El reto de compaginar ciberseguridad y privacidad en la UE

El reto de compaginar ciberseguridad y privacidad en la UE

Bruselas (EA.com)/Madrid (EuroEFE).- Hoy en día, el éxito de las investigaciones penales se basa cada vez más en la capacidad de las legislaciones nacionales de los Estados para poder utilizar y basar sus procedimentos legales en pruebas o evidencias electrónicas (“e-evidence”).

El progresivo paso al espacio digital presenta complejos retos debido al carácter internacional y a las difusas fronteras del mundo digital. Por ello, hay una creciente necesidad de contar con un efectivo mecanismo de control. No obstante, el marco legislativo actual no está actualizado a los tiempos de la velocidad de vértigo de internet, se basa -en gran parte- en herramientas que no están diseñadas para gestionar el ingente volumen de peticiones transfronterizas en ese sentido.

Para abordar este reto, en abril de 2018 la Comisión Europea hizo una propuesta legislativa que introducía un marco paneuropeo que permite que para garantizar la aplicación de la ley en un proceso delictivo, un socio de la Unión Europea (UE) pueda obtener pruebas -en ese proceso concreto- directamente de otro proveedor de servicios situado en un Estado miembro diferente.

En estos momentos, los miembros del Consejo y del Parlamento Europeo debaten la propuesta legislativa y su capacidad para cumplir con las necesidades de la aplicación de la ley, además de las salvaguardas necesarias para garantizar una adecuada protección legal para los sospechosos y para otros usuarios en la UE.

La propuesta de la Comisión Europea también sienta las bases para un posible acuerdo entre Estados Unidos y la UE que establezca un marco legal para el acceso a las evidencias o pruebas electrónicas en un mundo cada vez más interconectado.  Recientemente, los Estados miembros del bloque comunitario han reiterado su petición a Bruselas para obtener un mandato que inicie las negociaciones con Washington, poniendo de relieve la urgencia de contar con un acuerdo de ese tipo.

En ese sentido, el portal europeo multilingüe EURACTIV, socio de EFE, organizó recientemente un debate en su sede de Bruselas para analizar soluciones posibles a los retos en torno a la obtención de pruebas en un mundo cada vez más digital, según se muestra en este video patrocinado.

Entre los temas abordados en ese seminario de expertos figuraban preguntas como: ¿qué datos existen para apoyar el argumento de que las pruebas o evidencias digitales (“e-evidence”) se traducen en más condenas de criminales o terroristas? ¿Pueden las “evidencias electrónicas” traducirse en una mayor control por parte de los Estados, y cuál debería ser el nivel adecuado de fiscalización? ¿Deberían limitarse los objetivos de la propuesta exclusivamente a los casos de terrorismo y delitos graves?

Por Brian Maguire y Malte Ketelsen (EA.com)/F.Heller (versión española)