Dubravka Suica, vicepresidenta de la CE, aboga por “modernizar” el presupuesto europeo para una política de cohesión diferente

La vicepresidenta de la Comisión Europea para Democracia y Demografía, Dubravka Suica, durante la rueda de prensa tras la reunión de este jueves con el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (i), en la sede del Gobierno regional, para analizar los retos demográficos que tiene la Comunidad y cómo aborda esta cuestión la Unión Europea. EFE/NACHO GALLEGO

Valladolid (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) dijo este jueves que el presupuesto comunitario se va a “modernizar”, pero no quiere decir que la política de cohesión vaya a reducirse, sino hacerla de manera “diferente”.

La vicepresidenta europea para la Democracia y la Demografía, la croata Dubravka Suica, citó este jueves el ejemplo del “fondo de transición” para antiguas zonas mineras (todavía no se ha distribuido), que se asignará según las proporciones de los países como parte de la política de cohesión para ayudar a transformarlas en otros sectores productivos.

“Cuando hablamos de modernización del presupuesto significa un poco ir en esta línea, no que la política de cohesión sea más baja, sino hacerla más diferente”, quiso precisar en rueda de prensa conjunta en Valladolid con el presidente de la comunidad autónoma de Castilla y León,Alfonso Fernández Mañueco.

A falta de concretar las cantidades del período 2021-2027 para cada partida, sí reconoció la “brecha importante” abierta en el presupuesto europeo por la salida del Reino Unido.

“No puedo decir que vayamos a mantenernos de la misma manera -comentó-, pero el presupuesto se va a modernizar de acuerdo con las nuevas directrices políticas”, como la ecología y la digitalización, entre otros.

La vicepresidenta de la Comisión Europea para Democracia y Demografía, Dubravka Suica, momentos antes de la rueda de prensa tras la reunión de este jueves con el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (i), en la sede del Gobierno regional, para analizar los retos demográficos que tiene la Comunidad y cómo aborda esta cuestión la Unión Europea. EFE/NACHO GALLEGO

 

Despoblación y reto demográfico 

Suica, que también participó en un debate con autoridades y ciudadanos, habló de la despoblación y del “reto, no el problema” demográfico que afecta a toda Europa, no solo a España y regiones como ésta, la mayor de la UE en superficie, pero con pocos habitantes en proporción y dispersa en muchos núcleos de población.

Hay que afrontarlo en su conjunto, con estrategias a largo plazo para las zonas rurales, propuso en ese debate moderado por el director de la Oficina de la CE en Madrid, Francisco Fonseca.

“Estamos viajando por Europa y queremos ver qué está en juego; estamos elaborando un informe sobre el impacto demográfico en toda la Unión para ver los retos reales”. Y para eso hay que oír a alcaldes y emprendedores, apostilló.

Después se ofrecerán una “caja de herramientas” o de medidas porque la “coordinación” entre los diferentes niveles de la administración puede resolver los problemas.

Precisó, no obstante, que la CE puede hacer recomendaciones, por ejemplo fiscales para atraer empresas y empleo, pero no puede interferir en las competencias de los Estados, que son soberanos, aunque se puede ayudar con fondos, financiación y políticas de cohesión y hacer un “mejor uso” de todo ello.

“El reto es único (común), pero no unificado, es tan diverso como Europa y tenemos que enfocar cada región de manera diferente, no es un café para todos”, resaltó Suica, que también se reunió con alcaldes de pequeñas localidades y visitará esta tarde un pueblo de 300 habitantes que aplica un programa piloto para empresas y repoblación.

 

La democracia y el futuro de Europa 

En cuanto a la Conferencia sobre el Futuro de Europa, de la que es responsable, se lanzará el 9 de mayo, Día de Europa, y durará dos años, buscando un acuerdo entre la Comisión, el Parlamento y el Consejo y con el Comité de las Regiones, pues la UE ya tiene buenas prácticas, como Erasmus Plus, pero siempre se pueden mejorar e innovar.

Una de las claves para todo ello, apuntó la vicepresidenta, es una comunicación basada en la “retroalimentación”, conocer las propuestas ciudadanas y traducirlas en ideas y políticas concretas para “romper la brecha entre ciudadanos y políticos a nivel nacional y europeo”.

Se preguntó “por qué está aumentando el populismo” y también recordó que la abstención en las pasadas elecciones europeas fue del 50 %. “Los ciudadanos nos quieren decir algo”, no necesariamente que estén “en contra de nosotros”.

Porque hay una “conexión muy estrecha entre democracia y demografía”, dedujo.

Es “obvio” que hay un cambio demográfico en los países europeos, con movimientos de población entre ellos, procedentes de otros continentes, pero también del campo a la ciudad, fundamentalmente en busca de una vida mejor porque se carece de servicios o son deficitarios.

“Y la gente empieza a sentirse abandonada, están descontentos y empiezan a culpar a la democracia” y “no quieren implicarse en las elecciones”, explicó.

“Mi objetivo es escuchar y encontrar los motivos de esa emigración y tratar de revitalizar las zonas rurales”, subrayó.

Para ello se está desarrollando un “mapa” europeo del impacto de los movimientos y cambios demográficos en toda Europa en colaboración con los comisarios de Agricultura, Educación y Cultura, Transporte y Asuntos Sociales y Empleo.

Entre otros asuntos, comentó que la tasa de natalidad europea es de 2,1, pero ni aunque fueran cuatro hijos por mujer en edad fértil sería suficiente para las necesidades del mercado laboral.

Edición: Catalina Guerrero