Asia da los últimos pasos para firmar un megatratado comercial

Los líderes de la ASEAN en la cumbre de Bangkog. El objetivo es finalizar la negociación de un megatratado comercial en Asia. [EFE/EPA/LUKAS COCH]

Bangkok (EFE).- Asía comienza a dar forma a una megatratado comercial. Los diez países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) están dispuestos a firmar el año que viene un tratado que, de salir adelante, creará la alianza económica más grande del mundo, anunció este lunes el primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-Ocha.

La Asociación Económica Integral Regional (RCEP), impulsada principalmente por China y que aunaría casi un tercio de la economía mundial, incluye al gigante asiático, Australia, Corea del Sur, Japón, India, Nueva Zelanda y los diez miembros de la ASEAN, formada por Birmania, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

El RCEP, cuyas negociaciones se iniciaron de manera formal en la cumbre de la ASEAN de 2012 celebrada en Camboya, engloba una población de 3.400 millones de personas -el 47 % de la población mundial- y un Producto Interior Bruto de 22,6 billones de dólares (20,6 billones de euros) -o el 32,2 % del PIB mundial-.

Además de aglutinar el 29 % del actual comercio mundial y el 32,5 % de la inversión mundial.

El primer ministro tailandés anunció que los integrantes de la ASEAN han finalizado sus negociaciones y están dispuestos a firmar el tratado el año que viene, al abrir una reunión del bloque regional con China, Corea del Sur y Japón, en el marco de la cumbre que el grupo y sus socios mantienen en Bangkok.

A pesar de los grandes datos que presenta el megatratado, las negociaciones han sido lentas y complicadas y desde hace ya cinco años las dirigentes políticos de las naciones implicadas aseguran reiteradamente estar cerca de alcanzar un acuerdo, para al final postergarlo al año siguiente.

Entre los obstáculos que han impedido el avance, se encuentran los temores del gobierno de Nueva Delhi a que el RCEP acabe dañando la manufactura local e India se vea inundada por productos fabricados en China.

La UE y la ASEAN

La Unión Europea y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) trabajan para establecer una Asociación Estratégica. El diálogo entre la UE y la ASEAN se remonta a 1977 y no fue hasta junio de 2015 cuando de confirmó la adopoción de la nueva estrategia, bajo el epígrafe “La UE y la ASEAN: una asociación con un propósito estratégico”.

En agosto de 2017, durante la Conferencia Postministerial UE-ASEAN, se acordó el segundo Plan de Acción UE-ASEAN (2018-2022). Y la decisión de incrementar el nivel de las relaciones bilaterales se adoptó en la reunión ministerial entre las dos partes del pasado 21 de enero.

Un rápido vistazo a las relaciones entre la UE y la ASEAN

Un mercado del 47 por ciento de la población mundial

El RCEP lo conforman 3.400 millones de personas -el 47 % de la población mundial- y un Producto Interior Bruto de 22,6 billones de dólares (20,6 billones de euros) -o el 32,2 % del PIB mundial-.

Con economías con un sólido crecimiento, donde destacan China e India, el grupo alcanzaría los 100 billones de dólares (90 billones de euros) para 2050, conforme a la estimación de la consultora británica PricewaterhaouseCoopers.

De prosperar el acuerdo, que deberá ser ratificado en 2020 por los parlamentos de los diferentes países, eliminará tarifas aduaneras a más del 90 por ciento de los bienes comerciados entre los socios.

El pacto también cubre el comercio de bienes y servicios, inversiones, intercambio de propiedad intelectual, así como mecanismos para resolver las posibles disputas que surjan.

El mayor de los desafíos, apunta el economista tailandés Piti Sangam, de la universidad de Chulalornkong, será ver cómo se implementa el tratado en los diferentes países dada la diferencia en desarrollo económico y sociocultural entre naciones tan dispares como, por ejemplo, Laos y Australia.

Una negociación sin fin 

A pesar de los grandes datos que presenta el megatratado, las negociaciones han sido lentas y complicadas y desde hace ya cinco años las dirigentes políticos de las naciones implicadas aseguran reiteradamente estar cerca de alcanzar un acuerdo, para al final postergarlo al año siguiente.

Entre los obstáculos que han impedido el avance, se encuentran los temores del Gobierno indio a que el RCEP acabe dañando la manufactura local e India se vea inundada por productos fabricados en China.

Pekín sugirió, a fin de avanzar con el acuerdo, dejar que India se asocie en una etapa posterior del RCEP, una opción que descarta el economista tailandés ya que entonces el pacto quedaría notablemente mermado.

Australia y Nueva Zelanda, además, han expresado sus preocupaciones por la falta de regulación y derechos de los trabajadores y las débiles leyes de protección medioambiental en algunos de los países.

Las crecientes tensiones comerciales entre Japón y Corea del Sur, también podrían ser un factor que haga descarrilar el RCEP, que además carece de disposiciones para la liberalización de empresas estatales.

China vs EEUU

La Asociación Económica Integral Regional surgió como la respuesta de Pekín al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), amparado por Washington y cuyas negociaciones se completaron en octubre de 2015.

La llegada de Trump a la Casa Blanca, el 20 de enero de 2017, supuso un cambio hacia el proteccionismo en la política económica de EEUU y cuatro días después de entrar al Despacho Oval firmó la orden para retirar al país norteamericano del TPP.

En el actual contexto de incertidumbre en la economía global marcado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Pekín intenta ocupar el hueco dejado por Washington y se ha erigido como uno de los más firmes defensores del multilateralismo económico.