Investigadores europeos dan con un posible tratamiento para casos de coronavirus

EFE/EPA/RONALD WITTEK/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- Un fármaco genérico utilizado para combatir la osteoporosis, el Raloxifeno, “podría servir como un tratamiento efectivo para pacientes positivos por COVID-19 con síntomas leves o asintomáticos”, según investigadores europeos, informó la Comisión Europea (CE) en un comunicado.

Los “prometedores resultados” de la investigación del consorcio europeo Exscalate4CoV se basan en los cálculos del sistema de supercomputación de la Unión Europea (UE).

En concreto, los investigadores han centrado sus análisis en comprobar el “impacto potencial de las moléculas ya conocidas contra la estructura genómica del coronavirus”.

El consorcio Exscalate4CoV cuenta con 18 socios y 15 miembros asociados, entre ellos el Centro Nacional de Supercomputación, situado en Barcelona, así como las instituciones homólogas de Alemania e Italia.

“El consorcio ya ha probado virtualmente 400.000 moléculas usando sus supercomputadoras. Se preseleccionaron 7.000 y 40 resultaron activas contra en los experimentos in vitro. Entre ellas, el Raloxifeno emergió como la molécula más prometedora”, informó el Ejecutivo comunitario.

En esta primera fase de la investigación se ha podido comprobar que el fármaco “podría ser eficaz para bloquear la replicación del virus en las células”, deteniendo así el avance de la enfermedad sobre todo cuando esta se encuentra en una fase temprana.

Los investigadores destacan la “alta tolerabilidad para el paciente, la seguridad y el perfil toxicológico altamente establecido” del compuesto.

Antes de continuar con el proceso experimental, el proyecto debe recibir el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento, que debe aprobar el nuevo “uso potencial” del compuesto.

“Una vez aprobado, el fármaco podría ponerse rápidamente a disposición de la ciudadanía en gran cantidad y a bajo coste, ayudando así a mitigar los efectos de las nuevas olas de infección”, subrayó.

Con motivo de esta investigación, el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, subrayó que estos primeros resultados “demuestran el valor de una verdadera cooperación paneuropea” en materia científica.

Por ello, no descartó la movilización de más recursos y tecnologías disponibles, “incluida la Inteligencia Artificial”, para luchar contra el virus.

Reino Unido, China y EEUU lideran la carrera por la vacuna

Cuatro de las cerca de 200 candidatas a convertirse en la anhelada vacuna contra la COVID-19 (dos en China, una en EEUU y otra en Reino Unido) están cerca de entrar en la tercera fase de ensayos, última antes de su posible producción masiva, destacó este jueves la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La experta india Soumya Swaminathan, jefa de investigación científica en el organismo con sede en Ginebra, expresó su confianza en que “en alrededor de dos semanas” estas cuatro candidatas, de entre una decena que están ya al final de la segunda fase, pasen a la mencionada fase tres de pruebas clínicas.

Se trataría de la vacuna investigada por la farmacéutica AstraZeneca en colaboración con la británica Universidad de Oxford, la Messenger RNA desarrollada por el Centro de Investigación de vacunas de EEUU y la compañía Moderna, y dos candidatas de sendas instituciones médicas de China.

La fase dos de la investigación de una vacuna implica pruebas en un centenar de voluntarios, mientras que la tercera extiende las pruebas a millares de personas, en un proceso que normalmente dura al menos un año o año y medio pero que cientos de instituciones están intentando acelerar debido a la gravedad de la pandemia.

“Con suerte, podríamos tener una o dos candidatas exitosas antes del final de este año, pero debemos observar los resultados de los actuales tests clínicos”, señaló Swaminathan en rueda de prensa.

De conseguirse que varias de las candidatas prueben su efectividad y puedan comenzar su producción masiva, la experta de la OMS vaticinó que se podría contar “con unos 2.000 millones de dosis en 2021”, momento en el que deberá tenerse en cuenta qué colectivos o lugares deben recibir antes esta inmunización.

Editado por Miriam Burgués