La Comisión Europea presentará en otoño propuestas para incrementar la diversidad racial entre sus funcionarios

Concentración de apoyo al movimiento "Black Lives Matter" en Londres (Reino Unido). EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- La vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) para Valores y Transparencia, Vera Jourová, dijo este miércoles que esta institución explorará cómo “incrementar la diversidad” racial entre sus propios trabajadores, para lo cual presentará propuestas concretas en otoño.

Jourová explicó que el colegio de comisarios, en su reunión semanal, exploró este miércoles “potenciales vías de acción” para eliminar el racismo y la discriminación en la Unión Europea, entre las que citó un esfuerzo específico para aumentar la diversidad en la Comisión.

En rueda de prensa, Jourová dijo que la CE se plantea usar “herramientas específicas para identificar el origen de la falta de diversidad” y para “responder a esta falta a través de los procesos de selección, formación y la atmósfera de trabajo”.

“Este es solo el inicio del debate, se anunciarán acciones concretas durante el otoño”, dijo la vicepresidenta.

La Comisión Europea presentó en julio de 2017 una estrategia para alcanzar al menos un 40 % de mujeres entre su personal para noviembre de 2019, pero no hizo en ese momento ninguna referencia a la diversidad racial.

La política checa afirmó que “en la Unión no hay lugar para el racismo o ninguna forma de discriminación”, aunque reconoció que será necesario “trabajar más duro para abordar las desigualdades que persisten” y afirmó que la UE tiene un “marco legal potente” en este sentido.

La Comisión explorará también la posibilidad de trabajar en un nuevo plan de acción o marco legal para la igualdad de las minorías raciales y étnicas en Europa o de ser más activa a la hora de “entender y abordar el origen de la discriminación”, trabajando con medios de comunicación entre otros actores sociales.

Durante la ronda de preguntas, el comisario europeo de Justicia, el belga Didier Reynders, fue cuestionado sobre su opinión respecto al debate actual en Bélgica y otros países sobre la presencia de estatuas de personajes históricos considerados racistas en espacios públicos y su progresiva retirada de las calles y plazas.

“No estoy seguro de que esta sea la mejor forma de hacerlo, tener una versión renovada del pasado histórico de un Estado miembro, sino insistir en debatir, investigar y analizar”, dijo Reynders, aunque al mismo tiempo apuntó a que “no sólo se trata de tener memoria del pasado, sino de ir a una situación en la que se mejore el respeto de la diversidad en nuestra sociedad”.

Editado por Miriam Burgués