Europa quiere estrechar relaciones con los Balcanes, una región “estratégica”

Europa quiere estrechar relaciones con los Balcanes, una región "estratégica"

Varsovia (EuroEFE).- La Unión Europea aspira a aumentar su influencia en los Balcanes, y para ello propone fortalecer la cooperación con esta región “estratégica”, según la canciller alemana, Angela Merkel, una de las participantes en una cumbre en Poznan (Polonia) que ha reunido a varios países europeos y balcánicos.

Merkel se ha mostrado “optimista” con el proceso de adhesión a la UE de los países de los Balcanes Occidentales -Albania, Bosnia, Macedonia del Norte, Montenegro, Serbia y Kosovo-, pese a las reticencias de París, que considera que las reformas en estas naciones deben ser sometidas a un mayor examen antes de cualquier decisión.

Las declaraciones de Merkel trasladan optimismo a las autoridades de Albania y Macedonia del Norte, después de que el pasado mayo la UE decidiera posponer hasta el próximo octubre la decisión de abrir conversaciones de adhesión con ambos países ante la resistencia de algunos socios, sobre todo de Francia y Holanda.

El primer ministro de Macedonia del Norte, Zoran Zaev, aseguró este viernes que esto confirmaría “la credibilidad de la UE en la región y serviría de acicate para que los países candidatos aceleren las reformas para adaptarse a los estándares europeos, así como de garantía para la prosperidad, democracia y estabilidad en la zona”.

El acceso de estos países a la UE dependerá de la credibilidad de sus reformas, y en este sentido el ministro alemán de Economía, Peter Altmaier, recomendó a los Estados balcánicos aplicar “reformas profundas para garantizar la independencia de los tribunales, la lucha contra la corrupción y el Estado de Derecho”.

La corrupción en los Balcanes, principal escollo

Desde que comenzaron las conversaciones sobre la adhesión a la UE, el elevado grado de corrupción en los Balcanes aparece como uno de los principales escollos, especialmente para París, que considera que se deben exigir reformas más profundas.

El último informe anual de Transparencia Internacional sobre la corrupción en el mundo volvió a calificar a los países de los Balcanes con puntuaciones muy bajas, con Albania, Kosovo y Macedonia del Norte como los países más corruptos de la zona.

“Polonia quiere compartir con los países de los Balcanes Occidentales su experiencia en la construcción de instituciones estatales eficientes, gobiernos locales, instituciones fiscales y también herramientas para la lucha contra la corrupción”, aseguró el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.

Durante toda la cumbre, las autoridades polacas han destacado por su firme apoyo a la integración europea de las naciones balcánicas, una región que, para Morawiecki, tiene una gran importancia geoestratégica para la UE y debería estar plenamente integrada para asegurar la estabilidad europea.

“El mensaje fundamental debe ser fuerte y claro, la integración entre la UE y los Balcanes es una elección estratégica, fundamental para la estabilidad de nuestra región, para la paz y el futuro”, destacó el primer ministro anfitrión.

Este “horizonte” político va acompañado por unas iniciativas económicas destinadas esencialmente a mejorar las infraestructuras y la interconexión entre los seis países balcánicos que se sentaron a la mesa: Albania, Bosnia, Kosovo, Macedonia del Norte, Montenegro y Serbia.

Bruselas insiste en su voluntad de asistir a los Balcanes Occidentales en ese proceso de convergencia europea, recordó el comisario de Política Europea de Vecindad, Johannes Hahn, quien explicó que la UE está “intensificando el trabajo para modernizar infraestructuras, apoyar la digitalización, invertir en el crecimiento verde y la economía circular en la región”.

“Los programas de la UE traerán beneficios tangibles para los ciudadanos de los Balcanes Occidentales”, aseguró.

Hahn destacó compromisos económicos puestos sobre la mesa en este encuentro para mejorar las infraestructuras en esta región, así como entre los Balcanes Occidentales y la UE, un elemento clave para el crecimiento y la creación de empleo.

La UE quiere “ayudar a otros países a alcanzar nuestros estándares de mercado y, por lo tanto, abrir para ellos los mercados europeos”, dijo Peter Altmaier, quien recordó que el comercio entre la UE y Serbia se ha duplicado en los últimos cuatro años.

Esta cumbre de Poznan es parte del proceso de Berlín, una iniciativa liderada por Alemania para fortalecer la cooperación con los Balcanes Occidentales y facilitar su integración europea.

Por Nacho Tremiño (edición: Miriam Burgués)

Para saber más:

Ampliación hacia Albania y Macedonia del Norte: el este quiere impulsarla, pero no hay unanimidad