EEUU mantiene los aranceles a los productos europeos: rechazo de España y compromiso de Bruselas a encontrar una “solución negociada”

Agricultores, cooperativistas, entamadores y envasadore de aceituna de mesa, se han concentrado en varias ocasiones para pedir la retirada de los aranceles impuestos por el Gobierno estadounidense a la aceituna negra española. [EFE/Raúl Caro.]

Washington/Bruselas/París/Madrid (EuroEFE).- El Gobierno estadounidense anunció este miércoles una “modesta” modificación de la lista de productos europeos sujetos a aranceles, ya que sacó varios de Grecia y el Reino Unido, pero incluyó otros de Alemania y Francia, para los que mantuvo la tasa entre el 15 % y el 25 %, en medio de la disputa por los subsidios de Airbus. La Comisión Europea ha respondido: intensificará esfuerzos para encontrar una “solución negociada”. España ha expresado su rechazo.

“La Unión Europea (UE) y los países miembros no han tomado las acciones necesarias para cumplir con las decisiones de la Organización Mundial de Comercio (OMC)”, indicó en un comunicado el representante de Comercio Exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, quien, no obstante, señaló que comenzará “un nuevo proceso para alcanzar” una solución “duradera”.

Lighthizer calificó de “modestos” los cambios, que no afectan a los productos españoles, y destacó que “el volumen de productos europeos sujetos a estas medidas seguirá sin cambios en 7.500 millones de euros y las tasas en el 15% para productos aeronáuticos y 25% para todos los demás”.

Esta modificación entrará en vigor el 1 de septiembre de 2020.

Trabajos de recogida de la aceituna. EFE/Fermín Cabanillas

La Comisión Europea intensifica esfuerzos para una solución negociada

La Comisión Europea “intensificará sus esfuerzos” para encontrar una solución negociada a la disputa comercial con Estados Unidos, indicó hoy el responsable europeo de Comercio, Phil Hogan, tras el anuncio por parte de Washington de cambios en la lista de productos europeos sujetos a aranceles.

Hogan dijo en su cuenta en Twitter que continuará su compromiso con el representante de Comercio Exterior de EE.UU., Robert Lighthizer y que la prioridad debería ser “la resolución de la disputa sobre las aeronaves”, en referencia a la pelea comercial entre las partes por los subsidios que recibió el constructor aeronáutico europeo Airbus en detrimento de su rival estadounidense Boeing.

El Gobierno estadounidense anunció el miércoles una “modesta” modificación de la lista de productos europeos sujetos a aranceles, ya que sacó varios de Grecia y el Reino Unido, pero incluyó otros de Alemania y Francia, para los que mantuvo la tasa entre el 15 y el 25 %, en medio de la disputa por los subsidios de Airbus.

Hogan se refirió hoy a un discurso de hace unos meses que recuerda la posición de Bruselas: la necesidad de evitar una guerra comercial en la que nunca hay “ganadores” y de restablecer las relaciones transatlánticas.

Firme rechazo del Gobierno español a la medida

El Gobierno español ha rechazado este jueves la decisión de Estados Unidos  de mantener los aranceles a los productos españoles y ha mostrado su confianza en alcanzar un acuerdo que “revierta la actual dinámica” en las relaciones comerciales entre ambos países.

En un comunicado conjunto de los ministerios de Industria, Comercio y Turismo, y de Agricultura, Pesca y Alimentación, han insistido en que el Ejecutivo seguirá trabajando en favor de una “solución negociada” con EE.UU. a la disputa en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El Gobierno ha manifestado su “oposición frontal” a la imposición de dichos aranceles, que perjudican sobre todo al sector agroalimentario, y ha expresado su voluntad de llegar a una solución negociada.

Francia: la UE debe prepararse para imponer sanciones

El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, advirtió este jueves de que la Unión Europea debe prepararse a imponer ella también sanciones en caso de no conseguir alcanzar rápidamente un acuerdo sobre la disputa comercial con Estados Unidos.

“A todo el mundo le debe quedar muy clara una cosa. Si las sanciones estadounidenses se mantienen y no conseguimos un acuerdo global entre Estados Unidos y la UE, que deseamos y hemos solicitado de nuevo, la UE debe prepararse para responder ella también con sanciones”, dijo.

“No hay ninguna razón para que la UE sea víctima de sanciones cuando se ha puesto en conformidad total con las reglas de la Organización Mundial del Comercio. Deseamos un arreglo rápido de ese contencioso. Si no lo hubiera, la UE debe estar preparada para responder de forma firme y conjunta”, añadió.

El último episodio de una guerra comercial

La medida es el último episodio de la disputa comercial a raíz del conflicto por los subsidios que recibió el constructor aeronáutico europeo Airbus en detrimento de su rival estadounidense Boeing, que la OMC resolvió en favor de Washington al dar luz verde para que impusiera gravámenes a productos de la UE y el Reino Unido.

Este miércoles se cumplía el plazo marcado por la Oficina del Representante de Comercio Exterior (USTR, en inglés) tras abrir hace meses un periodo de consultas públicas acerca de la pertinencia de esta nueva medida de presión comercial, que podría suponer pasar los aranceles actuales de entre el 10 y el 25 % al 100 %.

