La UE trata de recuperar la iniciativa perdida en Kosovo

El presidente kosovar, Hashim Thaci, en un discurso televisado el 29 de junio de 2020. EFE/EPA/VALDRIN XHEMAJ/ARCHIVO

Viena (EuroEFE).- Kosovo vuelve a ser foco diplomático internacional al retomarse este domingo el diálogo entre Serbia y Kosovo, bajo mediación de la Unión Europea (UE), que trata así de recuperar la iniciativa perdida frente a Estados Unidos.

El reciente anuncio de la fiscalía del Tribunal Especial de Kosovo de que acusará por crímenes de guerra al presidente kosovar, Hashim Thaci, complica cualquier arreglo y añade más incertidumbre.

El anunció del Tribunal dinamitó la cumbre de Washington prevista para el 27 de junio y en la que estaba prevista la participación de Thaci y del presidente de Serbia, Aleksandar Vucic.

Aquí algunas preguntas y respuestas para entender un conflicto abierto que sigue sin resolverse desde hace décadas en los Balcanes.

¿Qué sucede en Kosovo?

Kosovo declaró su independencia de Serbia en febrero de 2008. Belgrado no reconoce la soberanía de su exprovincia, aceptada por más de un centenar de países, entre ellos EEUU y la mayoría de la UE.

Sin embargo, dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Rusia y China, no la reconocen. Dentro de la UE hay cinco países que no reconocen a Kosovo, entre ellos España.

Esta situación complica la integración del país en la comunidad internacional. También hace imposible la entrada de Serbia y Kosovo en la UE, para lo que se exige una normalización de sus relaciones.

¿Cuál es el papel de Estados Unidos?

EEUU es el principal valedor de la independencia de Kosovo y lideró los bombardeos de la OTAN en 1999 para detener la violencia del régimen del autoritario Slobodan Milosevic contra la población albanokosovar.

El enviado especial de EEUU para la región, Richard Grenell, organizó una reunión para el 27 de junio en Washington sin invitar ni coordinar sus esfuerzos con la UE, un reflejo del deterioro de las relaciones transatlánticas. EEUU trató de capitalizar el parón de la iniciativa europea desde 2018.

Para Vedran Dzihic, experto del Instituto Austríaco de Asuntos Internacionales (OIIP), Grenell y el presidente de EEUU, Donald Trump, “solo buscaban algún éxito internacional de cara a las elecciones presidenciales de noviembre”.

“No tienen ni el conocimiento ni el interés de alcanzar algo sustancial”, sentencia.

¿Y qué pasa ahora con las acusaciones contra Thaci?

La fiscalía del Tribunal Especial para Kosovo, con sede en La Haya, anunció el 24 de junio que presentará una acusación de crímenes de guerra contra Thaci.

Para muchos, la acusación en sí no fue una sorpresa, pero sí el momento de su anuncio.

El presidente de Kosovo, acusado de crímenes de guerra

La Haya/Pristina (EuroEFE).- La Fiscalía de las Salas de Justicia Especializadas de Kosovo en La Haya acusó este miércoles al presidente de ese país, Hashim Thaci, de crímenes de guerra y de lesa humanidad por supuestas torturas, persecuciones, desapariciones forzadas …

 

Para Dzihic se trata de “un acto de autodefensa del Tribunal”, ya que temía un “acuerdo encubierto” para evitar que Thaci tuviera que responder ante la Justicia.

Florian Bieber, un renombrado experto de la Universidad de Graz, comparte esta tesis y agrega que EEUU “no parece estar interesado en que el Tribunal tenga éxito”.

Un juicio por crímenes de guerra cometidos por la guerrilla albanokosovar, apoyada en su momento por Washington, podría “dejar en mal lugar” la actuación de EEUU en ese conflicto, reflexiona.

¿Pero de qué acusan a Thaci?

Thaci fue unos de los líderes políticos del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK). Se encargaba de conseguir fondos y armamento para la guerrilla.

Ahora se le acusa de haber participado además en el asesinato de decenas de personas en Kosovo, no sólo serbios sino también albanokosovares, por ejemplo, militantes del histórico partido LDK, que defendía una vía pacífica hacia la independencia.

Thaci rechaza estas alegaciones, aunque ha anunciado que dimitirá como presidente si el Tribunal formaliza la acusación.

¿Y la UE dónde está?

La UE es el mediador establecido por la ONU tras el final de la guerra de 1999. En 2011 Bruselas lanzó el diálogo de normalización, centrado en asuntos prácticos para los ciudadanos de ambos países.

De parte de la UE, el proceso es liderado por el Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad, el español Josep Borrell, y su enviado especial, el eslovaco Miroslav Lajcak.

Los dos han sido ministros de Exteriores de países que no reconocen la independencia de Kosovo, lo que ha sido criticado abiertamente en Pristina. Los analistas consultados estiman que ambos “están en condiciones” de actuar de forma imparcial.

China, Turquía y Rusia tratan de ganar influencia en los Balcanes y la UE quiere demostrar que se ocupa de la región.

Serbia y Kosovo retomarán el diálogo en Bruselas el 12 julio

Bruselas (EuroEFE).- Serbia y Kosovo volverán a la mesa de diálogo que auspicia la Unión Europea (UE) para normalizar sus relaciones el próximo domingo, 12 de julio, en Bruselas, informó este lunes la Comisión Europea (CE).

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, …

¿Qué puede salir del diálogo entre Kosovo y Serbia?

Poco. La situación política es demasiado inestable en Kosovo, donde una posible dimisión de Thaci llevará con toda seguridad a elecciones anticipadas.

En ellas, el gran favorito es el ex primer ministro Albin Kurti, cuyo partido protesta “Vetëvendosje” (Autodeterminación, nacionalista de izquierda) se enfrenta desde hace años a los partidos que salieron de la guerrilla o de la resistencia pacífica.

Según las encuestas, Kurti tiene ya un 50 % de los apoyos. Su principal interlocutor del lado serbio es Vucic, criticado por sus tendencias autoritarias. Todo ello en medio de un repunte de las infecciones del coronavirus en ambos países.

La población, sobre todo en Kosovo, está cada vez más frustrada por la falta de avances. Los kosovares son los únicos ciudadanos de la región que no pueden viajar sin visado a la UE.

Según Bieber, la UE necesita “restaurar su credibilidad” en Kosovo levantando los visados. Es un avance concreto que puede ofrecer Bruselas. “De lo contrario crecerá la frustración de la gente y la política empezará a orientarse hacia otro lado”, advierte Dzihic.

Kosovo podría verse seducida por la “Gran Albania”, la unión con el país vecino, una idea defendida también por el primer ministro albanés, Edi Rama.

Editado por Miriam Burgués