El Nobel Haroche advierte de que el “brexit” va a ser “un problema” para la ciencia

Serge Haroche

El premio Nobel de Física 2012 Serge Haroche durante la entrevista con EFE en Valencia en junio de 2019. EFE/Ana Escobar

San Sebastián (EuroEFE).-  El “brexit” va a ser “un problema” para la ciencia, ha destacado el premio Nobel de Física 2012, el francés Serge Haroche, quien ha alertado además de las múltiples “repercusiones” que el cambio climático puede tener en nuestro planeta que, a su juicio, podría conllevar, “en el caso más extremo”, incluso el “peligro de una guerra nuclear”.

Serge Haroche, uno de los siete premios Nobel que participarán desde este lunes en el congreso científico “Passion for Knowledge” (P4K), que se celebrará hasta el próximo 5 de octubre en San Sebastián, ha puesto de relieve, en una entrevista concedida a EFE,  que como la actualidad “vivimos en una sociedad global en la que no hay fronteras”, existe “mucho miedo entre la gente por no sentirse segura en un entorno más pequeño”.

“Hay una necesidad de un entorno casi tribal y de sentirse arropado por un entorno propio”, ha descrito.

Un contexto que choca con la ciencia que, según ha comentado, “es algo global por naturaleza porque no tiene fronteras” y tal vez por ello puede “dar algo de miedo en ese aspecto”.

Como ejemplo de esta situación ha mencionado un “Brexit” en el que, aunque los británicos “saben que va a tener consecuencias que pueden ser dañinas para la población”, constituye “una manera de cerrarse y alimentarse de unas ideas que les hacen sentirse más seguros”.

Haroche alerta de una posible guerra nuclear por el cambio  climático

Haroche ha subrayado su preocupación por la situación de emergencia climática que vive la humanidad, en su opinión, uno de los “mayores retos” a los que nos enfrentaremos en los próximos años.”La ciencia está basada en la comunicación y en el intercambio de personas, por lo tanto el ‘Brexit’ va a ser un problema para la ciencia”, ha indicado el científico francés, quien ha desvelado también que muchos de sus colegas británicos “están muy asustados por la incertidumbre que tienen delante”.

“Es un desafío muy grande porque va a suponer un cambio de las condiciones en las que vivimos, no sólo los humanos sino también toda la biodiversidad en la que está la base de nuestra vida”, ha descrito el científico francés, quien también ha llamado la atención sobre las “repercusiones” que podrían darse “en otros ámbitos de la vida”.

“Si cambian las condiciones ambientales puede haber contiendas y conflictos por el aprovechamiento del agua y de otros recursos naturales y en el caso más extremo el peligro de una guerra nuclear”, ha sentenciado.

“La ciencia -ha añadido- puede hacer un diagnóstico de lo que está pasando y explicarnos lo que está sucediendo pero el problema es que a nivel político no se la está escuchando”.

A su entender, los científicos pueden aportar algunas “soluciones” para luchar contra el cambio climático como “controlar la producción de CO2” o investigar “cómo almacenarlo y retirarlo de la atmósfera”, además de trabajar en el campo de las “energías limpias”, si bien “lo más importante es que sean escuchados a nivel político”.

“Muchos políticos -ha agregado- dicen que escuchan pero tienen una agenda que hace que a veces no resulte conveniente poner en acción lo que es necesario”.

Ha lamentado también las “falsas noticias” y “teorías de la conspiración” que se están produciendo en distintos ámbitos, como las impulsadas por los movimientos antivacunas o los negacionistas del cambio climático que, a su entender, están siendo utilizadas para “atacar” a la ciencia.

Ante esta situación, Haroche considera que la ciencia debe “contraatacar” explicando las formas de trabajo del “método científico” para “avanzar y progresar” y enseñar que “el conocimiento acumulado por la humanidad se aplica en avances tecnológicos que son útiles en la vida cotidiana”, mientras que las teorías de la conspiración “no sólo hacen daño sino que no aportan nada”.

A su juicio, sólo se podrán afrontar desafíos como la lucha contra las epidemias y el hambre en el mundo “si nos basamos en un conocimiento y en una forma de pensar racional y no irracional”. “Si prevalece la actitud irracional de afrontar los problemas, la ciencia no va a poder dar respuesta a los retos actuales”, ha sentenciado.

