Bruselas dice que equilibra “solidaridad y responsabilidad” en su plan migratorio: críticas de las ONG

Migrantes en la cubierta del barco de rescate Open Arms el pasado agosto. EFE/Francisco Gentico.

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) presentó este miércoles un nuevo plan sobre migración y asilo que pretende facilitar la devolución de los migrantes que no tienen derecho a pedir protección internacional -la mayoría de los que llegan a la Unión Europea (UE)- y no incluye cuotas obligatorias de acogida. Las ONG Cáritas y Oxfam criticaron duramente el plan de Bruselas.

“Hoy proponemos una solución europea para restablecer la confianza entre los Estados miembros” y para recuperar la confianza de los ciudadanos europeos en “nuestra capacidad de gestionar la migración como Unión”, dijo la presidenta de la CE, Ursula Von der Leyen, en una declaración.

La presidenta de la Comisión opinó que la propuesta es un “acercamiento pragmático y realista” a un fenómeno “complejo” y que “ha llegado el momento de afrontar el reto de gestionar la migración de forma conjunta, con el equilibrio adecuado entre solidaridad y responsabilidad”.

El esperado paquete de medidas introduce un mecanismo de “solidaridad obligatoria”, que se activará cuando un país esté bajo presión o en una situación de “emergencia”.

La comisaria europea de Migración, Ylva Johansson, explicó la víspera en un encuentro con un grupo de periodistas, entre ellos Efe, que si un país sufre “presión” migratoria, algo que evaluará Bruselas, se activará el mecanismo que obligará al resto de Estados miembros a elegir entre acoger a una parte de los migrantes, participar en las devoluciones o implicarse con un apoyo operativo, por ejemplo financiando la construcción de un campo de refugiados.

En el caso de los migrantes rescatados en el mar, se procederá a acoger a quienes necesiten protección, sobre la base de un sistema de contribuciones nacionales basado en aportaciones voluntarias.

El nuevo mecanismo también servirá para las situaciones de “emergencia”, por ejemplo si se repitiera una crisis como la de 2015, pero en ese caso funcionará de manera más contundente y con otros plazos para adoptarse mejor a esas necesidades.

En esta situación solo se podrá optar entre la acogida o los retornos de migrantes.

Bruselas propone además un procedimiento de controles en las fronteras más exhaustivo que el actual, que acelerará los retornos y a la vez incluirá un mecanismo de control para evitar las devoluciones en caliente.

El paquete presentado hoy incluye ideas nuevas, en particular los llamados “retornos patrocinados”, en los que podrán participar los países que no quieran acoger migrantes pero deseen ayudar en las devoluciones.

Podrá consistir en organizar vuelos de retorno o en llevar a cabo los contactos diplomáticos necesarios para facilitar las devoluciones de migrantes, lo que se llevará a cabo directamente entre los Estados y sin intervención de la Comisión.

En el caso de que el país que se ha ofrecido a ayudar en esos retornos no logre devolver al número de migrantes comprometido, tendrá que acogerlos en su territorio.

La propuesta también incluirá la creación de vías legales de entrada e impulsar los reasentamientos de personas que ya disfrutan de protección internacional pero se encuentran fuera de la Unión Europea.

“He encontrado un compromiso con el que nadie estará del todo contento”, la propuesta “no es lo que España, Polonia o Francia quisieran tener”, dijo la comisaria, que no obstante cree que “tiene posibilidades de llevar a un acuerdo”.

Bruselas opina que las nuevas medidas ayudarán a “equilibrar” los esfuerzos de los Estados miembros en materia migratoria y terminarán con la situación actual, en la que los países “en primera línea”, como España, Italia o Malta, deben hacerse cargo de las solicitudes de asilo de todos los migrantes que entran en su territorio.

La propuesta de Bruselas tiene en consideración la situación migratoria actual, no la de 2015 cuando se produjo la llegada de más de 1,8 millones de migrantes, muchos con derecho a pedir el asilo en la Unión Europea.

Hoy los que llegan son sobre todo migrantes económicos que tienen pocas posibilidades de lograr el asilo y por tanto debe ser devueltos a sus países de origen.

Programa piloto para mejorar la recepción de migrantes en Lesbos

Por otro lado, la CE anunció la creación de un grupo de trabajo junto a las autoridades griegas para poner en marcha un programa piloto con nuevas acciones para mejorar la recepción de migrantes en el campo de Moria, en la isla griega de Lesbos, arrasado por un incendio hace dos semanas.

El vicepresidente de la CE Margaritis Schinas anunció que el grupo de trabajo intentará “solucionar y ayudar con la situación de emergencia” en Lesbos, correrá a cargo de la dirección general de Interior del Ejecutivo comunitario y se implementará junto al Gobierno griego.

“El grupo de trabajo garantizará que la inmigración se gestione de forma eficaz, incluyendo con condiciones de vida adecuadas, mayor certidumbre, procedimientos más rápidos y un reparto de la responsabilidad y de la solidaridad más equilibrado”, explicó.

Schinas, que no dio más detalles sobre cómo, cuándo o con qué financiación se pondrá en marcha el grupo de trabajo, señaló que su creación ha sido el resultado de conversaciones en los últimos días entre Von der Leyen; el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, y la canciller alemana, Angela Merkel.

Cáritas y Oxfam critican el plan de Bruselas

Las organizaciones no gubernamentales Cáritas y Oxfam lamentaron este miércoles que la nueva propuesta de la Comisión Europea para reformar el sistema migratorio europeo “cede a la presión” de algunos países y les dé “la opción de evitar la acogida con la facilitación de las devoluciones”.

“Es bueno que la Comisión Europea trate de unir a los países para lograr cambios significativos pero, en su intento de lograr el consenso, la Comisión ha cedido a la presión de los Estados miembros cuyo único objetivo es reducir el número de personas a las que se garantiza protección en Europa”, señaló en un comunicado la jefa de la oficina europea de Oxfam, Marissa Ryan.

También la secretaria general de Cáritas Europa, Maria Nyman, lamentó que la propuesta permitiría “evitar la acogida mediante la facilitación de los retornos de migrantes” en lugar de ser “justa y predecible”.

“Está por ver si la profundamente necesaria solidaridad intraeuropea se reforzará de forma efectiva para permitir que un número justo de solicitantes de asilo lleguen a los Estados miembros mediante un mecanismo estable de acogida”, apuntó Nyman.

Ambas organizaciones lamentaron que el incendio de hace dos semanas en el campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, no haya influido en los términos de la propuesta de Bruselas, que desde Oxfam advierten “podría replicar la horrible situación que lleva años viviéndose en los centros de registro (‘hotspots’) griegos.

“El incendio ha expuesto la incapacidad de Europa para cumplir con un sistema humano de migración y asilo. Grecia ha violado la ley europea y Europa mira hacia otro lado”, denunció Oxfam.

Desde Cáritas señalaron que “hubieran esperado que la catástrofe de Moria cambiase las políticas que mantienen a los migrantes a las puertas de Europa”, pero que sin embargo “no ha llevado a la CE a (…) prevenir la creación de futuros campos indignos de inmigrantes”.