El Parlamento norirlandés pide a Johnson una extensión del Brexit

Carteles indicativos instalados en una carretera en la localidad norirlandesa de Forkhill, fronteriza con la República de Irlanda. [EFE/Javier Etxezarreta]

Dublín (EuroEFE).- El Parlamento de Irlanda del Norte ha pedido al primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, que solicite una extensión del periodo de transición del Brexit para que la provincia británica pueda afrontar este divorcio sin la presión que ejerce ahora la crisis del coronavirus.

Fuentes oficiales confirmaron este miércoles que la Asamblea norirlandesa aprobó en una votación celebrada la pasada noche una moción no vinculante sobre esta cuestión, gracias al apoyo de los partidos nacionalistas-católicos, los verdes y socialdemócratas.

En el bando opuesto, las dos grandes formaciones protestantes, el mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) y el Partido Unionista del Ulster (UUP, cuarta fuerza regional), rechazaron cualquier extensión del periodo de transición del Brexit, que concluye el próximo 31 de diciembre.

Posibles vías para ganar tiempo en la envenenada negociación del Brexit

Londres (EuroEFE).- La falta de acuerdo en cuestiones clave y la parálisis por el coronavirus mantienen bloqueada la negociación del Brexit entre Londres y Bruselas, mientras los expertos exploran posibles vías legales y políticas para ganar tiempo y evitar una …

Londres y Bruselas han retomado sus negociaciones para tratar de alcanzar un acuerdo sobre su futura relación comercial tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), sin que de momento haya señales que indiquen que las partes estén cerca de un pacto.

Johnson ha recalcado que no tiene intención de solicitar una extensión del periodo de transición del Brexit antes del próximo 1 de julio, la fecha límite oficial para presentar esa petición, lo que ha avivado, además, los temores de que su Gobierno abandone el bloque sin un acuerdo.

Por ello, el Parlamento de Belfast, con 50 votos a favor y 38 en contra, aprobó la citada moción, que advierte de que la región no está preparada siquiera para hacer frente a los nuevos controles aduaneros que se impondrían con un Brexit ordenado a partir del próximo enero, debido a los “enormes desafíos” que presenta la crisis de la COVID-19.

El impulsor de la moción, Matthew O’Toole, del nacionalista Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP), ha recordado que, aunque el texto no es vinculante, Irlanda del Norte, a diferencia de las otras regiones británicas -como Escocia o Gales-, está “reconocida de manera única en el Acuerdo de Salida”.

Asimismo, ha subrayado que la Asamblea norirlandesa tiene un “papel clave” en la aplicación del llamado “Protocolo Irlandés”, diseñado para mantener abierta la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda después de este divorcio, pues se considera que es clave para la economía de toda la isla y su proceso de paz.

En ese escenario y a efectos de entrada de bienes en el mercado interior comunitario, la futura divisoria entre el Reino Unido y la UE se situaría en el Mar de Irlanda, entre Gran Bretaña (Escocia, Gales e Inglaterra) e Irlanda del Norte.

Los partidos unionistas norirlandeses han advertido de que esa solución podría crear una frontera internacional dentro del Reino Unido, lo que ven como una amenaza para los lazos constitucionales y económicos de la región con el resto del país.

En este sentido, Londres ha reconocido que “será necesario” efectuar “algunos controles”, en su mayoría de “manera electrónica”, para los productos agroalimentarios que pasen de Gran Bretaña a la isla de Irlanda, pues sus dos jurisdicciones (norte y sur) constituyen una “unidad epidemiológica única”.

En opinión de O’Toole, las empresas norirlandesas no están listas ni disponen del tiempo necesario para adoptar los “nuevos sistemas informáticos, los controles reguladores o los cambios en el IVA”.