Claves para el éxito de la política comercial europea

Presentación del estudio "La política comercial europea ante un entorno internacional cambiante" el 15 de octubre de 2019 en Madrid. EFE/Real Instituto Elcano

Madrid (EuroEFE).- La política comercial de la Unión Europea (UE) “puede mover montañas”, pero su éxito va a depender de cómo se adapte a un entorno de deterioro de las reglas del juego y de guerra entre Estados Unidos y China apostando por recuperar legitimidad ciudadana y por una mayor conexión con otras políticas comunitarias.

Ese es el diagnóstico que han ofrecido varios expertos españoles este martes en Madrid durante la presentación del estudio del Real Instituto Elcano titulado “La política comercial europea ante un entorno internacional cambiante”.

“La política comercial es la mejor arma que tenemos para garantizar la cooperación internacional y, por qué no, la solidaridad”, ha subrayado Silvia Iranzo, ex secretaria de Estado de Comercio y doctora en Economía.

Y, a su juicio, la comercial ha sido la política de la UE “más exitosa hasta la fecha” y “puede sacar pecho” frente a otras áreas.

Como recoge el estudio de Elcano, con solo el 7 % de la población mundial la UE es la primera potencia exportadora e importadora, y representa un tercio del comercio global, por delante de Estados Unidos y China.

Además, cerca de 30 millones de empleos en la Unión dependen directa o indirectamente de las exportaciones al resto del mundo, que han aumentado un 40 % desde el año 2002.

Pero el panorama está transformándose rápidamente y a desafíos externos como “una China reemergente” y la política proteccionista del presidente estadounidense, Donald Trump, hay que sumar las recientes resistencias en el seno de la UE a ciertos acuerdos comerciales como los logrados con Canadá o el Mercosur.

Así lo ha señalado Miguel Otero, investigador del Real Instituto Elcano, al presentar el estudio, que plantea varias líneas de actuación para que la política comercial europea no fracase en un mundo multipolar y muy distinto al de la segunda mitad del siglo XX.

RELEGITIMAR LA POLÍTICA COMERCIAL

Según Federico Steinberg, investigador de Elcano y autor del estudio, es necesario trabajar “para reducir el descontento que hay sobre la globalización comercial”.

En su opinión, existe “un malestar latente” y, tal como enfatiza el estudio, la UE “necesita mejorar la legitimidad de la apertura económica a ojos de sus ciudadanos”, tanto en lo relativo a sus resultados como asegurando que los valores compartidos sobre derechos laborales, medioambiente o privacidad puedan ser “exportados” a través de los acuerdos comerciales.

Los acuerdos negociados por la Comisión Europea (CE) en nombre de los Veintiocho tienen un impacto muy desigual en los distintos países y regiones. Una posible solución, de acuerdo con Steinberg, pasa por dar “una vuelta de tuerca” al ya existente Fondo de Ajuste para la Globalización, “pequeño y poco efectivo” hasta la fecha.

Iranzo, no obstante, se ha mostrado bastante escéptica al respecto al afirmar que “compensar a los perdedores” de los acuerdos comerciales “tiene una complejidad técnica extraordinaria” y “no se puede hacer con cargo al presupuesto de la UE porque no da”.

REGULAR LA GLOBALIZACIÓN FINANCIERA

El informe alerta de que “la legitimidad de la globalización financiera europea difícilmente se logrará mientras no se consiga evitar la capacidad de bloqueo en el ámbito fiscal de países que se aprovechan de otros Estados miembros y erosionan sus bases imponibles”.

“Si queremos avanzar en la legitimación de la globalización comercial, no podemos olvidarnos de la financiera (…) No da igual si las empresas pagan o no impuestos”, ha indicado Enrique Feás, investigador de Elcano y autor del estudio junto con Steinberg.

Según Steinberg, que ha mencionado directamente a Países Bajos, Luxemburgo e Irlanda, “no es de recibo que haya tres países en la UE que son paraísos fiscales básicamente”.

“La lista de paraísos fiscales de la UE es para reirse”, ha dicho en la misma línea Iranzo, para quien “hoy por hoy es una quimera” pensar en mejorar la armonización fiscal debido a que la toma de decisiones en la materia se hace por unanimidad.

 

Autonomía, mercado único y pasaporte común, bazas de la UE en el nuevo orden global

Madrid (EuroEFE).- Tener autonomía estratégica, hacer realidad el mercado único, fundamentalmente en el sector servicios, y aspirar a un pasaporte europeo común son las bazas por las que debe apostar la UE ante un nuevo orden global marcado por la guerra tecnológica y comercial entre EEUU y China.

 

EMPEZAR A HABLAR EL LENGUAJE DEL PODER

Parafraseando al ministro español de Asuntos Exteriores en funciones y futuro jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, Steinberg ha argumentado que la Unión “tiene que empezar a hablar el lenguaje del poder” y eso implica coordinar y vincular la política comercial con la exterior.

“La única opción para la UE pasa por aumentar su autonomía estratégica”, sugiere el estudio, pero “por desgracia” actualmente “no es un líder político internacional, no lo es porque la gobernanza de la política exterior y de seguridad europea es mala”, según Iranzo.

En la UE “llevamos un tiempo pegándonos un tiro en el pie” frente a “países que hacen trampas” como China, ha dicho la ex secretaria de Estado de Comercio.

“Lo que está pasando con China en buena parte es culpa nuestra, lo toleramos por no tener herramientas sofisticadas o por intereses comerciales”, ha añadido.

La estrategia en la parte comercial pasa por “esperar lo mejor, pero prepararnos para lo peor”, que sería un futuro “desmembramiento del orden multilateral” y el nacimiento de un mundo de bloques económicos, “uno alrededor de Estados Unidos, otro de China y un tercero que debería ser la UE”, ha resumido Steinberg.

Para saber más:

Informe “La política comercial europea ante un entorno internacional cambiante”