La reglas del futuro acuerdo: primeras diferencias entre el Reino Unido y la UE

El negociador comunitario para un acuerdo con el Reino Unido,, Michel Barnier. [EFE/EPA/OLIVIER HOSLET]

Bruselas/Londres (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) ofreció este lunes al Reino Unido negociar un acuerdo comercial “altamente ambicioso” sin aranceles ni cuotas para todos los bienes que entren en el mercado único. Casi al mismo tiempo, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha apostado por el libre comercio,  pero sin someterse a la regulación de la UE.

Barnier en Bruselas y Johnson en Londres explicaron sus ideas de que cómo tiene que ser su relación a partir del 1 de enero de 2021 si, como dijo Barnier, el Reino Unido decide abandonar definitivamente las reglas del mercado único y la unión aduanera. En el periodo transitorio, hasta esa fecha, el Reino Unido sigue bajo las normas del mercado único.

Michel Barnier: un acuerdo ambicioso pero respetando las reglas

“Estamos preparados para ofrecer un acuerdo comercial altamente ambicioso como el pilar central de esta asociación, incluidos cero aranceles y cero cuotas en todos los bienes que entren en nuestro mercado único de 450 millones de personas”, declaró el negociador comunitario para la relación con el Reino Unido tras el Brexit, Michel Barnier, en una rueda de prensa.

Barnier añadió que la propuesta de Bruselas también incluye los servicios, incluidos los de empresas, telecomunicaciones o medioambientales, así como el comercio digital, la propiedad intelectual y el acceso a los mercados de contratación pública del Reino Unido y de los Veintisiete.

Pero dijo que había dos condiciones y una de ellas es “acordar ahora garantías específicas y efectivas para asegurar la igualdad de condiciones a largo plazo. Eso significa mecanismos para atenerse a los altos estándares que tenemos a nivel social, medioambiental, de clima, fiscalidad o ayudas de Estado”, continuó.

Johnson contesta: no hay necesidad de someterse a la “panoplia” de las reglas comunitarias

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que quiere negociar con la Unión Europea (UE) un pacto comercial similar al de Canadá (CETA) y sostuvo que, para ello, “no hay necesidad” de que el Reino Unido se someta a “toda la panoplia” de regulaciones comunitarias.

“A menudo se nos ha dicho que debemos escoger entre un pleno acceso al mercado de la UE, aceptando sus normas, según el modelo de Noruega, o un ambicioso tratado de libre comercio, que abre mercados y evita toda la panoplia de regulaciones comunitarias, según el ejemplo de Canadá”, dijo Johnson.

“Hemos elegido: queremos un tratado de libre comercio similar al de Canadá, pero, en el improbable caso de que no tengamos éxito, entonces nuestro comercio tendrá que estar basado en el actual acuerdo de retirada de la UE”, afirmó.

Aseguró que el Reino Unido no pretende “socavar los estándares comunitarios” ni emprender una competencia feroz con la UE, pero señaló que “mantendrá sus altos estándares” en estas áreas sin “la obligación de un tratado”.

“No hay necesidad” de que un acuerdo de libre comercio conlleve “aceptar las normas de la UE en competencia, subsidios, protección social, el medioambiente o nada similar”, incidió.

El primer ministro británico, Boris Johnson, expone sus ideas sobre su futura relación con la UE. [EFE/EPA/Jason Alden / POOL]

El acuerdo pesquero, la segunda condición indispensable

Michel Barnier dejó claro que la oferta de un ambicioso acuerdo comercial, “de carácter excepcional” está condicionada a un segunda cosa.

“La primera es que tenemos que asegurarnos de que la competencia es y sigue siendo abierta y justa”, y la segunda que el convenio incluya un acuerdo pesquero, con un acceso “continuado y recíproco a los mercados y a las aguas”.

Y Johnson le responde: Habrá que mantener “negociaciones anuales” sobre cuotas, pues su prioridad es garantizar el acceso de los pescadores británicos a las aguas de estas islas.

Sobre Gibraltar, también diferencias

Michel Barnier se refirió a Gibraltar y recordó que fue un asunto específico tratado con el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez el pasado jueves.

Barnier se refirió a las directrices de noviembre de 2018 en el sentido de que la aplicación del futuro acuerdo que se vaya a llegar con el Reino Unido “no incluye a Gibraltar”.

“La aplicación territorial de cualquier acuerdo que negociemos, que sea parte de este mandato, no incluye al territorio de Gibraltar. Esto no excluye discusiones bilaterales paralelas entre el Reino Unido y España sobre Gibraltar”, señaló.

Ya que la negociación de los próximos meses no incluirá a Gibraltar, en una futura mesa de negociación “separada y paralela” para tratar la relación con este territorio se sentarían el Reino Unido y la UE, pero España deberá estar “involucrada” y “dar su acuerdo a todos los elementos en un acuerdo específico sobre Gibraltar”.

“Tendremos una mesa específica paralela entre la UE y el Reino Unido, pero España tendrá que dar su acuerdo previo a cada capítulo”, subrayó Barnier.

Las directrices negociadoras de la Comisión Europea para la futura relación entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido tras la salida de este país del bloque comunitario mantienen el veto de España a acuerdos sobre Gibraltar, el cual ya se había fijado en el acuerdo de retirada.

 

Bruselas confirma el veto de España a los acuerdos sobre Gibraltar tras el Brexit

Bruselas (EuroEFE).- Las directrices negociadoras de la Comisión Europea para la futura relación entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido tras la salida de este país del bloque comunitario mantienen el veto de España a acuerdos sobre Gibraltar, …

Preguntado por los periodistas, Boris Johnson sostuvo también que su Gobierno negociará en nombre de todo el Reino Unido y sus territorios asociados, en los que se incluye el Peñón de Gibraltar.

En su discurso, Johnson avisó de que, si no consigue ese trato, el comercio bilateral se basará en el Acuerdo de retirada firmado en 2019 o en un tratado parecido al que el bloque negocia con Australia.

Boris Johnson no para de hablar del acuerdo con Canadá. Lee aquí algunos detalles

Y si se habla de Australia: la UE negocia un amplio acuerdo comercial

El jefe del Gobierno británico planteó su posición negociadora después de que el 31 de enero el país saliera formalmente de la UE tras 47 años de pertenencia, lo que abre un periodo de negociación hasta el 31 de diciembre sobre la nueva relación comercial.

Edición: Luis Alonso