Los países de la UE, divididos sobre la ampliación hacia los Balcanes

9e7e1_balcanesocc1.jpg

Sofía (EuroEFE).- Los países de la Unión Europea (UE) se encuentran divididos respecto a la perspectiva abierta por Bruselas para los Balcanes Occidentales, una propuesta para seis Estados candidatos o potenciales a formar parte del bloque que es insuficiente para algunos y poco realista para otros.

Los ministros debatieron este jueves por primera vez en Sofía este documento, presentado por la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, para esta región, en conflicto hace solo dos décadas. Para Bruselas, se trata de una vía para cerrar heridas del pasado a cambio de reformas sustanciales y exigencias como la buena vecindad.

La estrategia afecta a Montenegro y Serbia -que tienen más avanzado el proceso de adhesión-,  y a Albania, Macedonia, Bosnia y Kosovo, que cumple diez años de su autoproclamada independencia de Serbia, reconocida hasta ahora por la mayoría de los socios europeos, aunque no por España, ni por Rusia, China o la propia Serbia.

Precisamente, para el ministro español de Asuntos Exteriores, Kosovo no es candidato a entrar en el club comunitario por el momento: “Mientras haya Estados miembros que no reconocen a Kosovo, Kosovo no cumple la primera de las condiciones para adherirse a la UE, que es ser un Estado”, subrayó Dastis en declaraciones a Efe, a su salida de la reunión de ministros de Exteriores europeos.

La UE plantea la adhesión de Serbia y Montenegro en 2025, en el mejor de los escenarios, una fecha que “no es realista” para el ministro de Exteriores esloveno, Karl Erjavec.

“Eslovenia tuvo veinte años de diálogo con Croacia para encontrar una solución sobre las fronteras, y lo mismo entre Croacia y Serbia, 26 años”, afirmó Erjavec, para quien “no será posible lograr esta condición de aquí a 2025”.

Problemas fronterizos

En opinión del político esloveno, que se refirió así al asunto fronterizo por el que Liubliana bloqueó la entrada de Croacia en la UE, esto “puede ser un gran problema para la ampliación de la UE y para los Balcanes”.

No en vano, este conflicto se ha reabierto después de que Zagreb no reconociera unilateralmente un arbitraje fronterizo, lo que ha obligado a Bruselas a mediar. El propio presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, llegó a advertir al respecto de que “la solución de problemas fronterizos” debe resolverse antes de la entrada en la UE.

Acelerar la ampliación

La perspectiva de ampliación debería sin embargo acelerarse en opinión de países como Hungría, que mostró hoy su “decepción” ante esta estrategia europea centrada en reformas como el Estado de derecho, la seguridad o la inmigración.

“No entiendo la razón por la que vamos tan despacio. Deberíamos avanzar en nuestra estrategia más rápido y acelerar el proceso de integración para Serbia y Montenegro. No veo ninguna razón por la cual no se deban abrir todos los capítulos este año”, declaró el ministro de Exteriores húngaro, Peter Szijarto.

Hungría considera que si bien existen muchos “retos”, “las tensiones pueden ser fácilmente superadas con la integración”, y estimó que 2022 es una fecha “realista” para la adhesión definitiva de Serbia y Montenegro en el bloque, tres años antes de lo previsto por Bruselas.

El ministro francés, Jean-Yves Le Drian, expresó su deseo de que la reunión de estos días permita abordar esta “preocupación de la presidencia búlgara” del bloque, porque “está claro que estos países tienen vocación de unirse a la UE”.

“Eso es innegable, pero está claro también que hay condiciones, condiciones exigentes, que el camino para la adhesión es difícil”, añadió.

Por Mònica Faro (edición: Desirée García)

Para saber más:

► Bruselas reabre la posibilidad de que los Balcanes Occidentales integren la UE