La UE, más cerca de permitir que se recurran sus acciones ante Estrasburgo

Sede del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo. EPA/PATRICK SEEGER/ARCHIVO

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- La UE dio este martes un paso más para permitir que cualquier ciudadano pueda recurrir sus acciones ante el Tribunal de Estrasburgo, con una declaración conjunta con el Consejo de Europa que reabre las negociaciones.

Las dos organizaciones señalan en ese texto que la adhesión de la Unión Europea al Convenio Europeo de Derechos Humanos la someterá al mismo control internacional en materia de derechos humanos bajo el que ya están sus 27 Estados miembros y los otros 20 países del Consejo de Europa, entre los que se encuentran Rusia, Turquía, Ucrania y Suiza.

Los ciudadanos pueden demandar a sus países ante los jueces de Estrasburgo si ven vulnerado algún artículo de ese convenio, establecido en 1950, como los derechos a la vida, a la libertad de expresión y de religión, a un juicio justo, o a la vida privada y familiar.

Así, cuando se produzca la adhesión, los ciudadanos de los Veintisiete podrán impugnar las acciones de la UE ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y la UE a su vez podrá intervenir en apoyo de sus Estados miembros en las alegaciones de violaciones del derecho comunitario.

En la declaración, suscrita por la secretaria general del Consejo de Europa, Marija Pejcinovic, y la vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova, se recuerda que la adhesión es una “obligación legal” prevista por el Tratado de Lisboa de 2009.

Además, afirman que “fortalecerá aún más la protección de los derechos humanos en Europa”, al ser el convenio “una herramienta inestimable y sin igual que protege a millones de europeos y sustenta nuestros valores comunes”.

La reanudación de las negociaciones entre los dos organismos -añaden- constituye “una muestra clara” de su compromiso y de sus Estados miembros con “los valores fundamentales que atesoramos”.

Su esperanza es que “las negociaciones concluyan rápidamente por el bien de toda Europa”.

El ex secretario general del Consejo Thorbjorn Jagland instó hace un año a la UE a la adhesión con el argumento de que algunas de sus actuaciones son “contrarias a los términos del convenio” y las agencias comunitarias “no están sujetas a un control judicial independiente”.

Si ambas instituciones llegaron en 2013 a un prometedor principio de acuerdo, el Tribunal de Justicia de la UE declaró en 2014 que el era incompatible con el derecho comunitario. Entonces quedaron rotas las negociaciones que ahora se reanudan.

Editado por Miriam Burgués