Nuevo revés del Parlamento británico a Johnson: se aplaza el voto decisivo sobre el “brexit”

Brexit

Una foto facilitada por el Parlamento del Reino Unido muestra al primer ministro británico, Boris Johnson, hablando durante un debate en la Cámara de los Comunes en Londres, el 19 de octubre de 2019. EFE / EPA

Londres (EuroEFE).- El “brexit” vuelve a quedar en el limbo una vez más. El Gobierno británico decidió este sábado no someter a la votación parlamentaria el acuerdo alcanzado con Bruselas, tras la aprobación de una enmienda que fuerza al primer ministro, Boris Johnson, a pedir una prórroga más allá del 31 de octubre, algo que no está dispuesto a hacer, dijo.

“No negociaré un retraso con la Unión Europea, ni la ley me obliga a hacerlo”, declaró Johnson en el Parlamento, a pesar de que los diputados han aprobado una enmienda que le emplaza a solicitar una extensión.

“Un nuevo retraso sería malo para este país, malo para la Unión Europea y malo para la democracia”, afirmó Johnson, que expresó el deseo de que los “colegas y amigos” europeos no se sientan “atraídos” por la idea de un aplazamiento.

La ley obliga al primer ministro a enviar una carta a Bruselas para pedir una prórroga del “brexit” hasta el 31 de enero, al no haber podido ratificar hoy un acuerdo de salida en el Parlamento.

La Unión Europea, por su parte, debe aceptar esa propuesta, rechazarla, o bien proponer una periodo de tiempo alternativo.

La próxima semana, de nuevo decisiva

Johnson ha avanzado que presentará esta semana en el Parlamento la legislación que le permitiría ratificar el acuerdo al que ha llegado con Bruselas.

Esa norma debe pasar diversos trámites, tanto en los Comunes como en la Cámara de los Lores, por lo que su aprobación será compleja y puede demorarse.

“Desde que asumí el cargo de primer ministro he sostenido que debemos materializar el ‘brexit’ el 31 de octubre para que el país pueda seguir adelante. La intención de que no haya retrasos sigue intacta. Continuaré haciendo todo lo posible para que el ‘brexit’ se produzca el 31 de octubre”, indicó Johnson.

Johnson tiene ahora plazo hasta las 22.00 GMT para solicitar formalmente a Bruselas una prórroga del “divorcio” británico en virtud de la llamada Ley Benn, que establece esa exigencia si el Gobierno no tenía aprobado para esa hora un acuerdo del “brexit”.

Johnson envió una carta a los diputados para informarles de que le dirá a la Unión Europea que otra prórroga del “brexit” no “es la solución” a la actual crisis.

“He dejado claro que no quiero más retrasos. Los líderes europeos han dejado claro que no quieren más retrasos. Me resulta muy doloroso que hoy la Cámara (de los Comunes) haya votado a favor de más retrasos”, escribió el jefe del Gobierno a los diputados.

Oliver Letwin, un palo en la rueda de Johnson desde su propio campo

La propuesta de Letwin pide posponer la ratificación definitiva del acuerdo del “brexit” hasta que la legislación que debe implementarlo sea aprobada, lo que obliga a Johnson a solicitar un retraso más allá de finales de este octubre.

La iniciativa, introducida por el diputado independiente Oliver Letwin (exconservador), fue aprobada por 322 votos a favor y 306 en contra.

 

Sturgeon, encantada con la “carrera perdedora” de Johnson

Johnson confiaba en que los diputados votasen este sábado a favor del pacto a pesar de no tener mayoría parlamentaria y de que sus socios norirlandeses del Partido Democrático Unionista (DUP) decidieran no apoyarle en descontento con el contenido del acuerdo.

Este partido informó de que llevará a cabo “una consideración detallada” del pacto para presentar “cambios” y “enmiendas”, después de que el Gobierno haya pospuesto su votación parlamentaria.

Desde la oposición, el líder laborista, Jeremy Corbyn, destacó que se trató de una “decisión enfática” de los Comunes que “han votado claramente para impedir salir sin un acuerdo de la Unión Europea”. “El primer ministro debe ahora cumplir con la ley”, aseveró.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, consideró “excelente” la “carrera perdedora” de Johnson, que le sonó “desmoralizado y derrotado”; y el líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) en la Cámara de los Comunes, Ian Blackford, le advirtió de que se arriesga a ser llevado ante la Justicia si no envía este mismo sábado la misiva del retraso al Consejo Europeo.

