Parlamento británico reanuda sus sesiones tras el cierre “ilegal” de Johnson

Un grupo de manifestantes celebra la sentencia en las puertas del Tribunal Supremo británico [EFE/EPA/NEIL HALL]

Londres (EuroEFE).- El Parlamento británico reanuda sus sesiones después de que el Tribunal Supremo, máxima instancia judicial del Reino Unido, declarase “ilegal” la suspensión de las cámaras dispuesta por Boris Johnson antes del “brexit”.

En un fallo histórico por unanimidad, la presidenta del Tribunal Supremo, Brenda Hale, afirmó que la suspensión de las cámaras, adoptada por el líder “tory” el pasado agosto, fue “nula” y queda “sin efecto”.

Los once jueces de la máxima instancia judicial de este país tenían que examinar dos recursos diferentes: el de la Corte de Apelación de Escocia, que consideró ilegal la medida adoptada por el jefe de Gobierno, y la del Tribunal Superior de Londres, que determinó que la cuestión era competencia política.

El panel de magistrados valoró que el asesoramiento de Johnson a la reina Isabel II, jefa de Estado, para proceder al cierre parlamentario -del 9 de septiembre hasta el 14 de octubre, poco antes del “brexit”- no se ajustó a la legalidad pues perseguía “frustrar o impedir” que el Parlamento desempeñara sus “funciones constitucionales”.

Manifestantes “remainers” en la puesta del Tribunal Supremo. EFE/EPA/NEIL HALL

“Este tribunal concluye que la decisión de aconsejar a Su Majestad que suspendiera el Parlamento fue ilegal porque tenía el efecto de frustrar o impedir la capacidad del Parlamento de llevar a cabo sus funciones constitucionales sin una justificación razonable”, afirmó Hale.

Las dos cámaras de Westminster quedaron clausuradas al término de las sesiones del pasado 9 de septiembre hasta el 14 de octubre, cuando estaba previsto que la reina Isabel II inaugurase un nuevo curso parlamentario al leer la nueva agenda del Gobierno de Johnson.

El Parlamento tiene derecho a tener voz en el “brexit”

Al leer su dictamen, la presidenta del Supremo subrayó que esta suspensión prolongada de la democracia parlamentaria se produjo en unas circunstancias bastante excepcionales: el cambio fundamental que iba a producirse en la Constitución del Reino Unido el 31 de octubre, fecha prevista para la salida de la Unión Europea (UE).

“El Parlamento, y en particular la Cámara de los Comunes como representantes electos de los ciudadanos, tienen el derecho a tener voz en cómo se produce ese cambio. El efecto sobre los fundamentos de nuestra democracia fue extremo”, remarcó con dureza la jueza.

Bercow anuncia que las sesiones se reanudan el miércoles

El presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, ha dado instrucciones para que el Parlamento reanude el miércoles sus sesiones.

“Doy la bienvenida al fallo del Tribunal Supremo de que la suspensión del Parlamento fue ilegal. Los jueces han rechazado la afirmación del Gobierno de que cerrar el Parlamento durante cinco semanas era simplemente una práctica normal a fin de permitir un nuevo discurso de la Reina (programa del Ejecutivo)”, añadió.

Johnson dice que respetará la sentencia del Tribunal, pero que ejecutará el “brexit” el 31 de octubre

El primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó en declaraciones a la BBC que su Gobierno “respetará” el fallo del Tribunal Supremo que consideró “ilegal” su decisión de suspender el Parlamento y que éste se “reanudará”.

El político conservador, que se mostró “en profundo desacuerdo” con el histórico veredicto de la máxima instancia judicial del país, se encuentra en Nueva York, donde participa en una reunión de la Asamblea General de la ONU.

“Obviamente es un veredicto que respetaremos, respetaremos el proceso judicial”, aseguró el líder tory al ser preguntado por el inequívoco dictamen.

Johnson opinó que no consideraba que la decisión de esa corte británica fuera “la correcta” pero que, “por supuesto, el Parlamento regresará y eso lo respetaremos”.

