Macron le dice al presidente chino que “nadie gana” en una guerra comercial

El presidente chino, Xi Jinping (izq), estrecha la mano del presidente francés, Emmanuel Macron [EFE/EPA/WU HONG]

Shanghái (EuroEFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, le ha dicho al presidente chino, Xi Jinping, que espera que haya pronto un acuerdo que ponga fin a la guerra comercial entre China y Estados Unidos porque “nadie gana”.

“Esperamos que un acuerdo pueda llegar pronto para aliviar las tensiones”, apuntó el mandatario en el acto de inauguración de la Expo Internacional de Importaciones de China (CIIE) que se celebra en Shanghái.

Tensiones que han afectado, continuó, tanto a la economía de la Unión Europea como a la del resto del mundo.

“El mundo entero ha resultado dañado” ya que “nadie gana en una guerra comercial”, añadió el presidente francés en un discurso en el que hizo una fuerte crítica al proteccionismo y abogó por una mayor conexión económica entre países “respetando las particularidades de cada uno”.

Y también, añadió, es importante la colaboración en otros ámbitos como el medio ambiente ya que el trabajo en común de Europa y China para reducir las emisiones será “decisivo”, en un momento en el que Estados Unidos ha iniciado el procedimiento para retirarse del  Acuerdo de París.

“Si queremos cumplir con el acuerdo de París, el año que viene tendremos que mejorar nuestros compromisos para reducir las emisiones y debemos confirmar nuevos compromisos para 2030 y 2050”, apuntó el presidente.

El presidente franc.es Emmanuel Macron, en su intervención en la Feria de Shangai. EFE/EPA/WU HONG

Su discurso siguió al del presidente chino, quien fue el primero en dirigirse al público, formado principalmente por políticos y empresarios, y quien no hizo una referencia directa a la guerra comercial con Estados Unidos aunque también destacó la importancia de un mundo con cada vez menos barreras comerciales.

En este sentido, Macron felicitó al gigante asiático por su visión de abrirse al mundo con eventos como este, en el que participan 3.000 empresas de 150 países que buscarán llegar al competitivo mercado chino durante los próximos seis días.

“Hoy China necesita abrirse al mundo y el resto del mundo tiene que estar abierto a China”, apuntó Macron, quien realiza su segundo viaje oficial al gigante asiático.

Redefinir el orden del comercio mundial

En su mensaje, el presidente francés destacó la necesidad de “redefinir juntos un orden del comercio mundial, que refleje las realidades actuales” y aseguró que Europa y China han de ser capaces de “contribuir de un modo razonable” con este propósito.

La economía y el comercio, la cultura y la lucha contra el cambio climático son los tres ejes prioritarios de este viaje de Macron que continuará esta tarde con la inauguración de la sede del Centro Pompidou de París en Shanghái.

Una feria para mostrar al mundo a una China abierta al comercio exterior

Mostrarse al mundo como un país cada vez más abierto al comercio exterior es el objetivo de la Expo Internacional de Importaciones de China (CIIE) que este martes inauguró en Shanghái el presidente chino, Xi Jinping, con un discurso en el que apostó por un mercado global con cada vez menos barreras.

“China abrirá una puerta cada vez más grande al mundo” y “continuará abriendo sus mercados”, apuntó el mandatario en el acto de apertura de una feria que, en su segunda edición, busca consolidarse como el acontecimiento económico del año.

Con 1.400 millones de personas, acotó Xi, el mercado chino tiene “un potencial ilimitado”, por lo que “todos deberíais venir y ver lo que tiene que ofrecer”, dijo ante un público formado por personalidades internacionales del mundo de la política y la economía.

Entre ellas, el presidente francés, Emmanuel Macron, o el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Acevedo.

Aunque se esperaba que Xi hiciera alguna referencia directa a la guerra comercial que protagoniza China con Estados Unidos, finalmente no hizo ninguna alusión clara, aunque el protagonismo de su discurso lo tuvo el libre comercio y el no al proteccionismo.

“No hay un solo país que pueda resolver por sí mismo las dificultades que enfrenta el desarrollo de la economía global”, apuntó Xi, quien defendió la globalización económica, que representa “una tendencia de la historia” y que, “como la corriente de los grandes ríos del mundo”, “nada puede frenar su movimiento”, ni siquiera “las rocas debajo del agua”.