Las elecciones en Kosovo dan la espalda a las formaciones surgidas de la guerrilla

Albin Kurti, fundador del partido de oposición "Autodeterminación" [EFE/EPA/GEORGI LICOVSKI]

Belgrado (EuroEFE).- Los kosovares quieren pasar página. Los partidos surgidos de la guerrilla (UCK), que han dominado la escena política en las últimas dos décadas desde la guerra, quedarán fuera del gobierno.

Dos formaciones opositoras seguían liderando esta madrugada casi en empate el resultado de las legislativas anticipadas en Kosovo, tras el recuento del 95,88 % de los votos en un escrutinio muy ralentizado.

Según los datos publicados en la web de la Comisión Electoral Central, solo cuatro de los 25 partidos y formaciones que compitieron en la contienda lograron superar el umbral del 5 % necesario para entrar en el Parlamento kosovar, y ninguno ha obtenido suficientes votos para gobernar en solitario.

El partido nacionalista de izquierda Autodeterminación (Vetevendosje) se encuentra en primer lugar con el 25,79 % del apoyo popular, seguido por el 25,05 % de la conservadora Liga Democrática de Kosovo (LDK).

Ambas formaciones opositoras se han mostrado en la campaña electoral dispuestas a unirse para gobernar juntas, y si sellan un acuerdo dejarían fuera del poder a los partidos surgidos de la guerrilla (UCK) que han dominado la escena política kosovar en las últimas dos décadas desde la guerra.

Relegado del primer al tercer lugar con el 21,15 % figura el centroderechista Partido Democrático de Kosovo (PDK) fundado por el actual presidente y ex líder del Ejército de Liberación del Kosovo (UCK), Hashim Thaci.

La gran perdedora es la Alianza para el Futuro de Kosovo (AAK, nacionalista), del dimisionario primer ministro, Ramush Haradinaj (también un ex comandante guerrillero), cuya coalición con el Partido Social-Demócrata de Kosovo (PSD) quedó en el cuarto lugar con el 11,54 %.

Un 43,22 % de los cerca de 1,9 millones de kosovares con derecho a voto acudieron el domingo a las urnas, en unos comicios marcadas por las necesidades económicas del país, uno de los más pobres de Europa, con un paro de cerca de un tercio de la población activa, y el estancamiento del diálogo para normalizar las relaciones con Serbia, que aún no reconoce la soberanía de su antigua provincia.

En la campaña electoral, los partidos opositores prometieron sobre todo luchar contra la corrupción y el nepotismo.

Estas elecciones fueron anticipadas dos años debido a que Haradinaj dimitió del cargo tras haber sido convocado para declarar como sospechoso por un tribunal internacional con sede en La Haya encargado de juzgar los crímenes de guerra cometidos en Kosovo entre los años 1998 y 2000.

Kosovo vota entre el hartazgo ciudadano y la esperanza de renovación política

Belgrado (EuroEFE).- Kosovo, que declaró su independencia unilateral de Serbia en 2008, celebra este domingo unas inciertas elecciones anticipadas que pueden renovar el panorama político y relanzar el estancado proceso de normalización con Belgrado.

El adelanto de los comicios se debe …

¿Quienes son los que han ganado estas elecciones?

La jurista Vjosa Osmani, de la conservadora Liga Democrática de Kosovo (LDK), y el nacionalista Albin Kurti, líder del movimiento Autodeterminación (Vetevendosje), encabezan prácticamente empatados, con el 76 % escrutado, el voto de las legislativas de este domingo a la jefatura del Gobierno del joven país.
Los observadores políticos creen que la victoria de la oposición puede facilitar un desbloqueo de las negociaciones entre Serbia y Kosovo para normalizar sus relaciones, tal y como les exige la Unión Europea (UE) para que puedan avanzar en su acercamiento al club comunitario.

¿Quién es Vjosa Osmani?

Nacida en Mitrovica (norte de Kosovo), Osmani, de 37 años, es considerada una política enérgica y con gran experiencia.
De ganar su LDK, podría convertirse en la primera mujer elegida en las urnas como jefa del Gobierno.
Su enfoque político es la lucha contra la corrupción y el crimen organizado, y a favor la judicatura independientes.
En la campaña electoral ha definido como su prioridad defender “el imperio de la ley”, eliminar la gran influencia política en la judicatura y ha prometido pedir a Serbia reparaciones de guerra y disculpas por los crímenes cometidos.
Doctorada en derecho en la Universidad de Pittsburg (Estados Unidos), la candidata conservadora, diputada en el Parlamento desde 2011 y en las pasadas elecciones (2017)

¿Quién es Albin Kurti?

Kurti, diputado de 44 años, es un nacionalista que aboga por que Kosovo se una a Albania. Además, es un gran crítico de la corrupción de la elite política, y muy popular entre los jóvenes.
“Necesitamos un Gobierno estable, de cuatro años, que se centre en el desarrollo económico, inversiones capitales enfocadas en la creación del empleo, la lucha contra el crimen y la corrupción, y sobre todo en la calidad de la educación y su vinculación con la economía”, dijo durante la campaña electoral.
Ingeniero de profesión, ha promovido en el pasado el uso de gas lacrimógeno para bloquear el trabajo del Parlamento.
Kurti quiere el diálogo con los serbios de Kosovo antes que con Belgrado, y en las relaciones con Serbia aboga por el principio de “reciprocidad”.
Defiende la unificación de Kosovo con Albania en un futuro, pero ve como prioritario consolidar Kosovo como Estado.

Situemos Kosovo

Situación y límites: sureste de Europa, sin acceso al mar, fronteriza con Serbia, Macedonia, Albania y Montenegro. Tiene una superficie de 10.887 kilómetros cuadrados y una población de 1.813.000 habitantes, de los que el 90 por ciento son albaneses étnicos. El resto son serbios y otras minorías, como montenegrinos, gitanos, turcos, bosnios y croatas.

La capital es Pristina, con medio millón de habitantes. Los idiomas son el serbio y el albanés y la religión es la ortodoxa.

Desde el punto de vista económico, en 2018 el PIB fue de 7.981 millones de dólares y per cápita 4.402, con un balance por cuenta corriente negativo de -0,666 millones de dólares, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI). La inflación ese año fue de un 2,89 por ciento.

El 17 de febrero de 2008, el parlamento regional kosovar declaró unilateralmente su independencia de Serbia. Kosovo, hasta entonces una provincia autónoma de la república de Serbia con mayoría albanesa (90 por ciento), era desde 1999 un protectorado internacional administrado por la ONU.

La independencia de Kosovo ha sido reconocida por 75 países, entre ellos Estados Unidos y casi todos los miembros de la UE, excepto España, Grecia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia. Tampoco ha sido reconocida ni por Rusia ni por China.