identidad, mostrar que residen en el Reino nido y declarar si han sido en el pasado condenados por algún delito.

Pero los ciudadanos comunitarios dicen que siguen en el “limbo”

Los 3,6 millones de ciudadanos comunitarios que viven en el Reino Unido siguen “en el limbo”, asegura Nicolas Hatton, cofundador de “the3million”, la organización que defiende los derechos de los europeos residentes en este país.

“Ahora mismo la situación no está clara, estamos en un limbo legal. Lo único que pedimos es que el Gobierno aplique una solución independientemente de cómo transcurran las negociaciones. Solo así podremos sentirnos seguros”, declaró Hatton en un acto con la prensa extranjera.

El plan de asentamiento para ciudadanos de la Unión Europea (UE) propuesto por el Ejecutivo británico el pasado junio sigue sin satisfacer a gran parte de los comunitarios, que consideran que se trata de un proceso “confuso” y “sin garantías”, señaló.

Según “the3million”, hay problemas con los plazos, el acceso a las nuevas tecnologías -sobre todo en caso de personas mayores- y la falta de información.

Por ejemplo, de acuerdo con el grupo, una gran inquietud que han manifestado los comunitarios es que las solicitudes para acceder tanto al estatus de asentado (si llevan más de cinco años en el Reino Unido) como al estatus de preasentado (si llevan menos) deben llevarse a cabo dentro de un plazo determinado.

Si el Reino Unido consigue salir de la Unión Europea con un acuerdo, el próximo 31 de octubre, los ciudadanos del bloque tendrán hasta el 30 de junio de 2021 para completar todos los trámites.

Si, en cambio, finalmente se ejecuta un “brexit’ duro”, el plazo será hasta el 31 de diciembre de 2020, según ha determinado el Gobierno conservador.

“Aquellos que hagan la solicitud fuera de plazo o que la hagan mal, estarán cometiendo un delito penal. Sin este estatus no podrán trabajar, alquilar una vivienda, acceder al sistema público de salud… Es un riesgo demasiado grande”, apuntó el abogado y asesor legal de la organización, Luke Piper.

Además, desde la organización aseguran que el procedimiento de solicitud, al ser exclusivamente electrónico, “expone a mayores riesgos a los sectores más vulnerables, que no pueden o no saben acceder a las nuevas tecnologías”, como la gente mayor o las personas menos versadas en trámites burocráticos.

También existe un riesgo para los menores de edad, que pueden quedarse fuera del registro si sus padres no realizan los pasos necesarios, advierten.

“Nos gustaría que el comprobante de residencia fuese algo físico, como lo es el Pasaporte o Permiso Biométrico de Residencia (BRP). Creemos que tener un documento físico es mucho más seguro” que un simple justificante digital, apunta la cofundadora del grupo, Maike Bohn.

Para “the3million”, un “brexit” o salida de la UE sin acuerdo supondría la “eliminación de muchos derechos y protección legal” que ahora tienen los comunitarios que residen en el Reino Unido.

“Por ejemplo, ahora mismo podemos votar en las elecciones municipales y las europeas, pero no tenemos ninguna garantía de que esto continúe siendo así. Aunque el Gobierno dice que nuestros derechos sí estarán garantizados, necesitamos una legislación que lo respalde”, resaltó Hatton.

Edición: Luis Alonso