La líder del Partido Liberal Demócrata, Jo Swinson, hizo hincapié en que los votantes merecen tener “la palabra final” sobre el “brexit” en un segundo referéndum.

Precisamente, la exigencia de una segunda consulta sobre el “brexit” concitó este sábado en Londres a cientos de miles de personas que reclamaron poder volver a pronunciarse sobre la relación del Reino Unido con el bloque comunitario.

Manifestación multitudinaria en Londres para un segundo referéndum sobre el "brexit"

Londres (EuroEFE).- Cientos de miles de personas rodearon este sábado el Parlamento británico para exigir que se convoque un segundo referéndum sobre el “brexit”, cuyo nuevo tratado no llegó a votarse en la Cámara de los Comunes como estaba inicialmente previsto, …

Bruselas dice que le corresponde a Londres informar de nuevos pasos

“La Comisión Europea toma nota del voto en el Parlamento británico de la llamada enmienda Letwin que supone que el acuerdo (de salida) como tal no se votará hoy”, señaló en Twitter la portavoz jefa de la CE, Mina Andreeva.

En el mismo comentario agregó que le corresponde al Gobierno del Reino Unido informar a Bruselas “de los próximos pasos lo antes posible”.

Johnson: ha llegado “finalmente el momento” de apoyar el “brexit” y “construir una nueva relación” con la UE 

En el comienzo de la sesión extraordinaria del Parlamento británico, Johnson había afirmado que era hora de “unir al país” y de “construir una nueva relación” con la UE, al pedir el respaldo de los comunes a su acuerdo con Bruselas.

Johnson dijo que ha llegado “finalmente el momento” de resolver la retirada del Reino Unido de la Unión Europea.

“Es ahora el momento que esta gran Cámara de los Comunes se una y creo que la gente en casa tiene esperanza y espera (que apoye el acuerdo)”, puntualizó el líder conservador.

“La cámara no necesita que le recuerden que este es el segundo acuerdo (del “brexit”) y la cuarta votación, tres años y medio después de que el país votó a favor del ‘brexit”, agregó.

Además, Johnson consideró que otra prórroga del “brexit” -se pidieron dos- sería “inútil, costosa y profundamente corrosiva para (contar con) la confianza de la población”.

Desde el referéndum de junio de 2016, “las amistades se tensaron, las familias se dividieron y la atención de esta cámara estuvo consumida por un solo problema, que a veces sintió no poder resolverlo”, subrayó el primer ministro.

“Pero espero que este sea el momento en el que finalmente podamos resolver (el “brexit”)”, insistió.

Jeremy Corbyn : este acuerdo es “aún peor” que el de Theresa May

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, aseguró que el nuevo documento es peor que el negociado por su predecesora, la conservadora Theresa May, porque pone en peligro “miles de puestos de trabajo británicos” y puede perjudicar el medioambiente.

Corbyn criticó en duro términos el acuerdo del “brexit” negociado por Johnson, y aseguró que “no se puede engañar” a los diputados para que lo respalden.

“No se puede confiar en este Gobierno (conservador) y no se puede engañar a estos escaños”, dijo Corbyn en la sesión extraordinaria del Parlamento británico que votará esta tarde el pacto de la retirada del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

“Votar hoy por el acuerdo no pondrá fin al brexit. No aportará certeza y la población debería tener la decisión final. No vamos a apoyar este acuerdo”, agregó el político izquierdista, favorable a que los británicos puedan decidir si aceptan el documento.

“No es un buen acuerdo para nuestro país y las futuras generaciones sentirán el impacto, debería ser rechazado hoy por esta cámara. Yo también entiendo totalmente la frustración y la fatiga en todo el país y en esta cámara, pero simplemente no podemos votar a favor de un acuerdo que es incluso peor que el que esta cámara rechazó tres veces”, resaltó el líder de la oposición.

“Miles de empleos británicos -dijo- dependen de un sector industrial fuerte y un fuerte sector industrial necesita mercados con unas cadenas de suministro fluidas en toda la Unión Europea”.

