El Brexit trasciende a sus protagonistas y su final dirá mucho del futuro que nos espera

Debate sobre el Brexit y sus posibles consecuencias para Europa y España celebrado el 10 de marzo de 2020 en la Fundación Botín (Madrid). Foto cedida por Real Instituto Elcano

Madrid (EuroEFE).- El Brexit trasciende a sus protagonistas principales, la Unión Europea (UE) y el Reino Unido, y su desenlace final con o sin acuerdo sobre la futura relación entre ambas partes dirá mucho del futuro que nos espera y de cómo ha cambiado el mundo en la última década.

Es una reflexión compartida por los participantes de un debate sobre el Brexit y sus posibles consecuencias para Europa y España organizado por el Real Instituto Elcano y la Fundación Botín, y celebrado este martes en Madrid.

El embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliott, ha dicho que no se puede negar que abandonar el mercado único tendrá “consecuencias” y que Londres sabe que no puede tener fuera “más” de lo que tenía formando parte de la Unión.

Elliott ha enfatizado que, aunque se haya entrado en una fase de la negociación en la que el “componente económico es importante”, no se debe olvidar que abandonar la UE es una cuestión “política” cuya clave es lograr “autonomía en la toma de decisiones” después del periodo transitorio que concluirá, en principio, a finales de año.

Según el embajador, ese periodo transitorio “no es cómodo” para el Reino Unido y, por ello, en Londres “no hay ninguna voluntad” de extenderlo.

“Estamos plenamente preparados” para que las negociaciones sobre la nueva relación bilateral, cuya primera ronda se celebró la semana pasada en Bruselas, “avancen al ritmo necesario”, ha comentado Elliott al recordar que el Reino Unido quiere un acuerdo de libre comercio “amplio y ambicioso”.

 

“Tenemos mucho en común, no cambian nuestros intereses fundamentales como países”, ha subrayado al detallar que las prioridades geopolíticas del Reino Unido siguen alineadas con las de la UE, al igual que los “valores”.

Además, Londres busca seguir siendo un “socio clave” de Bruselas, porque quiere que la UE “tenga éxito”, no que fracase, de acuerdo con Elliott.

Con respecto a las relaciones bilaterales entre el Reino Unido y España, el embajador ha explicado que, al preguntarse “qué depende del marco institucional de la UE y qué no”, uno ve que hay “muchas cosas que no dependen” de él, como los “atractivos” que ofrece Londres a la inversión extranjera.

Por su parte, la economista Belén Romana, consejera del Grupo Santander y de Aviva plc., y presidenta de Digital Future Society, ha destacado la “muy profunda” relación existente entre el Reino Unido y España, y que “lo importante es mantenerla en las mejores condiciones posibles” tras el Brexit.

Y en cuanto al acuerdo que negocian Bruselas y Londres, a su juicio en materia de servicios financieros la clave es conseguir la “equivalencia”.

Lo complicado, por otro lado, será consensuar “el procedimiento de resolución de conflictos”, que tiene “una carga política que para los británicos es muy importante”, según Romana.

 

La UE “ha sido hasta ahora muy discreta, ha mantenido un perfil muy técnico” en la aproximación a la negociación y, en su opinión, debería seguir por ese camino.

Romana ha anotado que, en un “mundo de titanes” donde la demografía ha llevado a un cambio de equilibrios “clarísimo” y que avanza hacia “la regionalización del comercio”, la UE “tiene que ser inteligente para hacer uso de sus fortalezas” y el Reino Unido tendrá que hacer lo mismo por su cuenta.

Está claro que el Reino Unido “tenía más poder de negociación que el que tendrá ahora”, de acuerdo con Federico Steinberg, investigador principal del Elcano y que ha matizado, no obstante, que el país sigue siendo una potencia en tecnología financiera gracias a la City londinense.

El Brexit “económicamente es una mala idea, se mire por donde se mire, y más ahora con la crisis del coronavirus”, ha indicado Steinberg al alertar de que la cuestión es “a qué nivel de renta per cápita” puede “sobrevivir” la economía británica sin acuerdos con la UE o Estados Unidos.

 

En su opinión, las negociaciones entre Bruselas y Londres van a estar abiertas “hasta el final”, pero es posible un desenlace positivo con un “acuerdo de cero aranceles”, sin visados y con cierto acceso pesquero.

A la periodista de TVE Anna Bosch, que fue corresponsal en Londres, le preocupa como observadora que en el Reino Unido las negociaciones con la UE se están narrando como algo “unilateral”, y no solo lo están haciendo los conservadores más radicales, sino también la prensa.

Y, por otro lado, no hay que caer en la “autocomplacencia”, porque a veces se olvida que “todos salimos debilitados” con el Brexit y “no está claro que la UE esté siendo muy consciente, parece envejecida y adormilada”, ha subrayado Bosch.