Airbus España fabrica 300 viseras diarias para protección contra el COVID-19

La compañía aeronáutica Airbus se ha reinventado en plena crisis del coronavirus y ha puesto en marcha una iniciativa que le lleva a fabricar, en su planta de Illescas (Toledo) 100 viseras 3D y 700 batas al día que proporciona, de manera altruista y solidaria, a profesionales que están en primera línea en la batalla contra el COVID-19. EFE/Ismael Herrero

Toledo (EuroEFE).- La compañía aeronáutica europea Airbus se ha reinventado en plena crisis del coronavirus y ha puesto en marcha una iniciativa que le lleva a fabricar 300 viseras 3D que proporciona de manera altruista y solidaria, a profesionales que están en primera línea en la batalla contra el COVID-19.

El proyecto partió de su planta de Illescas (Toledo), donde se fabrican 100 viseras 3D y 700 batas diarias. La producción de viseras se extendió a nivel nacional -todas las fábricas (Getafe, Sevilla, Cádiz, Toledo y el centro de investigación Protospace) colaboran en este proyecto-, pero la producción de batas protectoras para sanitarios, personal de residencias y miembros de Protección Civil se realiza exclusivamente en Illescas.

Un diseño patentado por Airbus

En una entrevista concedida a Efe, la directora de la fábrica de Airbus en Illescas, Teresa Busto, ha puesto el acento en que el equipo de ingeniería de Airbus es “muy potente”, por lo que los programas que se han hecho y los diseños se han transferido a todas las plantas que cuentan con maquinaria similar, de manera que también servirá a las fábricas en Francia y Alemania, dos países en los que también ha azotado el coronavirus.

Busto ha explicado que, tras la publicación del real decreto del 29 de marzo, la planta, que había estado parada desde el 17 al 22 de marzo, empezó a recibir peticiones de material de protección de hospitales, residencias y ambulatorios de la zona, sobre todo a través de los empleados.

Por ello, la compañía decidió utilizar su maquinaria e iniciar un proyecto de innovación y colaboración en el que se han implicado de forma voluntaria los trabajadores.

No toda la planta se ha reabierto, ha precisado Busto, sino las zonas en las que hay máquinas para la impresión en 3D de las viseras y para las fabricación de batas, un cambio con respecto a la labor original de Airbus que ha sido “facilísimo” porque “tenemos una gente increíble”, ha resaltado la directora de la planta.

En este sentido, ha destacado la “motivación” de los voluntarios que les ha llevado a ser capaces de “idear, pensar y transformar juntos” el trabajo para elaborar un diseño -patentado por Airbus- para, a través de programas de control numérico, producir un material que se ha hecho absolutamente necesario en la gestión de la pandemia.

De las 1.000 personas que trabajan habitualmente en la fábrica de Illescas, la compañía ha planificado dobles turnos con entre 15 y 20 personas divididos por áreas de trabajo para cumplir también así con el protocolo de seguridad, a los que se suman los trabajadores que desde sus domicilios se ocupan del desarrollo de modelos y programación.

Una de las maquinas usadas para hacer viseras 3D en la planta de Illescas (Toledo) de la compañía aeronáutica Airbus. EFE/Ismael Herrero

Objetivo:  “ser solidarios”

A este respecto, el responsable de ingeniería 3D printing de la planta de Airbus Illescas, Abraham Pérez, ha explicado que el proceso de fabricación consiste en, a partir del diseño de la visera, producir un soporte en tres dimensiones al que se acopla un plástico protector de acetato.

Se trata, ha subrayado, de un material biodegradable y apto para uso sanitario que Airbus usa normalmente para su producción, la cual se ha adaptado para tener una “mayor eficiencia y productividad” y aprovechar el material plástico con el objetivo de “ser solidarios”.

En total, ha detallado, hay once máquinas trabajando en Illescas todos los días -más de veinte en toda España-, incluidos los fines de semana porque la producción queda programada y no cesa.

Al inicio del proyecto, la fabricación en Illescas era de 40 viseras al día -cada pantalla tardaba unas tres horas- pero se ha ido mejorando según han pasado los días, hasta lograr 100 impresiones diarias.

En cuanto a las batas, que solo se fabrican en Illescas, Abraham López ha indicado que la producción comenzó con 200 al día, pero tras mejorar el proceso y adaptarlo a las peticiones que han hecho profesionales sanitarios de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) para que cuenten con cierre en la parte de atrás, se ha llegado a las 700 batas diarias y desde primeros de esta semana se ha abierto una segunda línea de producción, que podrá duplicar esta cifra.

Abraham Pérez, responsable de ingeniería 3D printing de la planta de Airbus Illescas, posa para el fotógrafo en la planta de la compañía aeronáutica Airbus en Illescas. EFE/Ismael Herrero

“Es un orgullo para la compañía tener personas que trabajen para otras personas”

Como trabajador, ha agradecido las facilidades que “desde el primer momento” ha ofrecido la empresa que acogió, ha dicho, el proyecto con la única condición de respetar el protocolo de seguridad “a rajatabla”, al tiempo que ha asegurado que hay numerosos compañeros que quieren colaborar en el mismo.

Con respecto a la distribución, la responsable de automatización de la planta de Airbus en Illescas, Julia Flores, ha señalado que en un primer momento la compañía contactó con los centros hospitalarios y sociosanitarios más afectados para realizar las donaciones, pero a medida que pasaban los días se sucedían las peticiones también a través de los empleados que conocían casos de profesionales necesitados de este material.

Flores ha asegurado que ha sido “reconfortante” que hayan ido llegando estas peticiones y ha relatado que Airbus ya ha entregado el material de protección que ha fabricado a once hospitales, centros de salud, residencias y agrupaciones de Protección Civil de Toledo, Ocaña y Madrid, así como que tienen en cartera otros veinte centros y entidades.

Airbus mantendrá este proyecto mientras las máquinas estén disponibles, ha afirmado la directora de la planta de Illescas, Teresa Busto, e incluso cuando se reincorpore el millar de trabajadores para retomar su actividad, el objetivo es “reconducir” para dejar alguna máquina que pueda seguir trabajando en este proyecto de fabricación de viseras y batas.

“Sólo con ver las cartas y fotos que nos envían de todos los hospitales, pensamos que ojalá pudiéramos tener más máquinas para hacer más material”, ha apostillado.

“Es un orgullo para la compañía tener personas que trabajen para otras personas”, ha concluido

Edición: Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

Supported by

EUIPO