Arriesgar salud y seguridad, el efecto más dañino de comprar falsificaciones

Las muñecas tradicionales, pelotas, patinetes y los muñequitos coleccionables se están erigiendo en los juguetes más demandados de cara a Navidad y Reyes, con un crecimiento de dos dígitos, según han explicado a Efe fabricantes y distribuidores, que cifran en un 4% el aumento de los precios de los juguetes este año. EFE/Marta Pérez.

Madrid (EuroEFE).- ¿Se te ocurriría darle un tortazo a tu sobrino como regalo en estas Navidades? Pues comprarle “unas gafas malas es peor que eso”, advierte la Confederación española de Consumidores y Usuarios (CECU) al hilo de su nueva campaña para ayudar a identificar y evitar los productos falsificados.

Bajo el lema “Verdadero o falso. Tu seguridad a examen”, la campaña quiere enfatizar que el daño económico de adquirir algo falsificado “es lo de menos” y que lo importante son otro tipo de “repercusiones”, según explica a Efe el presidente de CECU, Fernando Móner.

Salud y seguridad

Comprar productos falsificados “es arriesgar salud y seguridad”, sostiene Móner.
Siguiendo con el ejemplo de las “gafas malas”, Móner anota que han hecho pruebas que demuestran que, en lugar de proteger del sol, lo que hacen es provocar “quemaduras a medio y largo plazo” en el cristalino del ojo.

“Ponte en la piel” de la persona a la que le vas a regalar esas gafas, “le estás comprando algo que le va a provocar un daño”, insiste al respecto.

En el caso de la ropa para niños, hay que tener especial cuidado porque hay prendas falsificadas “que utilizan tintes que son tóxicos” y otras en las que botones u otro tipo de adornos pequeños se desprenden con facilidad, lo que incrementa el riesgo de atragantamiento y asfixia.

Camisetas con los mencionados adornos y zapatos cuyos cordones no cumplen con las medidas máximas estipuladas aparecen en el vídeo de la campaña, que muestra análisis y ensayos de productos realizados por el Centro de Investigación y Control de la Calidad (CICC), dependiente de la Dirección General de Consumo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

En la unidad de juguetes del CICC se analiza, por ejemplo, el peligro de inflamabilidad de un disfraz o la velocidad de una flecha para determinar si hay riesgo de lesiones.

Pérdidas económicas

Las pérdidas anuales en España a causa de las falsificaciones y la piratería se elevan a unos 6.700 millones de euros, lo que equivale a 146 euros por habitante y al 10,6 % del total de las ventas en el país, según un reciente informe de la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo).

Los sectores económicos más afectados son los cosméticos y artículos para el cuidado personal; confección, calzado y accesorios; artículos deportivos; juguetes y juegos; joyería y relojería; bolsos de mano y maletas; música grabada; bebidas espirituosas y vinos; productos farmacéuticos; pesticidas y los teléfonos inteligentes.

Móner enfatiza que el dinero gastado en un producto falsificado va a una empresa “que no paga impuestos”, o que no respeta los derechos laborales de sus trabajadores ni el medioambiente.

Añade, además, que en el momento de comprar una imitación “inmediatamente se acaba la garantía” y es imposible “reclamar absolutamente nada”.

Internet, terreno abonado para las falsificaciones

El hecho de lanzar esta nueva campaña de CECU obedece a que en esta época de compras navideñas “se produce un incremento del consumo por parte de las familias”, se multiplica el gasto y gran parte va a “sectores potenciales de falsificaciones” como juguetes o perfumes, de acuerdo con Móner.

“En esta época corremos, tenemos listados de cosas, nos da poco tiempo, vamos muy deprisa y lo que buscamos tiene que gustar y adecuarse al bolsillo”, repasa.

Y con las prisas lo más rápido muchas veces es comprar por internet, de donde vienen entre el 40 y el 50 % de las falsificaciones, según CECU.

“Lo más importante para detectar una falsificación es que estemos concienciados de que queremos saberlo” y “modificar nuestros hábitos” de consumo, dice Móner al reconocer que hay personas a quienes “les da igual”.

Para detectar, por ejemplo, la imitación de un perfume, algo que “hoy es más difícil que hace 10 años”, el presidente de CECU aconseja fijarse en el tamaño del dosificador interno o en el material del embalaje, que suele ser más ligero.

Asimismo, para cualquier tipo de compra recomienda cautela al encontrar “un precio excesivamente bajo” comparado con el promedio y elegir un establecimiento que ofrezca “seguridad”, así como páginas web donde alguien conocido haya tenido “una buena experiencia”.

Edición: Catalina Guerrero

 

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

Supported by

EUIPO