La UE celebra 15 años de ampliación al este y reconciliación geográfica

La UE celebra 15 años de ampliación al este y reconciliación geográfica

Bruselas (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) celebra este miércoles el decimoquinto aniversario de la mayor ampliación acometida en su existencia, el ingreso de diez países en 2004 que le permitió expandirse al este y “reconciliar” la historia de Europa con su geografía.

“El acceso de los países del centro y este de Europa, y el valor de su gente al prepararse para ese acceso, es lo que nos ha permitido reconciliar la geografía de nuestro continente con su historia”, consideró el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, en un comunicado.

Para el político luxemburgués, la decisión del 1 de mayo de 2004 de abrir las puertas a Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Hungría, Eslovenia, Malta y Chipre fue un “gran momento para nuestro continente y un gran momento en la historia”.

El actual club comunitario, formado por 28 países, se completó el 1 de enero de 2007 con la entrada de Rumanía y Bulgaria, y de Croacia en 2013.

RECONCILIACIÓN ENTRE LA EUROPA OCCIDENTAL Y ORIENTAL

“Para nosotros, la perspectiva de entrar en la UE significó el verdadero final de la Segunda Guerra Mundial”, reconoció el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk.

En ese momento, aseguró, “ninguno pensaba en los beneficios financieros que venían con el acceso a la UE” sino que las expectativas eran más altas: “Era el ser o no ser de la Europa central y del este”, afirmó en un vídeo difundido por el aniversario.

Tusk hizo referencia al “completo control” que ejerció la Unión Soviética en países como el suyo, que motivó el “colapso permanente de la sociedad y una catástrofe económica”, mientras que en aquellos días Europa “era un símbolo de libertad, altos estándares, prosperidad, modernidad y seguridad”.

“Y nunca nos ha decepcionado”, agregó.

Por otra parte, la Comisión Europa ha dejado claro que el ingreso de esos diez países no solo ha retribuido en ellos sino que “nos ha beneficiado a todos” al extender el mercado único, lo que ha abierto nuevos horizontes para las empresas europeas.

Al mismo tiempo, al incrementar los ingresos en los nuevos países por inversiones y comercio, “las oportunidades aumentan en toda la UE”, señala, y pone como ejemplo que cerca de un tercio del impacto de la Política de Cohesión en el PIB alemán procede de los programas de financiación aplicados a otros Estados miembros.

Añade que un mercado único más grande -actualmente de más de 500 millones de habitantes- es “más atractivo” para inversores de todo el mundo, y de hecho la inversión extranjera directa en la UE ha pasado del 15,2 % del PIB en 2004 al 40,9 % en 2017.

INVERSIÓN MASIVA PARA LOS RECIÉN LLEGADOS

Una de las claves de la ampliación de 2004 fue la “masiva” inversión a través de fondos regionales y del plan de inversiones para Europa, conocido como plan Juncker, que según destaca la CE “benefició al empleo y al crecimiento tanto de esos diez países como de otros Estados miembros”.

Así, la Política de Cohesión ha impulsado en la pasada década 24.400 kilómetros de carreteras, 9,6 millones de personas conectadas a banda ancha, 367.000 empleos, 3.100 megavatios de capacidad de producción de energía renovable, 11,4 millones de personas con mejor gestión del agua, 3.400 kilómetros de redes de tren y 17.000 proyectos de cooperación empresarial e investigación.

En total, la CE calcula que se han invertido en esos diez países 365.200 millones de euros procedentes de los Fondos Estructurales y Fondos de Inversión en el periodo 2004-2020, lo que representa el 2,6 % de su PIB cada año.

Otros 31.400 millones de euros se han añadido a través del plan Juncker desde 2014.

De este modo, los diez países se van aproximando al nivel de sus socios europeos: entre 2003 y 2017 su PIB creció 18 puntos porcentuales más que la media comunitaria, y desde 2004 sus economías han crecido a una tasa anual media del 3,3 %

DECONSTRUCCIÓN EUROPEA CON EL “BREXIT”

Paradójicamente, el crecimiento que la UE parecía consolidar con la gran expansión al centro y este del continente, así como en el Mediterráneo, se ve hoy en entredicho por el proceso de salida del Reino Unido, la primera “baja” que va a sufrir el proyecto de construcción europea, y por cinco años de pausa en su política de ingresos.

“Hoy sigo siendo hoy un ferviente fan de la ampliación”, aseguró Juncker con motivo de este aniversario a pesar de que, como ya anunció al llegar a la presidencia de la CE en 2014, la entrada de nuevos países en la UE se detendría durante su mandato -no en principio las conversaciones de adhesión con los países candidatos-.

Con las negociaciones con Turquía detenidas por la situación de los derechos en el país, en el punto de mira más inmediato para ampliar el club se sitúan los Balcanes occidentales, región con cuya perspectiva europea Bruselas ha reafirmado su compromiso.

Por Rosa Jiménez

►Para leer más:

Quince años después de la ampliación: un éxito…con matices