Francia, la UE y Estados Unidos empiezan a enzarzarse con la tasa Google

EEUU defiende a sus tecnológicas frente a tasas digitales europeas. [EFE/ Luong Thai Linh]

Washington/París (EuroEFE).- Se anuncia un nuevo capítulo de guerra comercial entre la UE y Estados Unidos. El Gobierno de Estados Unidos impondrá aranceles de 2.400 millones de dólares a hasta el 100 % del valor de productos franceses, en respuesta a la imposición por parte de Francia de una tasa sobre los ingresos de los servicios digitales de tecnológicas estadounidenses, como Google y Facebook. Francia dice que la UE responderá con contundencia.

El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha asegurado este martes, en una entrevista en la emisora “Radio Classique”,  que ya ha contactado con la Comisión Europea para garantizar que habría una respuesta “contundente” en caso de nuevas sanciones.

“Las cosas están claras entre los europeos: si hubiera nuevas sanciones estadounidenses, la UE estará dispuesta a responder”, señaló.

La Oficina del Representante de Comercio Exterior de EE.UU. (USTR, en sus siglas en inglés) explicó en un comunicado que la medida “incluye aranceles adicionales de hasta el 100 % sobre ciertos productos franceses”.

La lista de bienes franceses que estarán sujetos a estos gravámenes engloba 63 categorías diferentes con un valor comercial aproximado de 2.400 millones de dólares y en ella aparecen productos como quesos, bolsos, vino espumoso y artículos de maquillaje.

“Es inaceptable, no está a la altura de un aliado y no es el comportamiento que esperamos de Estados Unidos hacia uno de sus principales aliados, Francia, y de manera más general, Europa”, criticó Le Maire.

“La Unión Europea (UE) actuará y reaccionará como una y seguirá unida. Estamos coordinado con las autoridades francesas los próximos pasos”, dijo este lunes el portavoz comunitario Daniel Rosario.

Este rehusó, no obstante, anticipar si la Unión tomará represalias en caso de que Washington llegue a imponer efectivamente los aranceles.

El portavoz comunitario recalcó que el anuncio de Estados Unidos no supone que los aranceles se implementen de forma inmediata, sino que “abre varias vías posibles para materializar esa acción”. “Si ocurre y cuándo ocurra, trabajaremos a partir de ello”, dijo.

Le Maire dice que la tasa no es discriminatoria

Según Le Maire, el proyecto que busca sancionar a los gigantes del digital no es discriminatorio porque también se dirige a empresas de otros países, como China, y tiene por objeto “restablecer la justicia fiscal”.

“Hay un proyecto de imposición fiscal a nivel internacional que está sobre la mesa de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) al que Francia ha dicho sí y para el que se han tenido en cuenta todas las reivindicaciones y expectativas estadounidenses”, dijo.

En su opinión, si Estados Unidos no acepta ese plan internacional estaría faltando al compromiso que adquirió a finales de agosto en la cumbre del G7 en Biarritz al no querer encontrar una solución internacional a la cuestión digital.

Las sanciones de Trump

El anuncio de este lunes es el resultado de una investigación que el Gobierno del presidente Donald Trump ha llevado a cabo durante cinco meses sobre el impuesto digital de París y que concluye que esa tasa “discrimina a las compañías estadounidenses, es incompatible con los principios vigentes de la política fiscal internacional y es inusualmente oneroso para las empresas de EE.UU. afectadas”.

A pesar de que por ahora es una recomendación de la USTR y no existe aún una fecha oficial de entrada en vigor, se espera que Trump dé luz verde a la iniciativa impulsada por esta oficina gubernamental próximamente.

EEUU contra los regímenes fiscales “que discriminan”

El responsable de Comercio Exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, destacó que “la decisión envía una señal clara de que Estados Unidos tomará medidas contra los regímenes fiscales digitales que discriminan o imponen cargas indebidas a las empresas estadounidenses”.

Lighthizer advirtió además de que la USTR está evaluando si abrir investigaciones del mismo tipo sobre los impuestos a los servicios digitales de Austria, Italia y Turquía.

“La USTR se enfoca en contrarrestar el creciente proteccionismo de los Estados miembros de la UE, que se dirige injustamente a las compañías estadounidenses, ya sea a través de impuestos a los servicios digitales u otros esfuerzos que apuntan a las principales compañías de servicios digitales de Estados Unidos”, agregó.

La tasa GAFA

Esta medida llega meses después de que Francia promulgara oficialmente en julio la conocida como tasa GAFA (por Google, Apple, Facebook y Amazon), que fija la imposición del 3 % sobre la facturación del negocio digital de esas empresas para obligarles a pagar impuestos en Francia por los beneficios que obtienen gracias a los internautas franceses.

El impuesto francés afecta a las compañías cuyos ingresos anuales superan los 750 millones de euros a nivel mundial (unos 845 millones de dólares); de forma que unas 30 empresas podrían verse afectadas, la mayoría estadounidenses, aunque la lista también incluye a firmas chinas, británicas y alemanas.

Google, uno de las empreas afectadas por la tasa GAFA . EFE/Monica Davey

Una ofensiva que no cesa: EEUU también contra Brasil y Argentina

El castigo a Francia fue anunciado el mismo día que la reimposición por parte de Washington de gravámenes a Brasil y Argentina, otros dos países históricamente aliados de EE.UU.

“Brasil y Argentina han aplicado una devaluación masiva de sus monedas, lo cual no es bueno para nuestros agricultores”, indicó Trump en mensajes en su cuenta Twitter.

“Por lo tanto, efectivo inmediatamente – añadió- restauraré los aranceles sobre todas las importaciones de acero y aluminio enviadas a Estados Unidos desde estos países”.

Los dos países suramericanos habían sido exentos por parte del presidente estadounidense de los aranceles al acero del 25 % y al aluminio del 10 % que impuso a sus principales socios comerciales en mayo de 2018, tras lograr cesiones de las autoridades de ambos países.

Entonces, el Gobierno de Argentina anunció que impondría límites a sus exportaciones de aluminio y acero a EE.UU; y días después, el Ejecutivo brasileño aceptó un acuerdo de cuotas bajo el que admitió un arancel del 10 % sobre el aluminio y límites a sus ventas de acero.