Los europeos gastan 30.000 millones de euros al año en drogas

Una patrullera de la Guardia Civil sale del puerto de Aldán (Pontevedra) dentro de la operación para remolcar el "narcosubmarino" cargado con tres mil kilos de cocaína y hundido en la madrugada del domingo en la ría de Aldán. [EFE/ Salvador Sas]

Bruselas (EuroEFE).- Los europeos gastan al año al menos 30.000 millones de euros en drogas, lo que les convierte a éstas en la fuente de ingresos más importante del crimen organizado, según el informe 2019 sobre el tráfico de drogas en la UE.

Cerca de cuatro millones de europeos de entre 15 y 64 años han consumido cocaína en el último año, con una producción récord en Latinoamérica que ha provocado la intensificación del tráfico hacia la Unión Europea.

El informe pone de manifiesto que los europeos gastan al año unos 30.000 millones de euros en drogas ilegales, empezando por el cannabis (unos 11.600 millones), seguido a la cocaína (con un mercado estimado de unos 9.100 millones) y la heroína y otros opiáceos (7.400 millones anuales).

El consumo de cocaína se centra en los países del sur y el oeste de Europa pero el mercado da señales de estar ampliándose, según el informe.

En el caso de España, el alto consumo se debe a “la disponibilidad del producto y el hecho de que hay una producción mucho más elevada y muchos más actores involucrados en el tráfico de drogas, lo que crea más oportunidades. También el precio de la cocaína es el más bajo de últimos diez años y la pureza es muy alta”, explicó a Efe Alexis Goosdeel, director del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA).

Las anfetaminas, metaanfetaminas y el MDMA mueven alrededor de al menos un millón de euros anuales, añade el informe, que alerta también sobre las nuevas sustancias psicoactivas (NPS), no sometidas a ningún control y que tienen efectos similares a drogas ilegales como la cocaína, la heroína, el cannabis y el éxtasis.

Cambios en el “modus operandi”

Aparte de las nuevas vías de entrada, ha variado el modelo de operar de las mafias, con cada vez más grupos de delincuencia organizada europeos activos en Latinoamérica.

“Los modos de relación y tránsito de la cocaína han cambiado. Antes se trataba de algunos grandes carteles que controlaban desde Latinoamérica la producción y el encaminamiento de las drogas hasta Europa o Estados Unidos. Hoy (…) hay grupos criminales desde Europa o desde los Balcanes que van directamente a Latinoamérica”, explicó Goosdeel.

Los grupos criminales europeos “van para hablar con los productores o por lo menos para hacer compras de grupo a veces y negociar los precios en el origen. Esto causa también disturbios importantes”, añadió.

Y en paralelo a todos esos cambios, en la UE se dan hoy unos niveles de violencia asociada al tráfico de drogas y de corrupción que hace años no se daban, según constata el informe.

Amberes, principal puerto de entrada de la cocaína

El puerto de Amberes es el principal punto de entrada de la cocaína en la Unión Europea (UE), desplazando a España, según explicó Goosdeel.

“Hoy no es España el primer país en las importaciones de cocaína sino Bélgica. Esto ilustra los cambios en las rutas, de la dinámica del mercado”, señaló Goosdeel, que presentó el informe 2019 sobre el tráfico de drogas en la UE junto con la directora de Europol, Catherine De Bolle y el comisario europeo de Interior, Dimitris Avramópulos.

El director del observatorio europeo dijo a Efe que los traficantes tratan de dar con nuevas vías de entrada al margen de los “grandes puertos”, como Rotterdam (Holanda), que es el primero en comercio de mercancías en Europa.

Por primera vez en Europa los narcotraficantes utilizan un submarino para introducir droga

Vigo (EuroEFE).- Por primera vez se detecta un submarino para introducir droga en Europa. La Guardia Civil ha interceptado este domingo un “narcosubmarino” que ha viajado más de 7.000 kilómetros cargado con 3.000 kilos de cocaína. Dos personas han sido …

En ese puerto holandés, donde transitan más de 35.000 contenedores diarios, el mercado está más automatizado y hay “menos personas que se pueden corromper, por eso “han tratado de encontrar alternativas”, explicó.

Amberes, segundo puerto europeo, tiene “una línea directa para el comercio de frutas entre Latinoamérica y Europa” lo que hace que haya “un movimiento muy rápido de las cargas de los contenedores para entregar las frutas en los mercados nacionales o locales”.

Para las autoridades, la dificultad para tener un control mejor en Amberes “es que se encuentra en una ciudad, es un puerto abierto”, señaló.