Irene Solà recibirá el Premio de Literatura de la Unión Europea

Ya han sido publicados los ganadores del Premio de Literatura de la Unión Europea. EFE/Fernando Alvarado

Bruselas (EuroEFE).- La escritora española Irene Solà recibirá este año, junto con otros trece escritores europeos, el Premio de Literatura de la Unión Europea (UE) por su novela “Canto jo i la muntanya balla” (Yo canto y la montaña baila), según comunicó la Comisión Europea (CE) este martes.

La novela de Solà (Barcelona, 1990) fue publicada por Anagrama en 2019 y narra una serie de historias sobre los habitantes de una zona montañosa en los Pirineos, cerca de la frontera entre España y Francia, que versan sobre criaturas míticas, la guerra o la fauna salvaje.

La escritora ha recibido varios galardones por su trabajo y ha sido seleccionada para participar en programas de escritura en Estados Unidos.

En declaraciones a Efe, Solà ha indicado que es “un honor muy grande” haber sido una de las escogidas por una obra que ya se ha traducido al castellano y que se está traduciendo al italiano, inglés y francés. También se podrá leer pronto en vasco, gallego, croata, húngaro y macedonio.

Preguntada sobre si el premio cambiará algo en su forma de afrontar la página en blanco o le llevará a cambiar de lengua, Solà ha indicado que seguirá como siempre.

“El premio ratifica algo que los que escribimos en catalán ya sabemos, y es que tiene todo el sentido del mundo que cada uno escriba en su lengua propia. Yo nunca me he planteado escribir en ninguna otra lengua que no sea la mía, a pesar de que sé castellano o inglés”, ha apuntado.

Respecto a cómo definiría la novela con la que ha obtenido este premio, ha indicado que se trata de una obra que “se explica desde la voz y la perspectiva de una serie de personajes, que habitan en el Prepirineo catalán, ya sean personas, animales, setas, tempestades, fantasmas o personajes mitológicos como las mujeres de agua”.

Desde su casa del pequeño pueblo de Malla (Barcelona), en la medida en que lo permite la pandemia de coronavirus, está trabajando en nuevos proyectos artísticos y literarios.

Afirma que tiene una dinámica de “trabajo constante”, aunque advierte de que sus proyectos “reciben el tiempo que necesitan”.

Sin embargo, deja claro que no se “dormirá” y habrá nuevas obras para sus lectores.

El objetivo del premio, dotado con 5.000 euros a cada escritor y que se otorga anualmente a autores emergentes europeos, es promover la difusión de las literaturas europeas en todo el continente, más allá de sus fronteras lingüísticas.

El galardón fue creado por la Comisión Europea (CE) en 2009 y está respaldado por el programa “Creative Europe”, que ya ha reconocido a 122 escritores a través de 11 ediciones.

En cada edición, los jurados nacionales de una tercera parte de los 31 países participantes en el programa “Creative Europe” eligen a sus autores ganadores, lo que permite a todos los países y zonas lingüísticas estar representados en un período de tres años.

Este año era el turno de España, Bélgica, Croacia, Chipre, Dinamarca, Estonia, Kosovo, Alemania, Luxemburgo, Montenegro, Noruega, Bosnia y Herzegovina, y Macedonia.

La belga Nathalie Skowronek, por “Le carte des regrets” (La carta de los remordimientos), la bosnia Lana Bastasic, por “Uhvati Zeca” (Caza al conejo) o la noruega Maria Navarro Skaranger, por “Bok om sorg” (El libro del dolor), fueron algunos del resto de seleccionados por sus respectivos países.

El vicepresidente de la CE y comisario de Promoción del Modo de Vida Europeo, Margaritis Schinas, señaló en un comunicado que el galardón pretende ofrecer a los mejores escritores emergentes de Europa “el trampolín que merecen para crecer y enriquecer nuestras vidas y nuestras sociedades”.

Por su parte, la comisaria de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, Mariya Gabriel, añadió que “leer es una forma poderosa de sentir emociones fuertes, de ser transportado a un universo diferentes en tiempo y espacio, para descubrir y experimentar cosas nuevas a través de personajes de ficción”.