La Justicia de la UE avala la prisión del sospechoso de la muerte de Maddie McCann

Maddie

Un poster con la fotografía de Madeleine McCann, en Lagos, Portugal, el 12 de mayo de 2007, en una imagen de archivo. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) rechazó este jueves el recurso presentado por Christian B, sospechoso de la muerte de Madeleine McCann, contra su encarcelamiento tras haber sido entregado a Alemania por un juez italiano, en ejecución de una euroorden.

Christian B. fue condenado en Alemania a siete años de cárcel por la violación en 2005 de una mujer de 72 años en Portugal y recurrió la sentencia al estimar que había sido extraditado a su país de origen por un motivo diferente al que motivó su mandato de entrega.

El tribunal europeo considera sin embargo que ello no violó el derecho europeo, dado que el juez italiano dio su consentimiento a que se le juzgara por otros hechos diferentes.

Según dictaminó el tribunal en un procedimiento prejudicial de urgencia, una persona que ha sido entregada a un país en ejecución de una euroorden puede ser privada de libertad por un delito anterior y diferente del que justificó su extradición si se dan una serie de condiciones.

En particular, es necesario que la persona haya abandonado voluntariamente el Estado miembro que emitió la euroorden y que el juez que autoriza la extradición haya dado su consentimiento a la ampliación de las acciones penales contra esa persona.

El Tribunal aclara cómo interpretar el principio de especialidad que se aplica en los procesos de extradición, según el cual el Estado que reclama a una persona solo puede juzgarle por los motivos por los que su extradición fue autorizada.

La sentencia, que no revela la identidad del afectado -confirmada a EFE por fuentes judiciales- explica que se trata de una persona de nacionalidad alemana, procesada en Alemania en tres juicios penales distintos.

En primer lugar, fue condenado en 2011 a una pena de prisión de un año y nueve meses cuya ejecución se suspendió con carácter condicionado.

Más tarde, en 2016, se inició un proceso penal contra la misma persona en Alemania por hechos cometidos en Portugal y como el afectado se encontraba en ese país, la Fiscalía de Hannover emitió una orden de detención europea.

Portugal autorizó la entrega y a continuación la persona fue condenada a un año y tres meses de prisión.

En 2018, la Fiscalía de Flensburgo (Alemania) solicitó a la autoridad de ejecución portuguesa que renunciase a aplicar el principio de especialidad y que diese su consentimiento a la ejecución de la pena impuesta en 2011.

A falta de respuesta del juez portugués, la persona fue puesta en libertad y poco después se trasladó a Holanda y a Italia.

Alemania emitió entonces una nueva euroorden en su contra para ejecutar la sentencia de 2011, lo que motivo la detención del sujeto en Italia, donde la autoridad judicial competente dio su consentimiento a la extradición.

Cuestión prejudicial presentada por los magistrados germanos

Por último, en noviembre de 2018 un tribunal de Alemania dictó una orden de detención para instruir un tercer asunto que implicaba a la misma persona y se refería a hechos cometidos en Portugal en 2005.

La Fiscalía de Brunswick, en Alemania, solicitó al juez italiano que diera también su consentimiento al procesamiento por esos hechos, lo que fue aceptado.

Christian B estuvo en prisión provisional en Alemania de julio de 2019 a febrero de 2020 y fue condenado en 2019 por los hechos cometidos en Portugal en 2005 a una pena de prisión de siete años, que tiene en cuenta la sentencia de 2011.

El afectado recurrió esa sentencia ante un tribunal de Alemania argumentando que la autoridad portuguesa no dio su consentimiento a las acciones penales por los hechos cometidos en Portugal en 2005.

El tribunal germano se dirigió entonces a los jueces europeos para aclarar el asunto.

Para saber más:

Trasfondo del dictamen del TJUE