El Eurogrupo ante la crisis del COVID-19

Varios bomberos limpian el equipo de ambulancias de la brigada de bomberos de Bruselas, el 3 de abril de 2020. EFE/EPA/NICOLAS MAETERLINCK / POOL

Bruselas (EuroEFE).- El Eurogrupo trabaja en un paquete de medidas económicas para atajar la crisis del coronavirus que pasa por usar las líneas de crédito del Mecanismo Europeo de Estabalidad (MEDE) -el fondo de rescate-, movilizar hasta 200.000 millones del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y activar un fondo de ayudas contra el paro.

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea se reúnen por videoconferencia el 7 de abril con el objetivo de pactar un nuevo conjunto de medidas frente a una pandemia que llevará al bloque a la recesión y amenaza con disparar los niveles de paro.

En las reuniones para preparar el encuentro mantenidas esta semana, los países han debatido además la propuesta francesa de crear un fondo temporal para financiar la recuperación, así como la iniciativa holandesa de un fondo de entre 10.000 y 20.000 millones para costear gasto sanitario en los países más afectados.

La apuesta por medidas rápidas de consenso se abre paso en la UE

Berlín/Bruselas (EuroEFE).- Aplazar el debate sobre los coronabonos para después de la crisis y apostar ahora por medidas de consenso. Es la propuesta que ha lanzado el presidente del eurogrupo, Mario Centeno, de cara a la reunión que tienen prevista …

El fondo de rescate

Los planes del Eurogrupo pasan en primer lugar por utilizar el MEDE, el fondo de rescate establecido durante la pasada crisis, que cuenta con 410.000 millones de euros en capacidad de préstamo.

En concreto, se activaría una línea de crédito preventiva con condiciones reforzadas, un instrumento que ya existe pero nunca se ha utilizado, a la que podrían acceder todos los países que lo necesiten.

Esta línea permitiría desembolsar financiación por hasta el 2 % del PIB del país que lo solicite, lo que supondría cerca de 25.000 millones en el caso de España.

Estaría disponible por un periodo inicial de doce meses, los créditos vencerían en un plazo de entre cinco y diez años y los costes de servicio se rebajarían, según un documento del MEDE presentado al Eurogrupo al que tuvo acceso Efe.

Las condiciones se limitarían a destinar los fondos recibidos a costear la respuesta económica y sanitaria y respetar las reglas fiscales europeas, según ha explicado el director gerente del fondo, Klaus Regling.

El argumento, defendido también por el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, es que esta crisis es muy diferente a la anterior, ya que afecta a todos los países y ha sido provocada por factores externos, por lo que las condiciones también deben ser distintas a las reformas estructurales o privatizaciones que se exigieron en los rescates.

Normalmente, sin embargo, la concesión de una línea de crédito preventiva va asociada a un programa de vigilancia por parte de las instituciones o un análisis sobre la sostenibilidad de la deuda pública, entre otros.

Los países aún discrepan sobre las condiciones que deberían imponerse para la línea destinada a la pandemia, que España, Italia o Francia quieren relajar al mínimo, pero se espera que el próximo martes haya acuerdo para activarla, según varias fuentes.

Otra opción que barajan los ministros sería crear un nuevo instrumento dentro del MEDE para conceder financiación rápida, que tendría un menor volumen disponible y vencimientos más cortos, pero no iría acompañado del estigma de las ayudas tradicionales del fondo de rescate.

Sería similar al Instrumento de Financiación Rápida del Fondo Monetario Internacional, destinado a financiar el gasto en emergencia. Al tratarse de una herramienta de nueva creación, sin embargo, sería más difícil tenerla lista a corto plazo, por lo que en principio no se prevé que quede acordada este martes.

Alemania insiste en el MEDE como gran asidero económico contra el coronavirus

Berlín (EuroEFE).- El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, insistirá la próxima semana en el decisivo Eurogrupo en recurrir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para combatir el impacto económico del coronavirus y volverá a rechazar la posibilidad de emitir …

Fondo de garantías del BEI 

El Eurogrupo estudia también la propuesta del BEI para crear un fondo con 25.000 millones de euros en garantías aportadas por los Estados miembros, lo que permitiría movilizar 200.000 millones de euros en financiación para dar liquidez a las empresas europeas.

La medida se añade a un primer paquete de 40.000 millones de euros en financiación para pequeñas y medianas compañías adoptado ya en marzo por el Banco.

Fondo contra el paro 

La Comisión presentó el pasado jueves la iniciativa “SURE”, un fondo temporal que contará con 100.000 millones de euros para conceder préstamos a los países más afectados, que podrán utilizar la financiación para costear la puesta en marcha de esquemas de trabajo temporal que eviten despidos.

Se trataría de sistemas como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que permitirían mantener los contratos y que el Estado intervenga para pagar los salarios, de modo que se evite la destrucción de empleo y las empresas puedan retomar la actividad rápidamente una vez se empiece a volver a la normalidad.

Para echar a rodar, los Estados tendrán que aportar primero un total de 25.000 millones de euros en avales que la Comisión utilizará como colateral para emitir deuda y conseguir financiación en el mercado. Después la trasladaría a los países en forma de créditos con condiciones favorables.

