Campaña para parar el ‘brexit’ en Escocia

Nicola Sturgeon

El líder del SNP Nicola Sturgeon durante el lanzamiento del Manifiesto SNP en Glasgow, Gran Bretaña, el 27 de noviembre de 2019. Los británicos van a las urnas el 12 de diciembre en una elección general el 12 de diciembre. EFE / EPA / Robert Perry

Edimburgo (Reino Unido) (EuroEFE).- La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, arremetió este martes contra el primer ministro británico, Boris Johnson, al afirmar que no está “capacitado para el cargo” y que solo una victoria en Escocia de su formación, el Partido Nacionalista Escocés (SNP), puede evitar el “brexit”.

Durante un acto celebrado en Glasgow para presentar el programa electoral de las elecciones del 12 de diciembre, la líder nacionalista situó al jefe del Ejecutivo como blanco de sus ataques.

“La realidad del control de Westminster sobre Escocia es esta: un gobierno derechista ‘tory’ (conservador) por el que Escocia no votó y un primer ministro, Boris Johnson, que es peligroso y no apto para el cargo”, señaló Sturgeon.

Consciente del debilitamiento que las encuestas atribuyen al Partido Laborista en Escocia, el SNP intuye que muchas de las circunscripciones de la región se disputarán entre ellos y los conservadores, a quienes les enfrenta la cuestión sobre un posible segundo referéndum de independencia.

Johnson rechaza un nuevo referéndum escocés 

Johnson ha prometido que si revalida su cargo rechazará “sin negociación” cualquier petición del Gobierno escocés en relación con una nueva consulta, con el argumento de que los ciudadanos ya eligieron en 2014 seguir formando parte del Reino Unido.

Las encuestas dan como vencedores a los conservadores con una intención de voto que ronda el 40 %, lo que, de cumplirse, es probable que tensione las ya complicadas relaciones entre los dos gobiernos.

A eso se añade la impopularidad de Johnson en Escocia, ya que para muchos representa la esencia más intransigente y centralista de su formación.

Para Sturgeon, que quiere que el plebiscito se celebre en 2020, se trata de una cuestión democrática a la que, según ha dicho, el Gobierno británico tendrá muy difícil oponerse si, como predicen los sondeos, el SNP, que ahora cuenta con 35 diputados, consigue más de 50 de los 59 escaños reservados a las circunscripciones escocesas.

“Un voto para el SNP el 12 de diciembre es un voto para escapar del ‘brexit’, es un voto para poner el futuro de Escocia en manos de los escoceses y es un voto para privar al Partido Conservador de Boris Johnson de una mayoría”, señaló la líder nacionalista.

Este es el objetivo del SNP, convertirse en la llave del próximo gobierno británico y poder negociar la convocatoria de un nuevo referéndum de independencia del Reino Unido, en especial si los laboristas (que se sitúan en segunda posición con un 29 %) consiguen ser el partido más votado.

Su líder, Jeremy Corbyn, no ha descartado acceder a negociar una consulta, que, según ha dicho, podría producirse en la segunda parte de una hipotética legislatura.

Desde que la salida del país de la Unión Europea (UE) triunfó en el referéndum de 2016, el SNP ha reabierto el debate para que se vuelva a votar sobre la independencia de Escocia, argumentando que la región apoyó mayoritariamente (62 %) la permanencia en el club comunitario.

El objetivo de Sturgeon es que la nueva consulta, para la que es imprescindible el permiso del Ejecutivo británico, se celebre en 2020, de modo que una eventual Escocia independiente pudiese adherirse a la UE, después de que el Reino Unido la abandone previsiblemente el próximo 31 de enero.

“Parar el ‘brexit'” es también una de las propuestas del SNP, que apuesta además por que se celebre un segundo referéndum sobre la permanencia en el club comunitario.