Entre los productos potencialmente afectados estaban el whisky escocés, el vino español y francés, y las aceitunas griegas y españolas.

Lighthizer, conocido por sus escasas apariciones públicas, tiene previsto en su agenda intervenir este jueves en unas audiencias públicas sobre “prácticas comerciales extranjeras que pueden afectar a los productores estadounidenses de alimentos perecederos”.

Trump, quien ha hecho del proteccionismo uno de sus pilares políticos, ha insistido en varias ocasiones en sus críticas a la UE, por considerar que se aprovecha comercialmente de EE.UU.

Senadores piden supresión de aranceles por pandemia

Esta semana se conoció que un grupo de 13 senadores, tanto republicanos como demócratas, solicitaron formalmente en una misiva al USTR que retirara los gravámenes a los productos europeos ante la aguda crisis económica que vive EE.UU. por la pandemia del coronavirus.

“La demanda de estos productos ha caído, dejando a importadores y distribuidores con producto por valor de meses, muchos de ellos perecederos, en almacenamiento y tránsito sin una fecha final a la vista por la pandemia”, señalaron los senadores, entre los que figuran los demócratas Robert Menendez y Dianne Feinstein, y los republicanos John Barrasso y Pat Toomey.

Las alarmas sobre una hipotética subida crecieron la pasada semana con el anuncio sorpresa de Trump de aplicar un arancel del 10 % al aluminio de Canadá, apenas un mes después de ratificar el nuevo tratado comercial entre EE.UU., México y Canadá.

La medida enfureció al Gobierno del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y avivó los tambores de guerra comercial de Washington con aliados tradicionales.

La medida es el último episodio de la disputa comercial entre la Unión Europea (UE) y EE.UU. a raíz del conflicto por los subsidios que recibió el constructor aeronáutico europeo Airbus en detrimento de su rival estadounidense Boeing.

El conflicto entre Boeing y Airbus, uno de los detonantes del conflicto comercial entre EEUU y la UE. EFE/ Andy Rain

En un esperado fallo arbitral, la OMC determinó en octubre pasado los efectos adversos para Boeing en relación con cinco campañas de venta de aviones que Airbus ganó entre 2011 y 2013, y que consideró que el fabricante estadounidense hubiese ganado de no haber existido subvenciones para el europeo.

Por ese motivo, la OMS dio luz verde a Estados Unidos para imponer gravámenes a productos de la UE y el Reino Unido por unos 7.500 millones de dólares.

En junio, Airbus anunció que renunciaba a las condiciones preferentes en los créditos concedidos por España y Francia para la construcción de su avión A350, que fueron considerados por la OMC como ayudas ilegales.

Desconfianza transatlántica

Tras la adopción de esta medida, el comisario europeo de Comercio, Phil Hogan, solicitó en julio a Washington que levantara estos aranceles “injustificados”, sin respuesta hasta ahora desde Washington.

“La Unión Europea ha realizado propuestas específicas para alcanzar un acuerdo negociado en las prolongadas disputas transatlánticas de fabricantes de aviones civiles y sigue abierta a trabajar con EEUU para alcanzar una solución justa y equilibrada”, apuntó Hogan.

La Unión Europea y Estados Unidos son aliados tradicionales, pero desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, en enero de 2017, se ha quebrado la confianza mutua y tanto Washington como Bruselas ven con recelo las acciones del otro lado del océano Atlántico.

Las principales organizaciones agrarias españolas lamentan la decisión

Las principales organizaciones agrarias españolas han expresado este jueves su descontento por el mantenimiento de los aranceles de EE.UU.

El director de Relaciones Internacionales de Asaja, Ignacio López, ha expresado en declaraciones a Efe su “descontento” por el mantenimiento de unos aranceles “injustos y desproporcionados”, ante las consecuencias negativas que estos suponen para la exportación agroalimentaria española a un mercado importante como EE.UU.

López ha apuntado que, aunque una subida de los gravámenes hubiera sido peor, la situación es “muy perjudicial” y “cercana al desastre”, porque con los aranceles actuales ya hay empresas que están perdiendo mercado.

“La UE debe aumentar la promoción y ayudar a buscar nuevos mercados, aunque nos interesa mucho recuperar el estadounidense”, ha dicho.

Por otro lado, el secretario general de COAG, Miguel Blanco, ha tachado de “penalización injusta e injustificable” el arancel del 25 % que persiste para sectores estratégicos españoles como el vino o el aceite de oliva, sobre todo cuando en julio pasado se alcanzó un acuerdo para modificar los contratos de Airbus cuyas ayudas habían sido penalizadas por la OMC.

“Lo suyo hubiera sido que EE.UU. hubiera retirado los aranceles”, ha afirmado Blanco, que ha llamado a la UE y España a seguir negociando con ese país “de manera multilateral y unilateral”.

Por su parte, la organización agraria UPA ha manifestado su “disgusto” por la decisión del Gobierno de EE.UU., porque considera que es “otra derrota que, de nuevo, tendrá que pagar el campo”.

“EE.UU. lleva utilizando al sector agrario como tecla para chantajear a la UE desde octubre; tras haber cedido (en relación al conflicto Airbus) no solo no han retirado los aranceles sino que han atacado a otros compañeros europeos, algo que también nos enfada”, han declarado fuentes de UPA.