Científicos y alcaldes europeos piden más inversión contra la COVID-19

El "fácil manejo" de los nuevos tests los convertirá en una opción idónea para ambulatorios y centros de salud de poblaciones pequeñas sin grandes hospitales. EFE/EPA/ROBERT GHEMENT/Archivo

Madrid/Barcelona (EuroEFE).- Científicos y alcaldes europeos han pedido este miércoles en sendos llamamientos públicos que se destine más inversión para luchar contra la COVID-19.

Centros de investigación europeos piden una inversión “sin precedentes”

Europa no podrá asegurar la seguridad de sus ciudadanos ante la crisis de la COVID-19 si no destina 150.000 millones de euros a su programa de investigación e innovación, una inversión “sin precedentes” que supone el 50% más que la propuesta actual de la Comisión Europea, según un manifiesto firmado por catorce centros de investigación biomédica de Europa.

Los centros, que forman parte de la alianza EU-LIFE y suman más de 8.000 empleados en catorce países, advierten de que “los milagros científicos no existen” y que para salir de esta crisis hará falta una apuesta “sin precedentes” por la investigación y la innovación.

El documento puntualiza que al menos una tercera parte de estos fondos debería reservarse a la investigación impulsada por la curiosidad (“blue skies research”) que depende sobre todo de las subvenciones del Consejo Europeo de Investigación (ERC), ya que la mayoría de estos proyectos científicos son de alto riesgo y no suelen contar con financiación del sector privado.

El manifiesto destaca la investigación de los retrovirus como ejemplo de ciencia básica, cuya labor fue clave para combatir el SIDA cuando apareció la enfermedad por primera vez.

Ademas, apunta el texto, cada euro invertido en “blue skies research” genera 4,20 euros de retorno para la sociedad.

Los centros subrayan la importancia de considerar los fondos europeos como complementarios, y no sustitutivos a las responsabilidades nacionales en relación con la inversión en ciencia e innovación y piden que cada país de la UE dedique, al menos, el 3% de su Producto Interior Bruto (PIB) a la I+D+i.

Actualmente la inversión media en Europa está lejos de esa cifra y se sitúa en el 2,06%, cifra que en España es aún más baja, del 1,24% del PIB en 2018, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Para el director del Centro de Regulación Genómica (CRG), Luis Serrano, “estos tiempos inéditos requieren acciones sin precedentes”.

“El peaje de mortalidad y la devastación económica de la pandemia nos muestra que Europa y sus naciones constituyentes deben despertar y considerar que la inversión en ciencia, salud y la importancia de mantener un tejido industrial local es una cuestión de vida o muerte, no simplemente algo bonito que hay que tener. El futuro éxito de nuestro continente depende de ello”, advierte el investigador español.

La alianza también insta a Europa a crear un entorno más favorable para la industria farmacéutica con el fin de aumentar la capacidad de las cadenas de suministro regionales para acceder rápidamente a nuevas vacunas, pruebas de diagnóstico, terapias y dispositivos médicos.

El manifiesto advierte que no se puede tener una investigación básica sin también tener los medios de producción para aprovecharse de sus resultados.

“Para abrazar el futuro con éxito, Europa necesita aumentar la inversión en investigación básica de alto riesgo y combinarla con un entorno más favorable para industria farmacéutica: solo sumando estos dos aspectos podemos abordar eficientemente las necesidades médicas de los ciudadanos”, avisa la presidente de EU-LIFE y directora del Netherlands Cancer Institute, René Medema.

“Cada vez que surge una nueva crisis global, todos miramos a la ciencia para encontrar soluciones, porque todos sabemos que las soluciones existentes para crisis pasadas como el SIDA fueron el resultado de investigaciones básicas. Es por eso que instamos al Consejo Europeo a que apoye un presupuesto sólido para Horizon Europe y garantice que la investigación básica tenga los medios necesarios en Europa”, concluye la coordinadora de EU-LIFE, Marta Agostinho.

Ciudades europeas piden a la UE que destine 120.000 millones para la ciencia

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha liderado un llamamiento de seis ciudades europeas, entre ellas Madrid, para que la Unión Europea incremente la inversión en investigación e innovación ante la crisis de la COVID-19 a un mínimo de 120.000 millones de euros para el período 2021-2027.

Colau ha conseguido el apoyo de Madrid, Berlín, Milán, Munich y Estocolmo para sumarse a las peticiones de la comunidad científica y académica de toda Europa que reclaman un incremento de la inversión de la UE en investigación a raíz de la pandemia.

En una carta a los líderes de las instituciones europeas, a los grupos políticos del Parlamento Europeo y los representantes de los Estados miembros, Colau y los alcaldes de las otras cinco ciudades, entre ellos el de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, reclaman “posicionar y fortalecer la investigación y la innovación europeas en el contexto internacional de ciencia e investigación, más allá de intereses particulares o partidistas”.

Según los alcaldes, la crisis provocada por la COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia y necesidad de disponer de un ecosistema científico “fuerte que tenga la capacidad de centrar los esfuerzos en la búsqueda de soluciones ante esta crisis y los futuros retos a los que se enfrenta la sociedad, especialmente a nivel urbano”.

Colau ha recordado que Barcelona tiene centros y equipamientos punteros que están haciendo investigaciones sobre la Covid-19, como el Barcelona Supercomputing Center, ISGlobal, Centro de Regulación Genómica o el Instituto de Bioingeniería de Cataluña, entre otros, con programas para diseñar fármacos o estudiar el comportamiento del virus.

La reivindicación de las seis ciudades, reunidas bajo el nombre de # Cities4Science y plasmada en la carta, la han enviado a los presidentes de la Comisión Europea, Consejo Europeo, Parlamento Europeo y de los diversos grupos parlamentarios, a la comisaria de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, así como a los representantes de los estados miembros ante la UE.

En concreto, las ciudades reclaman aumentar el presupuesto del programa europeo en investigación e innovación para el período 2021-2027, el llamado Horizon Europe, hasta al menos los 120.000 millones de euros.

Asimismo, piden que continúe el programa marco de la UE de financiación de la investigación, Horizon 2020, que termina este próximo diciembre, y el nuevo programa Horizon Europe que se iniciará en 2021, para asegurar que “las líneas de investigación actuales no se ven afectadas por la crisis de la COVID-19”.

Los seis alcaldes también piden “afianzar y aumentar el compromiso y la inversión europea” en los programas Marie Sklodowska-Curie de becas que prioricen el apoyo a mujeres, jóvenes y grupos vulnerables y el programa Erasmus + para estudiantes de doctorado.

La Dexametasona podría salvar las vidas de los pacientes graves de COVID-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebró este miércoles los progresos conseguidos en Reino Unido con el uso de dexametasona, un fármaco barato y de fácil acceso en todo el mundo, para tratar a pacientes críticos de COVID-19, y felicitó a la Universidad de Oxford y el Gobierno británico por el hallazgo. “Es el primer tratamiento que ha mostrado ser capaz de reducir la mortalidad en pacientes con COVID-19 que requirieron oxígeno o ventilación”, destacó en un comunicado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien extendió su felicitación a los hospitales británicos “que contribuyeron a este descubrimiento científico para salvar vidas”.

Edición: Catalina Guerrero