La UE pide a China ambición para concluir un acuerdo que limite la asimetría comercial

UE-China

La presidenta de la CE, Ursula von der Leyen (iz) y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel (d), durante un momento de la video-conferencia, en el marco de la cumbre telemática UE-China, el 22 de junio de 2020. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) urgió este lunes a China, en su cumbre bilateral, a mostrar más “ambición” para cerrar este año un acuerdo de inversiones que ayude a corregir los desequilibrios de la relación comercial, al tiempo que pidió garantizar las libertades en Hong Kong y la neutralidad de las empresas comunitarias allí.

“Seguimos teniendo una relación comercial y de inversiones desequilibrada (…) Esperamos que China muestre el nivel de ambición necesario para concluir estas negociaciones para finales de este año”, dijo la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, en una rueda de prensa telemática tras una videoconferencia con los líderes chinos.

Las relaciones económicas y los derechos humanos centraron gran parte de sendas discusiones que mantuvieron Von der Leyen y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, con el primer ministro de China, Li Keqiang, y el presidente, Xi Jinping.

Barreras comerciales

La UE expresó su descontento por que China no ha hecho los progresos esperados desde su última cumbre en 2019 para limitar las barreras en el acceso a su mercado, algo que afecta fuertemente a Europa en tanto que primer inversor extranjero y primer socio comercial del país.

La presidenta del Ejecutivo comunitario celebró que la UE y China vayan a firmar “en semanas” su acuerdo sobre indicaciones geográficas, pero aseguró que necesitan “más ambición del lado chino” para concluir las negociaciones del pacto de inversiones.

“Ello haría frente a las asimetrías en el acceso a nuestros respectivos mercados y mejoraría la igualdad de condiciones entre nosotros”, insistió Von der Leyen.

En concreto, pidió a Pekín “compromisos sustanciales” sobre el comportamiento de las empresas propiedad del Estado y la transparencia en subsidios y en las transferencias forzadas de tecnología.

Además, instó al gigante asiático a “implicarse seriamente” en la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en particular en la negociación de los subsidios industriales, y a hacer frente a su problema de sobrecapacidad, en concreto de acero.

Por su parte, la agencia oficial china Xinhua subrayó el compromiso también de Pekín de concluir el acuerdo bilateral de inversiones en 2020.

Derechos humanos y Hong Kong

Por otro lado, la UE reiteró que no considera negociables los derechos humanos y las libertades fundamentales y, tras repasar algunos casos concretos con las autoridades chinas, dejó claro especialmente su “grave preocupación” por la propuesta ley de seguridad nacional de Pekín que considera que pone en peligro la autonomía de Hong Kong.

Michel solicitó “garantizar las libertades” de la ciudad semiautónoma y recalcó que la UE respalda el principio “un país, dos sistemas”, a la vez que recordó que el 50 % de las inversiones europeas en China transitan por Hong Kong, donde hay 1.600 empresas europeas activas para las que pidió respetar su “neutralidad política”.

Otro asunto capital en la agenda fue la reacción ante la pandemia de coronavirus y cómo abordar la recuperación económica que ha motivado, la cual, insistió la UE, debe ir de la mano de una transición verde y digital.

La Unión Europea pidió a China “sacar consecuencias con transparencia” de la reacción internacional a la pandemia, así como que la vacuna contra la COVID-19 sea “un bien común, accesible para todo el mundo y a un precio asequible”.

El cambio climático fue otra de las cuestiones tratadas, y ahí la UE consideró que, aunque China fue uno de los principales valedores del Acuerdo de París, tiene que realizar acciones “decisivas” a nivel nacional -su industria es poco eficiente y sus minas siguen produciendo mucho carbón- para tratar de alcanzar la neutralidad climática “lo antes posible tras 2050”, fecha que sí se ha fijado Bruselas.

Tras los roces en las últimas semanas debidos a las campañas de desinformación que han aumentado en plena pandemia y que la UE ha detectado que proceden en gran medida de China, los europeos destacaron que el desarrollo de las tecnologías digitales “debe ir de la mano del respeto a los derechos fundamentales y la protección de datos”.

“Creemos que es esencial tener un diálogo si quieres promover valores, defender intereses. No quiere decir que tengas que estar de acuerdo en todo”, reconoció Michel sobre la relación con China, que Von der Leyen calificó de “una de las más importantes estratégicamente” para la Unión, pero “una de las que más presentan desafíos”.

La cumbre telemática de hoy tendría que haberse realizado de forma presencial en marzo, pero el coronavirus obligó a su aplazamiento, al igual que la prevista en Leipzig (Alemania) en septiembre, que de mutuo acuerdo ha quedado pospuesta y para la que se busca una nueva fecha, a fin de que los líderes puedan reunirse en persona tan pronto como sea posible.