Farage le deja la vía libre a Johnson para facilitar el “brexit”

El líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, come "chips". [EFE/EPA/PETER POWELL .]

Londres (EuroEFE).- El líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, le deja la vía libre al primer ministro británico, Boris Johnson, para facilitar el “brexit” tras las elecciones del 12 de diciembre. No competirá con los conservadores en las circunscripciones donde éstos tienen ganado un escaño.

Una decisión que se produjo el mismo día en que la Oficina nacional de estadística (ONS) informó de que, con un crecimiento interanual del 1 %, la economía del Reino Unido avanza a su ritmo más bajo desde hace casi una década, lastrada por el “brexit” y la ralentización global.

En un mitin en la localidad de Hartlepool, en el norte de Inglaterra, el político antiinmigración y antieuropeo dijo que su agrupación no le disputará a Johnson estos escaños que los “tories” habían ganado en los últimos comicios generales.

En cambio, Farage adelantó que concentrará sus esfuerzos en las circunscripciones que el Partido Laborista, primero de la oposición británica y liderado por Jeremy Corbyn, obtuvo en 2017.

El líder del Partido del Brexit justificó la decisión ante el temor de que, en caso de disputarle los escaños a Johnson, pueda surgir otro Parlamento fragmentado en diciembre, lo que hará más difícil concretar la retirada británica de la Unión Europea (UE).

 

La medida supone un fuerte espaldarazo para el “premier” conservador, ya que algunos expertos habían advertido de que los “tories” podían perder terreno en algunas circunscripciones por el fuerte avance del Partido del Brexit, especialmente en zonas del norte de Inglaterra donde hay más apoyo al “brexit”.

“Hemos decidido que tenemos que situar al país por delante del partido y llevar la lucha contra el Laborismo”, afirmó Farage.

El político reconoció que su decisión “no ha sido fácil” después de haber hecho campaña para “liberarnos de la Unión Europea”, pero añadió que se vio obligado al no prosperar la posibilidad de formar con los “tories” lo que denominó una “Alianza de la Retirada” de la UE y para evitar un avance de las formaciones pro-europeas.

“Creo que nuestra medida, el anuncio de hoy, impide que haya un segundo referéndum. Y esto para mi, en este momento, es lo más importante para nuestro país”, agregó Farage.

“Así que, de alguna manera, ahora tenemos una Alianza de la Retirada, pero solo que lo hemos hecho de manera unilateral”, explicó el político populista.

Los laboristas y los nacionalistas escoceses critican a Farage

El presidente honorario del Partido Laborista, Ian Lavery, calificó este anuncio como una alianza de Farage y Johnson con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y confió en que los votantes lo rechacen en los comicios del 12 de diciembre.

Hace unas semanas, Trump había animado a Farage y Johnson, en una entrevista con Radio LBC de Londres, a que unieran fuerzas para materializar el “brexit” antes del finales del próximo enero.

 

Tras conocerse la noticia, la ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon, señaló en su cuenta de Twitter que “cualquier forma de brexit que sea aceptable para Nigel Farage será profundamente perjudicial para Escocia”.

“Esto hace más importante deshacernos de los tories de Boris Johnson, huir del brexit y situar el futuro de Escocia en manos de Escocia”, añadió Sturgeon, que apoya la celebración de un segundo referéndum de la independencia de la región.

Durante la actual campaña electoral, el primer ministro conservador promete ejecutar el “brexit” para el 31 de enero, la fecha de prórroga que recientemente concedió el club europeo.

Johnson valora la ayuda y dice que los conservadores solo necesitan nueve escaños

El primer ministro británico, Boris Johnson, valoró la ayuda de Farage y dijo que un parlamento en minoría y donde quede bloqueado el “brexit” es la gran amenaza parfa la salida del Reino Unido de la UE.

Johnson dice que los conservadores necesitan solo 9 escaños para “ganar la mayoría y ejecutar el “brexit” el próximo 31 de enero.

Johnson defiende el acuerdo alcanzado con Bruselas y confía en que pueda ser aprobado por el Parlamento si gana los comicios en diciembre con mayoría absoluta.

La economía británica crece al ritmo más bajo en una década por el “brexit”

Con un crecimiento interanual del 1 %, la economía del Reino Unido avanza a su ritmo más bajo desde hace casi una década, lastrada por el “brexit” y la ralentización global, de acuerdo con los datos difundidos hoy por la Oficina nacional de estadística (ONS).

La ONS indicó que el producto interior bruto (PIB) creció un 0,3 % en el tercer trimestre de este año, frente a una contracción del 0,2 % en el segundo trimestre, lo que evita una recesión técnica -que se produciría con dos trimestres consecutivos de decrecimiento-.

Sin embargo, el aumento del 0,3 % registrado entre julio y septiembre, impulsado sobre todo por el sector servicios, motor de la economía nacional, fue menor del esperado por los analistas y el Banco de Inglaterra, que habían pronosticado un 0,4 %.

El incremento interanual del 1 % -por debajo del 1,3 % registrado en el segundo trimestre del año, comparado con el mismo de 2018- es el más bajo detectado en el país desde principios de 2010, cuando aún se notaban los efectos de la crisis crediticia global de 2008.

Un portavoz de la ONS explicó que el avance del PIB en el tercer trimestre de 2019 se debió a los “sólidos” datos de los diferentes sectores productivos, sobre todo el de los servicios, computados durante el mes de julio.

“El sector de los servicios volvió a liderar, y el de la construcción tuvo también un buen rendimiento”, dijo esta fuente, que añadió que las caídas sufridas por el sector manufacturero se vieron compensadas en parte por una recuperación de la producción automovilística.

La ONS dijo que no hay indicios de que se produjera una acumulación de bienes en los almacenes de cara al 31 de octubre, la fecha que se preveía para la salida de la Unión Europea (UE), que después fue prorrogada hasta el 31 de enero.

Este abastecimiento preventivo sí tuvo lugar antes de la anterior fecha programada para el “brexit”, el 29 de marzo (pospuesta hasta el 31 de octubre), lo que propició un incremento del PIB en esa época.

Aunque relativamente estable, la economía británica está ralentizada debido a la incertidumbre que genera el proceso de retirada de la UE, que, entre otras cosas, ahuyenta la inversión.

Además, se ve perjudicada por la desaceleración económica europea y global, consecuencia en parte de la guerra comercial entre China y Estados Unidos.