“Passion for Knowledge”, entre los mejores festivales científicos del mundo

Cuatro ediciones han bastado a “Passion for Knowledge” (P4K) para situarse entre los mejores festivales de divulgación científica del mundo, una opinión generalizada entre los ponentes, muchos de ellos destacados Premios Nobel, que acuden a San Sebastián para participar en sus sesiones.

Pedro Miguel Etxenike presidente del Donostia International Phisycs Center (DIPC), organizador del evento, y su director, Ricardo Díez Muiño, han hecho esta revelación durante la presentación de la edición 2019 de este reconocido festival, que volverá a convertir a Donostia en la capital europea de la ciencia entre el próximo 30 de septiembre y el 5 de octubre.

“Que ‘Passion for Knowledge’ es uno de los mejores festivales de divulgación científica internacionales es la idea que nos han transmitido los ponentes que han venido en años anteriores”, ha explicado Díez Muiño, quien ha puesto como ejemplo las palabras que el director del Jardín Botánico de la Universidad de Harvard, William Friedman, dedicó en este sentido a la cita donostiarra.

Pedro Miguel Etxenike ha recordado, por su parte, las alabanzas dirigidas al P4K por Archibald Howie (exdirector de los laboratorios Cavendis de la Universidad de Cambridge “un sitio emblemático de la ciencia europea”), “impresionado” por la “implicación” de la ciudad y de su “sistema educativo” en esta cita, y que es algo que, a su entender, no tiene “ningún otro festival” de estas características en el mundo.

En su edición de 2019, el P4K se prolongará seis jornadas, una más que en años anteriores, con distintos eventos repartidos entre San Sebastián, Bergara (Gipuzkoa), Bilbao y Pamplona, y contará con la participación de siete Premios Nobel, entre ellos el estadounidense Barry Barish (Física 2017), una figura “clave” en la detección de las ondas gravitacionales.

El francés Claude Cohen-Tannoudji, “el físico que jugaba a atrapar átomos con luz láser” (Premio Nobel de Física 1997); y sus compatriotas Albert Fert, distinguido con el mismo premio en 2007 por descubrir la “magnetorresistencia gigante (GMR)”; y Serge Haroche, quien lo recibió en 2012 por probar la mecánica cuántica en la realidad del laboratorio, serán otros de los participantes en el P4K.

Al festival donostiarra acudirán asimismo tres Premios Nobel de Química: el norteamericano Dudley Herschbach (1986); el francés Jean-Marie Lehn (1987), calificado como el “padre de la química supremolecular”; y el también galo Jean-Pierre Sauvage (2016), creador de “máquinas moleculares” como los “nanorobots”.

Junto a ellos, también estarán presentes en “Passion for Knowledge” otros expertos de talla mundial que han protagonizado algunos de los descubrimientos científicos más relevantes en los últimos años, como la paleoantropóloga española María Martinón-Torres, directora del Centro Nacional de Investigación Humana (CENIEH), cuyo trabajo en China “ha puesto en duda las teorías sobre la cronología de la primera expansión de nuestra especie fuera de África”.

La astrofísica británica Dame Jocelyn Bell Burnell, descubridora del púlsar; el experto en física teórica del instituto alemán Max Planck Juan Igancio Cirac; los botánicos norteamericanos Pamela Diggle y William Friedman, y el físico Christophe Roseel del centro de investigación de IBM en Suiza, también tomarán parte en las sesiones de este festival, entre otras autoridades científicas.

Como cada año, además de las conferencias plenarias, el P4K programará otras actividades como el tributo que rendirá en Bergara a los hermanos Elhuyar, descubridores del wolframio, coincidiendo con la celebración del Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos.

La sección “Bertso Passion” será otro de los atractivos de esta edición, que tratará de “entrelazar” la singular mirada de los científicos con el ingenio de las rimas cantadas de los bertsolaris Maialen Lujanbio, Andoni Egaña y Amets Arzalluz.

Los ya tradicionales encuentros entre estudiantes e investigadores de primera línea compartirán programa en el P4K con las sesiones de Naukas Passion, en las que tomarán parte “lo divulgadores más conocidos” de España, y con el minifestival de ciencia para niños Passion Txiki.

La exposición Creativium, la escuela de verano para jóvenes investigadores “Dynapeutics”, y distintas actividades de formación para doctorandos completarán la programación de “Passion for Knolewdge” que mantendrá en 2019 su carácter “abierto” a los ciudadanos y que espera movilizar este año a cerca de 10.000 personas.

Editado por Catalina Guerrero

Para saber más: 

► “Passion for Knowledge” (P4K)