COVAX, una red para financiar la investigación de vacunas contra la COVID-19 para todos

Un hombre recibe la vacuna de la gripe. EFE/ Jesús Diges

Ginebra (EuroEFE).- La red COVAX, diseñada para financiar la investigación de vacunas contra la COVID-19 y garantizar que de ser descubiertas sean distribuidas en todo el planeta, ya cuenta con 171 países tras la  reciente incorporación de China y Corea del Sur.  Algunos laboratorios ya han anunciado que no ejercerán derechos de patente hasta que no pase la pandemia.

Unas nuevas incorporaciones celebradas por la Unión Europea (UE) y por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Doy la bienvenida a la voluntad de China de unirse a  COVAX. Estamos todos juntos en esto. El multilateralismo es la clave para alcanzar nuestro objetivo global de acceso a las vacunas en todas partes, para todos los que las necesitan”, escribió la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en su cuenta en Twitter.

“Cuantos más países participen en COVAX, mayor es la oportunidad de tener vacunas de forma rápida y justa”, valoró el epidemiólogo de la OMS Bruce Aylward.

Por su parte, el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, destacó que con estas incorporaciones y otras en los últimos días el número de países que ya forman parte de esta iniciativa global se eleva a 171.

El objetivo de la red COVAX es conseguir la fabricación y distribución de 2.000 millones de dosis de vacuna contra la COVID-19 antes del final de 2021.

Moderna no ejercerá derechos de patente sobre su vacuna mientras dure la pandemia

Nueve candidatas a vacuna se han unido a la red COVAX, entre ellas dos que se encuentran en la última fase de experimentación, la de la estadounidense Moderna y la de la británica AstraZeneca junto a la Universidad de Oxford.

Otros laboratorios comprometidos pero con investigaciones menos avanzadas son los estadounidenses Inovio y Novavax, el alemán CureVac, el Instituto Pasteur francés en alianza con Merck (EEUU) y Themis (Austria), el chino Clover Biopharmaceuticals y los de las universidades de Hong Kong y Queensland (Australia).

Tedros también celebró que Moderna haya anunciado que no ejercerá derechos de patente sobre su posible vacuna contra la COVID-19 mientras dure la pandemia.

“Apreciamos este gesto de solidaridad”, señaló el experto etíope.

¿Por qué COVAX?

Desarrollar una vacuna contra COVID-19 es el desafío más urgente de nuestro tiempo, y nadie gana la carrera hasta que todos ganan, según los impulsores de la red.

La pandemia mundial ya ha causado la pérdida de cientos de miles de vidas y ha interrumpido las vidas de miles de millones más. Además de reducir la trágica pérdida de vidas y ayudar a controlar la pandemia, la introducción de una vacuna evitará la pérdida mensual de 375.000 millones de dólares para la economía mundial.

El acceso global equitativo a una vacuna, en particular protegiendo a los trabajadores de la salud y a los que están en mayor riesgo, es la única forma de mitigar el impacto económico y en la salud pública de la pandemia.

COVAX está codirigido por Gavi, la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI) y la OMS.

 

Edición: Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

“El proyecto fue cofinanciado por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) en el marco de la convocatoria de propuestas GR/002/19. “Apoyo a las actividades de sensibilización sobre el valor de la propiedad intelectual y los daños causados por la falsificación y la piratería (2019/C 181/02)”. La EUIPO no participó en su preparación y no es en modo alguno responsable de la información o las opiniones expresadas en el marco del proyecto, ni se considera vinculada a ellas. Los autores, las personas entrevistadas, los editores o los distribuidores del programa son los únicos responsables de ellos, de conformidad con la legislación aplicable. Además, la OEPI no puede ser considerada responsable de ningún daño directo o indirecto resultante de la ejecución del proyecto”.

 

 

Supported by

EUIPO