“Lo importante es que continuemos y ejecutemos el ‘brexit’ el 31 de octubre”, agregó Boris Johnson, que aseguró que “hay muchísimas personas que quieren evitar que este país salga de la UE”.

“El Reino Unido abandonará la UE el 31 de octubre, pase lo que pase”, insistió Johnson, y recalcó que lo importante es obtener un buen acuerdo de retirada con Bruselas, aunque opinó que el dictamen del Supremo “no facilita” la obtención de ese pacto con los 27.

Corbyn pide la marcha de Johnson y reclama elecciones

Mientras, el líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, pidió la dimisión de Johnson y reclamó celebrar elecciones generales “tan pronto” como quede descartado un “brexit” duro el 31 de octubre. Corbyn adelantó su discurso ante el congreso anual de su formación en Brighton (sur de Inglaterra) a fin de participar mañana en la reanudación del Parlamento, después de que el Tribunal Supremo declarara ilegal la suspensión de las cámaras decretada el pasado agosto por el jefe del Gobierno.

El líder de la oposición aprovechó su intervención para condenar el legado de su rival conservador y posicionarse como futuro primer ministro, al subrayar los radicales proyectos económicos y sociales que aplicaría el laborismo si llegara al poder en unas posibles elecciones anticipadas.

En su discurso ante los militantes, Corbyn insistió en que Johnson “no es apto” para gobernar y debería dejar el cargo, con lo que se convertiría, dijo, en el primer ministro “con el mandato más corto de la historia”. “Esta crisis solo puede resolverse con unas elecciones generales”, afirmó el socialdemócrata, que recordó no obstante que su prioridad y la de la mayoría del Parlamento es evitar, mediante maniobras legislativas, que el país salga del bloque europeo sin pacto.

La activista Ginna Miller lee la sentencia del Tribunal Supremo. EFE/EPA/Neil Hall

Durante este proceso judicial, los demandantes reprocharon a Johnson que obrara siguiendo una estrategia con la que impedir al Parlamento bloquear sus planes sobre una retirada sin acuerdo de la UE.

En el proceso presentado por la activista anti “brexit” Gina Miller, secundado por el ex primer ministro conservador John Major, se alegó que la duración excepcional del periodo de suspensión era, en este caso, una “clara prueba de que el motivo del primer ministro era silenciar al Parlamento” al verlo como un “obstáculo” para avanzar hacia sus objetivos políticos.

Frente a esta querella (presentada ante el Tribunal Superior y recurrida ante el Supremo por Miller), la defensa de Johnson mantuvo que la suspensión de las cámaras es una prerrogativa y que la clausura de las cámaras era una decisión “inherente y fundamentalmente política por naturaleza” sobre las que no debería interferir la Justicia.
En cuanto al segundo caso, en Escocia, un grupo de 75 parlamentarios, encabezados por la diputada del Partido Nacionalista Escocés (SNP) Joanna Cherry, alegó que la suspensión parlamentaria respondió a “motivos espúreos” destinados a evitar el escrutinio de las cámaras.

Sturgeon: es una decisión histórica

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, calificó hoy de “histórica” la decisión del Tribunal Supremo del Reino Unido que sentenció como “ilegal” la decisión del Gobierno de Boris Johnson de suspender el Parlamento británico hasta pocas fechas antes de la salida del país de la Unión Europea (UE).

“El dictamen del Tribunal Supremo, que defiende la sentencia del Tribunal de Sesiones de Escocia, es de proporciones verdaderamente históricas. La prórroga del Parlamento por parte de Boris Johnson fue ilegal y ha quedado sin efecto”, escribió Sturgeon en Twitter.
En otro mensaje en la misma red social, la dirigente nacionalista colgó una fotografía en que aparece junto a varios de sus ministros para ilustrar como estaba siguiendo la lectura de la sentencia desde su residencia oficial de Bute House en Edimburgo.

Para saber más:

Página del Parlamento británico