Julio Laporta (EUIPO): Londres y Bruselas están “condenados a entenderse” por el bien de sus empresas

El director de Comunicación de la Oficina de la Unión Europea (UE) para la Propiedad Intelectual (EUIPO), Julio Laporta, declaró que la Unión Europea (UE) y el Reino Unido están "condenados a entenderse" y a "construir puentes" para evitar perjudicar a sus empresas, durante una entrevista con EFE, celebrada este jueves en Madrid. EFE/Jorge Ocaña

Madrid (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) y el Reino Unido están “condenados a entenderse” y a “construir puentes” para evitar perjudicar a sus empresas, considera el director de Comunicación de la Oficina de la Unión Europea (UE) para la Propiedad Intelectual (EUIPO), Julio Laporta.

“Nadie quiere perjudicar a sus empresas, ni el gobierno británico ni la UE. Lo que es obvio es que los dos van a trabajar por construir puentes, para que las empresas europeas sigan teniendo la misma protección que tienen aquí, en ese territorio, y viceversa”, señala Laporta en una entrevista con EFE.

Londres y Bruselas, continúa, “están condenados, en el buen sentido de la palabra, a entenderse”.

Proteger la propiedad intelectual e industrial en marcas, dibujos y modelos es la competencia de la EUIPO, una de las más de cuarenta agencias que dependen directamente de la Comisión Europea (CE).

“Nosotros vamos a ejecutar lo que nos digan desde Bruselas en función de lo que se haya acordado con el gobierno británico. A día de hoy, lo prudente, es que el ‘estatus quo’ se mantiene”, dice.

Actualmente, cualquier empresa que asegura la propiedad intelectual de su marca, dibujos o modelos en la EUIPO tiene protección en todos los países de la UE.

La incógnita es qué pasará cuando el Reino Unido a partir del 31 de diciembre pase a ser un país tercero, y la respuesta estará en el acuerdo de relación futura entre los Veintisiete y el Reino Unido.

Propiedad intelectual, un “motor” de la economía 

La propiedad intelectual es “un motor muy importante en la economía”, afirma Laporta, y lo sustenta en los resultados de estudios del Observatorio de la vulneración de la propiedad intelectual, que desde 2012 integra la EUIPO, con sede en Alicante.

Estos estudios dicen que el 45% del Producto Interior Bruto (PIB) de la UE está generado por industrias que ponen en valor la propiedad intelectual, las cuáles crean 1 de cada 3 empleos; y además pagan salarios un 47% por encima de la media de las empresas.

En España, las cifras son un “pelín diferentes”, precisa Laporta, pues la contribución al PIB de empresas que protegen su propiedad intelectual es del 40%, y crean 1 de cada 4 puestos de trabajo.

El 99% de las empresas de la UE son pymes, y generan dos de cada 3 puestos de trabajo. Es decir, continúa el director de Comunicación de la EUIPO, tiene que haber una clara apuesta en Europa por apoyar a las pequeñas y medianas industrias.

Solo un 9 por ciento de ellas utiliza la protección de la propiedad intelectual e industrial, pese a que aquellas que sí lo hacen “les va mejor a nivel comercio internacional” y tienen más posibilidades de “romper la barrera” del “techo de cristal” de de duración media, que ronda los 4 o 5 años, según Laporta.

Por eso, la EUIPO ha puesto el foco en las pymes en su nuevo plan estratégico para el periodo 2020-2025, que empieza en julio próximo.

“Cuando una empresa protege su propiedad intelectual se percibe como una empresa más seria por parte de los inversores, es más factible para ellos adquirir financiación, pueden generar ingresos a través de licencias y se van consolidado en el mercado”, asegura.

Una de las formas para las pymes de acercarse a la propiedad intelectual, explica, “es el diseño, y el diseño ni es complejo ni es caro, cuesta 350 euros proteger un diseño a nivel de la UE y encima es algo que se puede tener en uno o dos días, es fácil y rápido”.

El diseño es “clave”, “una puerta de entrada para familiarizarse con esta forma de protección” de los activos de una empresa.

La siguiente etapa son las marcas, cuya protección cuesta 850 euros y tienen la misma protección en toda la UE.

Un mayor uso de propiedad intelectual daría más riqueza a Europa, según el director de la EUIPO

Alicante (España) (EuroEFE).- En Europa hay “un déficit de utilización de la propiedad intelectual”. Por eso el plan estratégico para los próximos cinco años de la EUIPO, la agencia europea que registra marcas de todo el mundo, modelos y dibujos, …

 

Marcas, diseños y patentes: tres “trajes” protectores de productos 

Los estudios de la EUIPO muestran que las empresas tienden a proteger más marcas, por delante de los diseños y de las patentes.

Del registro de marcas y diseños, a nivel europeo se encarga la EUIPO, mientras que de las patentes se encarga la Oficina Europea de Patentes (OEP), con sede en Munich (Alemania).

“Lo primero que se protegió en este mundo fueron las marcas”: fueron los fabricantes de tinajas de Babilonia, que las marcaban antes de ponerlas en el mercado, señala Laporta, que aporta otro dato curioso: “las marcas más antiguas todavía en uso datan del 1100, son europeas y son de cervezas”.

Más tarde, sobre el siglo XVI, llega la patente, que viene del latín “carta”, “y es porque originalmente era una gracia que el monarca o el gobernador de turno otorgaba a un fabricante para dar una exclusiva” de fabricación de un producto.

“El diseño es más reciente, es una protección que empieza a florecer a finales del siglo XIX”, y ahora es “un gran motor de economías más avanzadas, como puede ser la UE”.

Indicaciones geográficas, claves en Europa

Además de en diseño, Europa es la cuna y “motor” en la protección de las indicaciones geográficas, de las denominaciones de origen. Son clave para Europa”, subraya el director de Comunicación de la EUIPO.

La primera denominación de origen protegida fue Oporto. De hecho, el “gran motor” de estos registros fue el vino y luego otros productos agroalimentarios, como el queso, y ahora se está buscando desde la Comisión Europea (CE) una forma armonizada de proteger productos manufacturados como la cerámica o el mármol, según Laporta.

Proteger zonas geográficas “privilegiadas”, como Champagne (Francia) o Rioja y Ribera del Duero (España) es clave para Europa, por eso la denominación de origen es “uno de los grandes puntos de inversión jurídica y de presión comercial de la UE”.

La recién creada base de datos eAmbrosia, centraliza a partir de ahora todos los términos protegidos por indicaciones geográficas (DOP, IGP) y por la mención de Especialidad Tradicional Garantizada (ETG). Hasta ahora los productos (alimentos, vino y bebidas espirituosas) a los que se aplicaban estos reconocimientos estaban en tres bases de datos diferentes.

Y un “arca de Noé”  para las variedades vegetales 

De la familia de la propiedad intelectual, de quien menos se habla, es de las obtenciones vegetales.

Se trata, aclara Laporta, de un nicho muy concreto de la propiedad intelectual que se aplica a la creación de nuevas variedades vegetales resistentes a plagas o a climas adversos, por ejemplo. Es como “un arca de Noé, pero de especies vegetales”, dice Laporta.

Del registro de su protección jurídica se encarga desde 1994 la Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales (OCVV), que está en Angers (Francia), equivale a una patente y su protección un período de 25 a 30 años.

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

Supported by

EUIPO