Juncker y Johnson se ven este lunes para intentar desbloquear el “brexit”

f2666_637038950278976524.jpg

Bruselas/Londres (EuroEFE).-  El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y el primer ministro británico, Boris Johnson, se verán las caras este lunes en Luxemburgo para discutir el “brexit”. Será la primera ocasión en que ambos hablan en persona desde que Johnson asumió el cargo de primer ministro del Reino Unido el pasado mes de julio.

“La Unión Europea quiere trabajar de forma constructiva con el primer ministro Johnson y no habían tenido la oportunidad de reunirse aún”, explicó la portavoz comunitaria Natasha Bertaud.

El encuentro tendrá lugar en Luxemburgo porque Juncker debe desplazarse posteriormente a Estrasburgo para participar en el pleno del Parlamento Europeo, que debatirá el miércoles sobre la salida británica de la Unión.

La reunión se producirá a mes y medio de la fecha en la que está prevista la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el próximo 31 de octubre, un calendario al que Johnson se ha comprometido haya o no un acuerdo que evite un divorcio duro.

En Luxemburgo, Johnson se reunirá también con el primer ministro de este país, Xavier Bettel, con quien se entrevistará sobre el “brexit”.

Bruselas se ha mostrado abierta a debatir cualquier propuesta que presente Londres si respeta los principios negociadores de la UE, en particular con respecto a la salvaguardia para la isla de Irlanda, el principal punto caliente de las conversaciones ya que Johnson la rechaza de plano y la UE se niega a eliminarla del acuerdo.

La Comisión Europea, que lleva a cabo las negociaciones con el Reino Unido en nombre de los Estados miembros, no ha recibido aún ninguna propuesta escrita factible por parte del Gobierno británico.

¿Un régimen normativo diferente para Irlanda del Norte?

El Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte negó este viernes que vaya a rebajar sus exigencias sobre la salvaguarda irlandesa a fin de facilitar al Gobierno británico que llegue a un nuevo acuerdo con la Unión Europea (UE) para la salida del Reino Unido. Arlene Foster, su líder, desmintió en una noticia publicada por “The Times”, que afirma que el partido aceptaría que, en ausencia de un eventual acuerdo comercial británico-comunitario, Irlanda del Norte tuviera un régimen normativo diferente al resto del Reino Unido, más alineado con el mercado único europeo.

“The Times”, que cita fuentes anónimas, dice que la principal formación norirlandesa accedería también a que hubiera controles de aduanas en el mar de Irlanda, algo a lo que se oponía al considerar que separaría “política y económicamente” la provincia británica de Gran Bretaña.

“El Reino Unido debe salir como una sola nación. Deseamos un acuerdo sensato pero no uno que divida los mercados internos del Reino Unido. No apoyaremos ninguna disposición que cree una barrera para el comercio este-oeste”, escribió Foster.

Su portavoz sobre el “brexit”, Sammy Wilson, precisó por su parte a la BBC que, aunque el DUP rechaza que Irlanda del Norte tenga un régimen distinto, sí podría aceptar regulaciones específicas que faciliten el comercio transfronterizo con Irlanda, si fueran aprobadas por el Gobierno autonómico (ahora suspendido).

Según “The Times”, a cambio de las citadas concesiones, la UE cejaría en su empeño de que, como salvaguarda para proteger el mercado único, Irlanda del Norte (o todo el Reino Unido) permaneciera en la unión aduanera.

La llamada salvaguarda irlandesa, que solo entraría en vigor mientras no se alcanzara un tratado comercial Reino Unido-UE, aspira a proteger la única frontera terrestre con el mercado único, al que pertenece Irlanda, sin erigir una frontera física con Irlanda del Norte, lo que perjudicaría el proceso de paz.

Esta cláusula fue lo que impidió que el Parlamento aprobara el acuerdo de salida negociado con Bruselas por la anterior primera ministra, Theresa May, que dependía de los votos del DUP para gobernar.

En los últimos días, la prensa ha conjeturado que el nuevo jefe del Gobierno, Boris Johnson, podría estar dispuesto a aceptar una salvaguarda que solo afectara a Irlanda del Norte y no, como se acordó con Bruselas, a todo el Reino Unido.

Sin embargo, el pasado miércoles el líder conservador descartó personalmente esta opción, al afirmar que “la salvaguarda debe eliminarse” para poder firmar un nuevo tratado de salida.

“Tampoco aceptaremos una que afecte solo a Irlanda del Norte”, dijo, y añadió: “Debemos salir completa e íntegramente y resolver los problemas sobre la frontera de Irlanda del Norte y estoy seguro de que podemos hacerlo”.

Información elaborada con aportaciones de las delegaciones de Londres y Bruselas (Edición: Luis Alonso)