Von der Leyen cree que el presupuesto de la UE debe ser el Plan Marshall contra el coronavirus

Bruselas (EuroEFE).- La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, abogó este jueves por que el próximo presupuesto financiero a largo plazo de la Unión Europea (2021-2027) funcione como un Plan Marshall para potenciar la inversión pública …

Propuestas francesa y holandesa 

Además de estas medidas, en las reuniones preparatorias del Eurogrupo se ha debatido la propuesta de Francia de crear un fondo temporal -por cinco o diez años-, cuyo volumen no ha precisado, que serviría para costear medidas de recuperación.

Para obtener la financiación, París plantea que la Comisión emita deuda avalada por todos los Estados. Para pagar por los bonos propone establecer un “impuesto de solidaridad” comunitario o contribuciones de los países.

Holanda, tras ser criticada por falta de solidaridad con los países del sur, ha propuesto crear un fondo de entre 10.000 y 20.000 millones de euros que efectuaría pagos directos, no préstamos, a los países más afectados por la pandemia para costear gasto sanitario.

El fondo estaría disponible tres años y se nutriría de las contribuciones voluntarias de los Estados miembros, según el borrador de la propuesta al que tuvo acceso Efe.

Sin acuerdo sobre los “coronabonos” 

El paquete que está cuajando no da respuesta de momento a las demandas de España, Italia o Francia para llevar a cabo algún tipo de mutualización de deuda, ya sea bautizada como “coronabonos” o con otro nombre.

La propuesta aún está sobre la mesa, pero Holanda, Alemania, Austria, Finlandia o los bálticos mantienen su rechazo a la misma por la mutualización de riesgos que conlleva.

España "nunca va a renunciar a los eurobonos"

Madrid (EuroEFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado este sábado que España “nunca va a renunciar a los eurobonos” porque, ha explicado, “eso es la solidaridad y eso es Europa”, al tiempo de que ha considerado que “Europa …

El comisario europeo de Presupuesto cree que la idea de los eurobonos es “tóxica”

El comisario europeo para el Presupuesto, el austríaco Johannes Hahn, pidió, en una entrevista con la revista alemana “Der Spiegel”, solidaridad con el sur de Europa, aunque señaló que la idea de los eurobonos se ha vuelto “tóxica” desde la crisis de la deuda y recomendó otras herramientas.

“Honestamente creo que para algunos la idea de los bonos se ha vuelto tóxica desde la crisis del euro. No nos debemos aferrar a conceptos que generen disenso”, dijo en la entrevista.
“Se trata de encontrar instrumentos comunes que fortalezcan la resistencia de los estados miembros en los social y en lo económico”, añadió.

Hahn dijo también que los estados del norte de Europa no debía tratar como “limosnas” las ayudas a países como Italia.

“Ellos son los que sacan provecho del mercado único. Cuando ayudan a países como Italia no están dando limosna. Por el contrario, están obrando en interés propio”, subrayó.

Hahn considera que la propuesta de la presidencia de la Comisión, Ursula von der Leyen, para crear un fondo de apoyo a programas de jornadas reducidas subvencionadas en toda Europa será un test para la solidaridad dentro de la UE debido a que habrá que aumentar claramente el presupuesto europeo.

La Cámara de España pide a Eurocámaras que exija a la UE una acción contundente

La Cámara de España, que dirige el presidente de Freixenet, José Luis Bonet, ha instado a la Presidencia de Eurocámaras a exigir a la Unión Europea una “acción contundente” para hacer frente a las crisis del Covid-19 y ha advertido de que, si no lo hace, el proyecto europeo se diluirá.

“Aquellos que no estén dispuestos a dar todos los pasos que este momento exige rendirán cuentas ante la Historia. Ha llegado el momento de actuar. Es el momento de más Europa”, señala Bonet en la carta que ha enviado a su homólogo de Eurocámaras, Christoph Leitl, y a los miembros de la presidencia de esta organización que agrupa a las Cámaras de Comercio europeas.

En ella Bonet advierte de que, si la Unión Europea no responde como esperan los ciudadanos y las empresas, el proyecto europeo se enfrentará a la desafección de la sociedad y, finalmente, se diluirá, asegura en un comunicado.

Sostiene que el apoyo a los esfuerzos de los gobiernos de los estados miembros es “inaplazable” e insiste en que el proyecto europeo “se encuentra ante su mayor desafío y tiene la oportunidad histórica de mostrar su valor a los ciudadanos”.

El presidente de la Cámara de España apremia a Eurocámaras a alzar la voz y a trasladar a las instituciones y los gobiernos “que no podemos esperar, que nos jugamos nuestro futuro y que no debemos aceptar que la Unión Europea escatime medios para que los países más afectados puedan contar, desde el primer día, con la solidaridad financiera y política de los demás”.

Bonet incide en su misiva en que, si los gobiernos no responden como esperan los ciudadanos y las empresas, el proyecto europeo puede fracasar y “aquellos que no estén dispuestos a entenderlo y a dar todos los pasos que este momento exige, rendirán cuentas ante la Historia”.

 

Edición: Catalina Guerrero