Areilza: el Reino Unido había conseguido todos sus objetivos en la UE

La sede de Esade en Madrid. [EFE/Foto cedida por Esade]

Madrid (EuroEFE).- Los británicos habían conseguido todos sus objetivos estratégicos en la Unión Europea (UE). Por culpa del “brexit” y del referéndum no van a poder celebrar la fiesta que podían haber celebrado y a cambio se han metido “en un laberinto del que les va a costar mucho salir”.

Estas son, a juicio de José María de Areilza, profesor de Esade y titular de la Cátedra Jean Moneet-Esade, dos de los tres grandes rasgos del “brexit”. El tercer es, a su juicio, que “hay que hacer una estatua a Theresa May en el centro de Bruselas, porque nos ha mostrado lo que cuesta salir de la UE: ha sido argamasa y no dinamita”.

El “brexit” y específicamente el acuerdo firmado entre la UE y el actual primer ministro británico, Boris Johnson, ha sido el objeto de un debate celebrado este jueves en Esade, en el han participado también Salomé Santos, abogada especialista en Derecho Europeo y Derecho de la Competencia; y José Ramón Iturriaga, socio de Abante Asesores.

Manifestación contraria al “brexit” en Londres. EFE/EPA/HOLLIE ADAMS [EFE/EPA/HOLLIE ADAMS]

Según Areilza, el acuerdo de Johnson es peor que el de Theresa May. Retoma todos los preceptos de éste pero modifica dos artículos, los relacionados con la frontera irlandesa, que lo que consigue es “debilitar la integridad territorial británica” por culpa de la frontera que se establece en el Mar de Irlanda.

“Lo importante -la relación permanente- queda por negociar, aunque lo hará desde una posición más débil porque negociará desde fuera”, dijo Areilza.

Salomé Santos expuso la contradicción del Reino Unido de querer “un acuerdo preferencial de comercio con el Reino Unido y negociar, al mismo tiempo, acuerdos comerciales con terceros países sin tener en cuenta sus intereses”. “Desde el minuto 1 la UE dijo que eso no era tan fácil”, dijo.

Según Santos, el comercio entre la UE y el Reino Unido va a ser “más difícil” porque implicará diferencias aduaneras y regulatorias. Y será menos beneficioso para el Reino Unido por las divergencias regulatorias, que en la UE son de muy alto nivel.

Los acuerdos comerciales “postbrexit” que en el futuro pueda negociar Reino Unido es muy difícil que “puedan ser mejores” que los que ahora mantiene como Estado miembro. “Puede que tenga que aceptar estándares de seguridad y calidad menores, con lo que los finalmente serán más perjudicas serán los consumidores del Reino Unido”.

Imagen de archivo: Trabajadores de la “City” de Londres pasan junto a un periódico en cuya portada se puede leer “Freefall” (“Caída libre”), en el exterior de la sede de la Bolsa de Londres. EFE/Andy Rain

Desde el punto de vista de los mercados, José Ramón Iturriaga ha dicho que estos “se han empeñado en conceder más posibilidades al brexit duro que realmente el que tenía”, tal vez por “la influencia del mundo anglosajón en los mercados financieros”.

“Desde el punto de vista económico el tiro en el pie ya se lo han pegado”, dijo Iturriaga, como ha sido “pegarse un tiro en el pie” perder la condición de “hub” financiero.

La City -centro financiero londinense- representa el 11 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del Reino Unido: “perder el pasaporte europeo hace que los domicilios fiscales de bancos y empresas se muevan al resto de Europa”.

“Eso no se arregla de ninguna manera desde el punto de vista fiscal”, dijo Iturriaga, al referirse a la posibilidad de que un Reino Unido fuera de la UE practique una política fiscal laxa frente a la que tiene la práctica totalidad de la UE.

Salomé Santos remachó: “si se produjera esa política fiscal y se rompiera el ‘fair play’ en este ámbito, eso complicaría aún más el futuro de los flujos comerciales”.