Para Corbyn, un apoyo al pacto del “brexit” será “votar por el recorte del sector industrial en todo el país. Este acuerdo llevará inevitablemente a un acuerdo comercial de (presidente de EE.UU. Donald) Trump”, lo que supondría, según él, a abandonar protecciones en materia medioambiental y de derechos de los trabajadores.

Un “pacto devastador”, según el jefe de filas de los nacionalistas escoceses

Por su parte, el jefe de filas del Partido Nacional Escocés (SNP) en el Parlamento británico, Ian Blackford, acusó a Johnson de tratar con “desprecio” porque en el acuerdo de “brexit” se habían tomado disposiciones especiales para Irlanda del Norte pero no para Escocia, y aseguró que de ser aprobado “el pacto sería devastador para nuestras  comunidades, para el empleo”.

El líder del Partido Liberal Demócrata, Jo Swinson, abogó por un nuevo referéndum sobre el “brexit”:  “Hoy cientos de miles de personas estarán afuera exigiendo una última palabra en un voto popular. ¿No es cierto que la razón por la que el primer ministro rechaza sus llamamientos es porque sabe que si se les da la opción, la gente rechazará este mal acuerdo y elegirá permanecer en la UE?”

Y el líder del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), Nigel Dodds, advirtió contra el riesgo de que los parlamentarios cedan este sábado al “cansancio” y den luz verde a un acuerdo que, en su opinión, debilitaría al país en su salida de la UE y la unidad del Reino Unido.

Dos enmiendas para forzar a pedir un retraso del “brexit” 

El presidente de los Comunes, John Bercow, había aceptado la polémica enmienda del diputado independiente Oliver Letwin obliga  a Johnson a solicitar una prórroga más allá del 31 de octubre.

Pero no era la única enmienda que aceptó Bercow: La otra era una multipartita en la que se rechaza un “brexit” sin acuerdo y solicita un segundo referéndum.

Un voto histórico, que se aplaza

Esta sesión extraordinaria en el Parlamento británico era celebra este la primera desde la guerra de las Malvinas en 1982.

Londres y Bruselas llegaron el jueves -día 17- a un acuerdo sobre la retirada del Reino Unido de la Unión Europea (UE) después de intensas negociaciones y en vísperas de la cumbre europea, que ha respaldado el documento sellado entre las partes.

El primer ministro alcanzó el texto con la UE después de superar las diferencias sobre cómo evitar una frontera fija entre las dos Irlandas a fin de no perjudicar el proceso de paz norirlandés.

Claves del nuevo acuerdo del "brexit" que evita la frontera en Irlanda

Bruselas (EuroEFE).- El acuerdo logrado por la Unión Europea (UE) y el Reino Unido para una salida ordenada de este país del club comunitario permite evitar que se levante una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de …

Johnson, que llegó al poder el pasado julio en sustitución de la también conservadora Theresa May, trabajó la víspera y en la mañana de este sábado para convencer a los diputados a que votaran a favor de su acuerdo, pero el “premier” estaba ante una difícil situación dado que no tiene mayoría parlamentaria y sus socios norirlandeses del Partido Democrático Unionista (DUP) habían adelantado que votarán en contra.

El primer ministro necesitará 320 votos para sacar adelante su acuerdo del “brexit” pero apenas cuenta con 288 después de que recientemente expulsara a más de 20 diputados “tories” por ir en contra de una retirada de la UE sin acuerdo.

En una cámara baja compuesta por 650 diputados, en la que no cuentan el presidente de los Comunes, John Bercow, (no vota), ni los siete diputados del republicano Sinn Fein (que no ocupan sus escaños) ni los cuatro diputados del escrutinio, entonces Johnson necesita esa cifra de 320 papeletas.

Ante este panorama, Johnson dedicó las últimas horas, para conseguir el respaldo de otros partidos, especialmente de los laboristas procedentes de circunscripciones que votaron por el “brexit” en el referéndum europeo celebrado en junio de 2016.

El nuevo pacto prevé controles aduaneros para las mercancías que crucen entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte, algo inaceptable para los socios de Johnson en el Parlamento: los diez diputados del pro-británico norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP).

El anterior pacto negociado por la exprimera ministra Theresa May, que este sábado pidió el voto a favor del nuevo acuerdo, fue rechazado tres veces por la Cámara de los Comunes y el Reino Unido -que tenía la fecha original de salida de la UE para el pasado 29 de marzo- se vio obligado a solicitar dos prórrogas -hasta abril y después hasta finales de este octubre-.

