Gira europea para denunciar la violencia en Nicaragua

d1682_nicaragua_violencia1.jpg

Madrid (EuroEFE).- Jóvenes activistas nicaragüenses han iniciado una gira europea para dar a conocer y alzar la voz en contra de la situación de violencia y “violación sistemática de derechos humanos” en la que se ha sumido su país, tras un movimiento de protestas que, desde hace dos meses, ha dejado 154 muertos.

“Es importante romper el cerco mediático que se ha creado y sacar toda la violación de derechos humanos y arbitrariedades políticas”, declaró a Efe Jessica Cisneros, una de las mujeres que integran la llamada Caravana Informativa de la Solidaridad Internacional con Nicaragua, que en los últimos días ha recorrido seis países europeos y este jueves recaló en España.

Las protestas comenzaron el pasado mes de abril con manifestaciones de rechazo a una reforma de la seguridad social, pero aunque fue derogada, las protestas continuaron y se extendieron por todo el país, en demanda de una “democratización”.

Yerling Aguilera, otra de las integrantes de la Caravana, atribuye estas protestas, que calificó de “levantamiento popular”, al “cansancio acumulado de la población durante once años de fuerzas represivas”.

Los manifestantes protestan contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, antiguo guerrillero sandinista que volvió al poder en 2006, después de haber sido presidente de 1984 a 1990, tras la revolución que acabó con la dictadura de Anastasio Somoza.

“Desde que Ortega llegó al poder se cerraron todos los canales de participación y de diálogo y en lugar de ellos, la violencia siempre medió”, no solo con los estudiantes, sino también con los campesinos y trabajadores, según Yerling Aguilera.

Hoy está convocado un paro nacional y como respuesta a esta convocatoria, el Gobierno de Ortega anunció ayer que reanudará el diálogo con la Alianza Cívica, organismo que reúne a diversos grupos de oposición.

Romper el cerco

Las protestas de Nicaragua han traspasado las fronteras y ayer, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó el “recrudecimiento de la violencia” en el país centroamericano, ante lo que las activistas se muestras muy esperanzadas.

“Debido al cerco que hay en Nicaragua y la criminalización de los activistas de derechos humanos se tiene que echar brazo de la gestión de instituciones que se mueven en el campo internacional”, explica Yerling Aguilera.

En este sentido se enmarca la gira que estas activistas están llevando a cabo por Europa, donde visitaron Dinamarca, Bélgica, Suecia, Francia, Holanda y, desde hoy, España.

En sus visitas se han reunido con distintas organizaciones políticas y entidades sociales para explicarles su visión de la situación de violencia que se está viviendo en Nicaragua.

Piden que instituciones públicas y de derechos humanos puedan ejercer esa presión y llegar a acciones concretas y reales “porque ya llevamos dos meses en lucha y no podemos permitir que nos sigan asesinando”, dice Jessica Cisneros.

Por Antonia Méndez Ardila (edición: Desirée García)