Conservadores y laboristas británicos apuestan por un agresivo aumento del gasto público

Boris

El primer ministro británico, Boris Johnson, habla fuera de Downing Street después de celebrar una audiencia con la reina Isabel II para conmemorar la disolución formal del Parlamento antes de las elecciones generales del 12 de diciembre en Londres, el 6 de noviembre de 2019 (Reino Unido, Londres) EFE / EPA / FACUNDO ARRIZABALAGA

Londres (EuroEFE).- Los dos principales partidos británicos, el Conservador y el Laborista, apostaron este jueves por elevar la inversión pública en la siguiente legislatura hasta niveles que no se han mantenido de manera continuada en el Reino Unido desde la década de 1970.

En el arranque de la campaña electoral de cara a los comicios del 12 de diciembre, el ministro de Finanzas, el conservador Sajid Javid, anunció una “nueva era económica” en la que prevé incrementar el gasto del sector público en 22.000 millones de libras (25.400 millones de euros) al año.

En los próximos cinco años, que previsiblemente serán los primeros del Reino Unido fuera de la Unión Europea (UE), las inversiones en proyectos como carreteras y hospitales podrán alcanzar el 3 % del PIB, según sus proyecciones, comparado con el 1,8 % que se ha registrado de media en los últimos años.

“Con este nuevo plan para una nueva era económica, verdaderamente creo que la década de 2020 será la mejor que ha vivido hasta ahora el Reino Unido”, dijo Javid en un discurso que pronunció en un hangar en Manchester (norte Inglaterra), bajo un antiguo Concorde, el avión supersónico que estuvo en servicio entre 1976 y 2003.

El portavoz económico de la oposición laborista, John McDonnell, desplegó por su parte un programa aún más ambicioso, con una inversión adicional de 55.000 millones de libras (63.600 millones de euros) anuales.

El laborismo aspira a materializar “un cambio irreversible en el balance de poder y riqueza en favor de la gente trabajadora”, dijo McDonnell.

“Eso significa cambio, cambio real, y significa acometer inversiones a una escala nunca vista en este país”, agregó.

LA OPINIÓN DE LAS EMPRESAS

La patronal británica CBI (Confederación de la Industria Británica) dio la bienvenida a los planes de ambos partidos con cierta cautela.

“La ambición laborista de erradicar las desigualdades regionales y mejorar nuestras redes (de transporte) para reducir las emisiones son objetivos compartidos por las empresas. Las nuevas normas fiscales de los conservadores permitirían aumentar la capacidad para modernizar nuestra infraestructura”, señaló el organismo.

Con todo, la patronal advirtió de que el aumento de las inversiones debe ser planteado de manera “responsable y sostenible” y agregó que espera conocer “más detalles” sobre cómo piensan sufragar ese gasto adicional.

“La escala del cambio en inversiones que proponen tanto los laboristas como los conservadores es dramática. La historia sugiere que aumentar la inversión incluso al nivel que proponen los conservadores sería un objetivo difícil”, apuntó por su parte el director del Instituto de Estudios Fiscales (IFS), Paul Johnson.

Conservadores y laboristas prevén publicar en los próximos días sus programas electorales, en los que se espera que detallen los pormenores de sus planes económicos.

EL “BREXIT”, OMNIPRESENTE EN LA CAMPAÑA

La campaña británica avanza en base a dos ejes claros. Por un lado, los partidos tratan de captar el voto con planes de inversión y propuestas sociales. Al mismo tiempo, el “brexit” continúa presente en la mayoría de sus mensajes.

El primer ministro, el conservador Boris Johnson, visitó hoy Escocia, una región que votó mayoritariamente por mantenerse en la Unión Europea en el referéndum de 2016 y en cuyas circunscripciones los “tories” se arriesgan a perder buena parte de sus diputados.

Johnson desgranó allí los planes económicos de su partido y recalcó que el mayor problema que afrontan las finanzas británicas es la “incertidumbre” que genera la falta de avances en el proceso de salida de la UE, por lo que llamó a confiar en él para materializar el “brexit” en enero y “unir al país”.

PACTO ENTRE LA OPOSICIÓN

Tres de los partidos que defienden la permanencia del Reino Unido en la UE sellaron hoy un pacto para no competir entre ellos en 60 circunscripciones de Inglaterra y Gales, de entre las 650 en las que está dividido el país.

El Partido Liberal Demócrata, el nacionalista galés Plaid Cymru y el Partido Verde han acordado que pondrán las “políticas partidistas a un lado” a fin de favorecer la elección de candidatos que promueven dar marcha atrás al divorcio con la UE.

El Partido Nacionalista Escocés (SNP) defiende asimismo la permanencia en el bloque comunitario, mientras que el Partido Laborista apuesta por negociar un nuevo pacto de salida con Bruselas y someterlo a un segundo referéndum, aunque no define por cuál de los dos bandos haría campaña en una eventual consulta.