Camboya pierde privilegios de exportación a la UE por violaciones de derechos

Una mujer camboyana compra comida en un mercado de Phnom Penh. EFE/EPA/KITH SEREY

Bangkok (EuroEFE).- Camboya perdió este miércoles una serie de privilegios de exportación a la UE de productos como textiles y azúcar, que suponen un 20 por ciento de sus ventas al bloque, por sus violaciones sistemáticas de los derechos humanos.

El país asiático se beneficiaba del acceso libre de impuestos al mercado europeo de una serie de “productos seleccionados” a través del programa de la UE Todo Menos Armas (EBA, en inglés) que establece tarifas preferenciales para impulsar las economías de varios países en vías de desarrollo.

Bruselas, el socio más importante de Camboya, anunció en febrero que restringiría, tras un periodo de 6 meses, el acceso a los mercados de la Unión de prendas de vestir y calzado, todos los artículos de viaje y azúcar de Camboya que hasta ahora se beneficiaban del programa.

La decisión se tomó por las violaciones “sistemáticas” de los derechos humanos en el reino jemer y la persecución contra la oposición política.

“Le hemos brindado a Camboya oportunidades comerciales que permitieron al país desarrollar una industria orientada a la exportación y dieron empleo a miles de camboyanos (…) No obstante, nuestro continuo apoyo no disminuye la urgente necesidad de que Camboya respete los derechos humanos y laborales”, declaró hoy en un comunicado Phil Hogan, Comisario de Comercio de la UE.

Aunque Hogan apuntó que el bloque está dispuesto a levantar las restricciones “siempre que veamos una mejora sustancial” en la situación del país.

La medida de Bruselas afecta a una quinta parte de las exportaciones camboyanas a la UE, lo que equivale a alrededor de unos 1.000 millones de euros al año.

El primer ministro camboyano, Hun Sen, se ha mostrado desafiante en varios discursos contra la medida de la UE y se ha negado a conceder cualquier concesión a las demandas de Bruselas, entre ellas la retirada del cargo por sedición contra Kem Sokha, presidente del Partido para el Rescate Nacional de Camboya(PRNC), la principal formación de la oposición, que fue detenido en 2017.

Como respuesta a las restricciones de la UE, Camboya ha concentrado su política económica en China, otro de sus principales socios comerciales, con quien tiene avanzada la negociación de un Tratado de Libre Comercio.

Camboya ha perdido privilegios comerciales que suponen un 20 por ciento de sus ventas a la UE. EFE/EPA/KITH SEREY

Entretanto, el portavoz del Ministerio de Economía y Finanzas, Meas Sok Sensan, anunció el martes que Camboya ha aprobado un fondo de 1.160 millones de dólares (986 millones de euros) para paliar los efectos derivados de las restricciones de la UE.

Representantes de las industrias del textil y del calzado camboyanas, quienes pidieron en junio a la UE posponer la aplicación de las medidas ante el fuerte impacto económico de la COVID-19, volvieron a reclamar ayer que el bloque reconsidere las restricciones.

“Todavía tienen el poder de cambiar su postura (…) Seguimos insistiendo a la UE que cambie su decisión”, solicitó Van Sou Ieng, director de la Asociación de fabricantes de prendas de vestir de Camboya, en declaraciones al diario Khmer Times.