Jonhson tiene un “plan B”

BORIS

El primer ministro británico, Boris Johnson, a su llegada al Congreso del Partido Conservador en Manchester, Gran Bretaña, el01 de octubre de 2019. EFE / EPA / NEIL HALL

Londres/Manchester/Dublín (EuroEFE).- El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, dará a conocer en los próximos días los detalles de un plan del “brexit” que presentará a los líderes de la Unión Europea (UE), que incluirá una alternativa a la polémica salvaguarda irlandesa.

Según el diario “The Daily Telegraph”, el Gobierno de Johnson hablará por teléfono con varios líderes europeos por teléfono antes de entregar formalmente el documento del  “brexit” después de que termine el congreso anual del Partido Conservador, que se celebra hasta este miércoles en la ciudad inglesa de Manchester.

 

Una alternativa a la salvaguarda irlandesa

Al parecer, el Reino Unido propondrá una alternativa a la salvaguarda irlandesa, pensada para evitar una frontera dura entre las dos Irlandas y que contempla mantener a la provincia de Irlanda del Norte alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera, pero rechazada por los diputados británicos.

En cambio, el Gobierno de Johnson ofrecerá crear centros aduaneros lejos de la frontera entre los dos territorios para que los trámites de aduana de las mercancías se hagan a través de dispositivos móviles fijados en los vehículos o con la ayuda del sistema de navegación conocido como GPS.

El primer ministro ha insistido en que busca un acuerdo en la cumbre europea del próximo 17 de octubre a fin de que el Reino Unido pueda cumplir con el “brexit”  el 31 de octubre, pero ha dejado claro que no pedirá una prórroga al bloque comunitario.

Con la nueva propuesta del Reino Unido sobre el “brexit”, el Gobierno confía en que Londres y Bruselas puedan iniciar un periodo de intensas negociaciones en los próximos días de modo que puedan finalmente sellar un pacto sobre la retirada.

Los medios británicos subrayan, no obstante, que no hay certeza de que la UE acepte los planes.

Los diputados de la oposición consiguieron el mes pasado tramitar una ley que obliga al Gobierno solicitar una prórroga del “brexit” si no hay acuerdo con la UE para el 19 de octubre

Irlanda rechaza el plan de salida de Johnson y le pide propuestas “serias”

El Gobierno irlandés rechazó este martes las propuestas que Johnson quiere presentar a Bruselas para solucionar la cuestión de la salvaguarda fronteriza y lograr una salida de la Unión Europea negociada.

Varios medios británicos e irlandeses ha informado de que Londres tiene una alternativa a la salvaguarda, pensada para evitar una frontera dura entre las dos Irlandas y que contempla mantener a la provincia de Irlanda del Norte alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera, pero que ha sido rechazada por los diputados británicos.
El Ejecutivo de Dublín advirtió de que el “plan B” de Johnson no es viable y reiteró que aún espera que el Reino Unido presente una “propuesta seria” para lograr un “brexit” ordenado antes del 31 de octubre, la fecha límite fijada para este divorcio.

El viceprimer ministro y titular de Exteriores irlandés, el democristiano Simon Coveney, añadió en su cuenta de Twitter que su país e Irlanda del Norte “”se merecen algo mejor”, en referencia a la supuesta solución ideada por Johnson para abordar el espinoso asunto fronterizo.

A cambio de la salvaguarda, según los medios, Londres ofrecerá crear centros aduaneros lejos de la frontera entre los dos territorios para que los trámites de aduana de las mercancías se hagan a través de dispositivos móviles fijados en los vehículos o con la ayuda del sistema de navegación conocido como GPS.

A este respecto, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, reiteró hoy en el Parlamento de Dublín que “la ciudadanía no quiere fronteras aduaneras entre el norte y el sur”.

“Ningún Gobierno británico debería buscar la imposición de puestos aduaneros en contra de la voluntad de la gente de la isla de Irlanda”, agregó Varadkar.

La salvaguarda, que Johnson exige sea eliminada del acuerdo negociado por su predecesora -la también conservadora Theresa May-, tiene como objetivo evitar una frontera entre las dos Irlandas, clave para sus economías y el proceso de paz.

No obstante, el Reino Unido se opone a la polémica salvaguarda porque ese arreglo podría demorarse demasiado mientras Londres y Bruselas negocian su futura relación comercial, y los unionistas probritánicos temen que la región quede aislada indefinidamente.

La facción “espartana” de los conservadores empuja a Johnson a un “brexit” duro

En el Partido Conservador británico hay una facción de unos treinta diputados que se han comenzado a autodenominar los “espartanos”. Su batalla es presionar al primer ministro, Boris Johnson, hacia el “brexit” más duro posible.

En el congreso de la formación que se celebra en Manchester, ese grupo ha dejado claro que están dispuestos a tumbar cualquier acuerdo al que pueda llegar Johnson con la Unión Europea  si no satisface sus exigencias, como ya hicieron con el pacto al que llegó la anterior jefa de Gobierno, Theresa May.

“No quiero nada más que ver levantarse el sol el 1 de noviembre en un país libre”, declaró en uno de los eventos paralelos al congreso “tory” (conservador) Mark Francois, vicepresidente del Grupo de Investigaciones Europeas (ERG), un laboratorio de ideas que, a pesar de su nombre, congrega a los conservadores más euroesépticos.

La necesidad de abandonar la UE cuanto antes domina la mayoría de los discursos que se pronuncian en el complejo de convenciones Manchester Central, decorado para la ocasión con grandes pancartas con el lema: “Vamos a ejecutar el “brexit” .

Pasa desapercibido, en cambio, el modesto cartel en uno de los muros del edificio que recuerda que el centro se construyó con ayuda del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

También pasan inadvertidas estos días las voces de los 21 diputados “tories” que fueron expulsados del grupo parlamentario en septiembre por oponerse a un “brexit” duro.

Los principales dirigentes del partido respaldan en sus intervenciones la línea oficial marcada por Johnson y aseguran que el Reino Unido va a abandonar la Unión Europea con o sin acuerdo el próximo 31 de octubre.

El primer ministro ha insistido desde que llegó a Downing Street, el pasado julio, en que está dispuesto a romper con la UE incluso sin haber pactado los términos de salida. Aún así, su principal objetivo continúa siendo lograr nuevas concesiones y abandonar el bloque comunitario de una manera ordenada.

Aunque los contactos con Bruselas continúan estancados, el Gobierno aún confía en que las negociaciones den un giro antes de la cumbre europea del 17 de octubre y pueda volverse a votar un acuerdo en la Cámara de los Comunes en los días posteriores a esa cita.

Editado por Catalina Guerrero

Para saber más:

► La guerra comercial y el “brexit” tiran a la baja de las previsiones de crecimiento la OMC