May

Foto cedida por el Parlamento británico de la ex primera ministra, Theresa May (con una chaqueta blanca), el 19 de octubre de 2019, en la Cámara de los Comunes, Londres. EFE/EPA

¿Cuáles son las posturas de las principales facciones parlamentarias?

Conservadores euroescépticos

En torno a 28 diputados forman el núcleo de los “tories” partidarios del “brexit” más duro posible. Su principal demanda es que el Reino Unido se desligue de las normas y las instituciones de la Unión Europea para facilitar los tratados comerciales con terceros países, en particular con Estados Unidos.

Ellos estuvieron entre los principales responsables de que el Parlamento tumbara en tres ocasiones el acuerdo al que llegó la anterior primera ministra.

En esta ocasión, sin embargo, algunos de ellos han señalado que evalúan votar a favor del pacto de Johnson, por lo que el primer ministro podría contar con el respaldo de al menos una parte de ellos.

“Quiero leer (el acuerdo) en detalle antes de tomar una decisión, pero ‘bien hecho, Boris’, por llegar tan lejos y hacer lo que otros dijeron que era imposible”, dijo la diputada Andrea Jenkhyns, que votó en contra del anterior pacto las tres veces que se presentó.

Unionistas de Irlanda del Norte, DUP 

El norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), con diez diputados en los Comunes, es sobre el papel socio parlamentario de los conservadores. Aún así, al primer ministro le va a resultar difícil lograr su apoyo.

Por el momento, sostienen que votarán en contra del tratado de salida, que prevé controles aduaneros entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

Los unionistas, contrarios a la reunificación de la República de Irlanda, consideran que la solución adoptada compromete la “integridad” del Reino Unido y sería perjudicial para la economía del Úlster.

Laboristas favorables a un acuerdo

Johnson puede tratar de suplir la falta de apoyo del DUP y de algunos euroescépticos con el voto de un grupo de diputados laboristas elegidos por circunscripciones favorables al “brexit”.

Hasta 19 parlamentarios del primer partido de la oposición firmaron este mes una carta en la que se muestran contrarios a retrasar la salida de la UE y a favor de respaldar un acuerdo.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, ha sugerido esta semana que no está en sus planes expulsar del grupo parlamentario a diputados que pudieran rebelarse de la disciplina de partido.

Partido laborista

El grueso del Partido Laborista (244 diputados) se opondrá, previsiblemente, al acuerdo de Johnson. Corbyn ha recalcado en los últimos meses que su objetivo es llegar al Gobierno y negociar su propio tratado de salida.

Un ala de los laboristas presionará para que se intente forzar un segundo referéndum de confirmación en caso de que se apruebe el texto del Gobierno.

Conservadores independientes 

Johnson expulsó hace pocas semanas a 21 diputados conservadores de su grupo parlamentario por oponerse a un “brexit” duro. La mayoría de ellos se decantarán probablemente a favor del acuerdo, dado que esa opción acaba con el peligro de una salida abrupta de la UE.

Algunos de ellos, sin embargo, podrían oponerse. El exministro de Economía Philip Hammond ha defendido una relación con la UE más cercana de la que propone Johnson tras la ruptura y otros diputados de ese grupo, como Antoinette Sandbach, han defendido un segundo referéndum.

Liberal  Demócratas 

Con 19 diputados en la Cámara de los Comunes, el Partido Liberal Demócrata se ha mostrado receptivo a respaldar un acuerdo si está condicionado a un segundo referéndum de confirmación.

Nacionalistas escoceses y galeses

El Partido Nacionalista Escocés (SNP), que cuenta con 35 diputados, es favorable a un segundo plebiscito, pero ya ha avanzado que no votará a favor de ningún pacto que retire a Escocia del mercado único y la unión aduanera comunitaria.

Tampoco prevén votar a favor del pacto los nacionalistas galeses del Plaid Cymru (4 diputados), que consideran que los controles aduaneros a los productos que entren en Irlanda del Norte pueden perjudicar a los puertos de Gales.

Edición: Catalina Guerrero

Para saber más: 

 Aquí se puede consultar el documento completo del pacto alcanzado por Londres y Bruselas sobre el #brexit